Taller V.I.U.

Taller contra la Violencia Inmobiliaria y Urbanística

La idea de elaborar una Carta de medidas contra la violencia inmobiliaria y urbanística se empezó a forjar en Barcelona a finales de 2004 en el entorno de grupos que luchaban y luchan contra la especulación inmobiliaria, la destrucción de los barrios revestida de reformas urbanísticas así como contra el fenómeno del mobbing inmobiliario que se había extendido como una lacra debajo de la piel reluciente de la Barcelona Fashion, Guapa y Cívica.

En la medida en que nos estábamos adentrando en la problemática del mobbing nos dimos cuenta de la magnitud de impunidad de una selva inmobiliaria y urbanística regida únicamente por el poder del dinero y cuya existencia se debe a la inhibición, si no a la promoción, por parte de las administraciones públicas. Nos dimos cuenta de que la figura del «asustaviejas» sólo era la expresión más extrema de una práctica generalizada de acoso y cercado de las clases populares: la escalada de los precios de las viviendas, los contratos precarizados de alquileres abusivos, la expulsión de vecinos pobres, la privatización y mercantilización del espacio público, la destrucción de tejidos sociales… Nos dimos cuenta de que todos estos hechos –generados por un mercado completamente desregulado y agravados por la extensión de la precariedad no sólo al mundo laboral sino también a otros aspectos de la vida–, conforman un escenario que violenta las condiciones de vida de un número cada vez mayor de personas. Un escenario de violencia inmobiliaria y urbanística al que los partidos de la izquierda parlamentaria han respondido con una cortina de humo compuesta de medidas parciales, contradictorias y contraproducentes con las que pregonan garantizar el «derecho a la vivienda y a la ciudad».

Syndicate content