Inicio arrow Noticias arrow MST informa arrow MST Informa 188: 15-octubre 2010. Vamos a elegir Dilma Rousseff Presidenta de Brasil
MST Informa 188: 15-octubre 2010. Vamos a elegir Dilma Rousseff Presidenta de Brasil PDF Imprimir E-mail
Al inicio del proceso electoral de este año, los movimientos sociales y la Vía Campesina Brasil, tomaron la decisión política de intentar elegir el mayor número posible de parlamentarios y gobernadores identificados con las banderas populares de la clase trabajadora, profundizando la democracia y la soberanía brasileña y realizando políticas que combatan la concentración de la propiedad y la renta en nuestro país.

En cuanto a la elección presidencial, las organizaciones populares que componen la Vía campesina decidieron luchar para que no ganase las elecciones la propuesta neoliberal, representada por la candidatura del tucano José Serra. Pasado el primer turno de esta campaña electoral, realizada el 3 de octubre, queremos con este comunicado al pueblo brasileño, manifestar nuestra decisión política sobre las elecciones de este año.

Evaluación de la 1a vuelta

Las renovaciones en las Asambleas estatales, en la Cámara de los Diputados, el Senado Federal, además de la elección y la reelección de los gobernadores progresistas, son esperanzadoras.

En el Senado Federal, especialmente, ganamos con la elección de compañeros y compañeras identificadas con nuestras luchas y con la no elección de senadores que se destacaron por la persecución de los movimientos sociales, identificados con los intereses del agro negocio.

Destacamos como victoria la derrota electoral del gobierno tucano de Yada Cruisis, en Rio Grande del Sur, que se destacó, junto al gobierno tucano de São Paulo, por el control de los medios de comunicación, la criminalización de los movimientos sociales y la represión de la lucha por la Reforma Agraria, los movimientos en defensa de la vivienda y el movimiento de los profesores de la red pública estatal. En relación a las campañas presidenciales, no hubo debates en torno a los proyectos políticos y los problemas principales que afectan a la población brasileña.

La campaña de Dilma Rousseff (PT) buscó simplemente, de forma pragmática, divulgar el desarrollo económico y las políticas sociales del gobierno Lula, apoyándose en la popularidad y en los enormes índices de aprobación del gobierno actual. Con esta estrategia, obtuvo casi el 47% de los votos, que fueron insuficientes para ganar en el primer turno. La candidatura de José Serra (PSDB) nos sorprendió, no por su identificación con las políticas neoliberales, y sí por el bajo nivel de su campaña presidencial.

Fue agresivo y persiguió periodistas en las entrevistas, intentó interferir en juicios del Tribunal Supremo federal (STF), difundió mentiras y acusaciones infundadas. Llegó a usar su propia esposa, que recorrió las calles de Niterói (RJ) contando que Dilma Rousseff  “está a favor de matar a los niños”. Sólo una candidatura sin ningún compromiso con la ética y con la verdad, teniendo todo el control sobre los medios de comunicación, puede desarrollar una campaña con un nivel tan bajo. La biografía del candidato es la mayor derrotada en estas elecciones.

La candidatura de Marina Silva (PV) cumplió el objetivo que se propuso: provocar la segunda vuelta en esta campaña electoral. El tiempo dirá si su éxito sirvió para fortalecer la democracia o simplemente fue utilizada por las fuerzas conservadoras, para volver al gobierno. Las candidaturas identificadas con los partidos de izquierda, que utilizaron el espacio electoral para defender los intereses de la clase trabajadora, infelizmente tuvieron unos resultados inapreciables.

El descenso social que tenemos desde hace dos décadas en nuestro país, la fragmentación de las organizaciones de la clase trabajadora y la fragilidad de la política de comunicación con la sociedad ciertamente influyeron en el resultado electoral. Es necesario realizar una autocrítica hacia los partidos políticos que se limitan sólo a hablar con la sociedad durante las campañas electorales. Y hace falta, además, trabajo de base y formación política permanente. Las elecciones de este año demostraron el poder nefasto y antidemocrático de los medios de comunicación.

Pero, por otro lado, se potenció una red de comunicadores independientes, comprometidos con la libertad de expresión y con el derecho a la información, y que enfrentan con valentía el monopolio de los medios de comunicación en nuestro país. Son avances rumbo a la democratización de la información y a la construcción de una comunicación democrática y plural, con la participación de la sociedad.

La 2ª  vuelta

Reafirmamos nuestro compromiso en defensa de las banderas de las luchas de la clase trabajadora y  la construcción de un país democrático, socialmente justo y soberano. Independientemente del gobierno elegido, sea cual sea, lucharemos de forma intransigente para la expansión de las libertades y de los derechos democráticos oprimidos.

Vamos a luchar también para conseguir cambios en las instituciones y los servicios públicos, en beneficio de la amplia mayoría de la población; vamos a combatir los monopolios para el desarrollo de la soberanía y la distribución de renta; vamos a defender las conquistas de los derechos laborales, la reducción de la jornada de trabajo, el derecho a la huelga para los funcionarios públicos; la Seguridad Social pública, de buena calidad.

Defendemos también la realización de una reforma urbana, con vivienda, saneamiento básico, transporte público y seguridad; la construcción de servicios de salud universal y de buena calidad; reformas en la educación pública y promoción de la cultura nacional-popular con carácter universal; el fin del latifundio, límite del capital extranjero sobre nuestros recursos naturales y la realización de una Reforma Agraria anti latifundiaria; la implantación de nuevas relaciones de la sociedad con el medio ambiente y llevar a cabo una política exterior de autodeterminación, solidaridad con los pueblos y que priorice la integración de los pueblos del continente latinoamericano y del Caribe.

Infelizmente, los avances del gobierno Lula en dirección a estas banderas democrático-populares fueron insuficientes, a pesar del acierto en su política exterior. También nos preocupa constatar que, en el arco de alianzas de la candidatura de Dilma Rousseff, hay fuerzas políticas que se contraponen a estas demandas sociales.

Además, tenemos una certeza: José Serra, por su campaña, por su gobierno en el estado de  São Paulo y por los ocho años de gobierno FHC, se convirtió en el enemigo de estas banderas de lucha. Por el carácter antidemocrático y anti popular de los partidos que componen su alianza electoral y por su personalidad autoritaria, estamos convencidos de que una posible victoria suya significará un retroceso para los movimientos sociales y populares en nuestro país, para las conquistas democráticas en nuestro continente y una mayor subordinación al imperio de los Estados Unidos. No queremos que se dé este retroceso.

Los movimientos sociales y la Vía Campesina Brasil afirman su apoyo y compromiso de luchar para elegir la candidata Dilma Rousseff para el cargo de presidenta de Brasil. Queremos juntarnos a los movimientos sindicales, populares, estudiantiles, religiosos y progresistas para promover debates con la sociedad, desenmascarar la propaganda engañosa de los neoliberales y autoritarios y exigir avances en la democracia, en las políticas públicas que favorezcan la población en el combate a los corruptos y corruptores y en la democratización del poder en nuestro país.

Necesitamos derrotar la candidatura Serra que representa las fuerzas derechistas y fascistas del país. Debemos seguir organizando el pueblo para que luche por sus derechos y cambios sociales, manteniendo siempre nuestra autonomía política frente a los gobiernos. Pedimos a la militancia de todos los movimientos sociales, los luchadores y luchadoras del pueblo brasileño, para que se unan a esta lucha, que es importantísima para la clase trabajadora.

¡Vamos a la lucha! Vamos a elegir Dilma Rousseff presidenta de Brasil.

 

Via Campesina Brasil

Movimiento de los Afectados por las Presas- MAB

Movimiento de las Mujeres Campesinas-  MMC

Movimiento de los Pequeños Agricultores - MPA

Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra- MST

Federación de los Estudiantes de Agronomía de Brasil- FEAB

Asamblea Popular- PE

Centro de Estudios Barão de Itararé

Fórum Brasileño de Economía Solidaria

Marcha Mundial de las Mujeres- MMM

Movimiento Campesino Popular- MCP

Red Brasileña de Integración de los Pueblos- REBRIP

Red de Educación Ciudadana Sudeste- RECID

Sindicato de los Ingenieros de Paraná- Senge-PR

Unión de Estudiantes Afrodescendentes-UNEAFRO

 


Mambo is Free Software released under the GNU/GPL License.