La Eskalera Karakola... carta a las vecinas y vecinos

 

Algunas personas del vecindario, de las calles más próximas a Rodas y Embajadores, nos habrán visto trajinar en algún momento a lo largo de los seis (1996-2003) años de okupación de La Eskalera Karakola: una casa de encuentro y acción de mujeres en el barrio de Lavapiés. Hemos ido cambiando. Han cambiado las mujeres, han cambiado las ideas, han cambiando las actividades, los momentos en los que abrimos o los lugares a los que acudimos... Sin embargo, hay dos cosas que no han cambiando: el deseo de algunas mujeres de encontrarse para comprender juntas la dominación patriarcal y heterosexual y afirmar otro tipo de relaciones y la toma de un lugar –esta casa de Embajadores 40– para nosotras y para todas las mujeres que quieran pensar y actuar contra cuestiones como la violencia, la precariedad femenina o la falta de valor del trabajo doméstico.

 

Como sabeis, muchas personas okupamos aquí, en otros barrios, ciudades y países para luchar contra el abandono de las viviendas y espacios con fines especulativos. Luchamos también contra las autoridades –ayuntamientos y gobiernos– que permiten y colaboran con esto, contribuyendo con su pasividad cómplice a que la ruina y el dinero se apoderen de las calles, las casas, las plazas, los parques... En Lavapiés, en los últimos años, esto ha sido una realidad constante que poco a poco va expulsado a las personas con menores recursos y acabando con los edificios «menos rentables».

 

El que nosotras okupamos es uno de ellos. Una casa de dos plantas, con protección estructural, una casa de las que ya quedan pocas... con un magnifico horno antiguo y un estilo «de arrabal» que hasta el momento no ha merecido la consideración del Ayuntamiento, para el que sólo cuentan los edificios monumentales; como si las gentes y edificios del Madrid pobre no fueran parte de la historia de nuestra ciudad.

 

Nosostras nos hemos empeñado en defenderla, primero autorehabilitándola dentro de nuestros medios y ahora exigiendo una solución. Gerencia de Urbanismo ha intervenido en los últimos meses pero lo único que ha conseguido es parchear la situación mediante puntales y más puntales. Ante esto planteamos tres cosas:

 

1. Que el Ayuntamiento llegue a un acuerdo de adquisición de este edificio con la propiedad.

2. Que lo rehabilite respetando su actual estructura y dando reconocimiento al proyecto de mujeres que hoy alberga.

3. Que se ceda a un uso social común de las mujeres del barrio y de Madrid (un uso en parte admitido por el propio Ayuntamiento en el Plan de Rehabilitación) y se dedique a un Centro Social Feminista Autogestionado.

 

Al decir esto último queremos poner de manifiesto que no queremos un centro gestionado por una empresa de servicios, sino uno basado en la participación de las vecinas. No queremos un centro de asistencia y dependencia, sino uno en el que las mujeres que a él acudan puedan definir entre todas sus necesidades, prioridades, deseos y modos de afrontarlos. Ser ciudadanas es justamente esto: tener la capacidad de decidir y actuar sobre la ciudad.

 

Este ha sido siempre el empeño de La Eskalera Karakola, por eso ahora hemos elaborado un proyecto que entregaremos a las autoridades y que presentaremos públicamente en la casa el próximo SABADO 1 DE MARZO a partir de las 12:30, coincidiendo con el periodo de celebración del DIA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES.

 

Esperamos vuestro apoyo y vuestras ideas. Estais invitadas e invitados.

 

La Eskalera Karakola. Casa Okupada de Mujeres

Lavapiés, 23 de febrero de 2003

 

Pagina principal de la Karakola

Proyecto de rehabilitacion