CONTRAGEOGRAFÍAS DE LA GLOBALIZACIÓN: LA FEMINIZACIÓN DE LA SUPERVIVENCIA

 

Saskia Sassen

(de proxima aparicion junto con otros textos de la autora en Contrageografias de la globalizacion, Traficantes de Suenos)

 

 

La última década ha mostrado una presencia creciente de las mujeres en una gran variedad de circuitos transfronterizos. Estos circuitos son enormemente diversos pero comparten una característica: son rentables y generan beneficios a costa de quienes están en condiciones desventajosas. Incluyen el tráfico ilegal de personas destinadas a la industria del sexo y a varios tipos de trabajo en el mercado formal e informal. Incluyen migraciones transfronterizas, indocumentadas o no, que se han convertido en una fuente importante de divisas para los gobiernos de los países emisores. La formación y fortalecimiento de estos circuitos es en buena medida consecuencia de condiciones estructurales más laxas. Entre los actores claves que emergen de estas condiciones para conformar la realidad de estos circuitos singulares están las propias mujeres en búsqueda de medios de renta, pero también, y cada vez más, traficantes y contratistas, así como los gobiernos de los países involucrados.

A estos circuitos los conceptualizo bajo el nombre contrageografías de la globalización. Estás contrageografías están profundamente imbricadas con algunas de las principales dinámicas constitutivas de la globalización: la formación de mercados globales, la intensificación de redes transnacionales y translocales y el desarrollo de las tecnologías de la comunicación que eluden fácilmente las prácticas convencionales de control. El fortalecimiento y, en algunos de estos casos, la formación de nuevos circuitos globales es posible por la existencia de un sistema económico global y por su desarrollo asociado a distintos soportes  institucionales para el traslado de dinero a través de los mercados transfronterizos.1 Estas contrageografías son dinámicas y cambiantes en sus características de emplazamiento: en algún sentido son parte de la economía sumergida, pero también es evidente que utilizan infraestructura institucional de la economía regular.2 Este artículo topografía algunas de las características claves de estas contrageografías, particularmente al considerar las mujeres nacidas en el extranjero. La lógica que organiza este topografía es la posibilidad de realizar conexiones sistemáticas entre el crecimiento de estos circuitos alternativos de supervivencia, la producción de rentabilidad y la obtención de divisas, por un lado, y por el otro las condiciones flexibles de los países en desarrollo asociadas a la globalización económica. Entre estas condiciones están el crecimiento del desempleo, el cierre de un número importante de empresas pequeñas o medianas orientadas al mercado nacional más que a la exportación, y las grandes deudas de los gobiernos, a menudo en aumento. Mientras que estas economías están frecuentemente agrupadas bajo la etiqueta «en desarrollo», en algunos casos están afrontando dificultades, están estancadas e incluso en retroceso. Pero, para abreviar, usaré «en desarrollo» para toda esta variedad de situaciones.

 

 

Cartografiando un nuevo panorama conceptual

 

La variedad de estos circuitos globales, que inscriben una cantidad cada vez más numerosa de mujeres, se ha fortalecido en un período en que las principales dinámicas conectadas con la globalización económica han tenido impactos significativos sobre las economías en desarrollo. Estas últimas han tenido que implementar un paquete de nuevas políticas y amoldarse a las nuevas condiciones asociadas a la globalización: los Programas de Ajuste Estructural, la apertura de las economías a las empresas extranjeras, la eliminación de múltiples subsidios estatales, las aparentemente inevitables crisis financieras y los modelos programáticos de solución aplicados por el Fondo Monetario Internacional. Es evidente que en la mayoría de los países involucrados, ya sea en México o en Corea del Sur, estas condiciones han originado enormes costos para ciertos sectores de la economía y la población, aparte de no haber conseguido reducir de manera fundamental la deuda de los gobiernos.

Entre estos costos están, de manera prominente, el crecimiento del desempleo, el cierre de un número importante de empresas en sectores bastante tradicionales, orientados al mercado local o nacional; la promoción de cosechas para la venta por exportación, que ha reemplazado de manera creciente a la agricultura de supervivencia y la producción alimentaria para los mercados locales o nacionales; y, finalmente, la pesada carga actual de la deuda estatal en la mayoría de estas economías.

Existen conexiones sistemáticas entre estos dos tipos de desarrollos: la presencia creciente de mujeres, en las economías en desarrollo y en la variedad de circuitos globales descritos más arriba, y el aumento del desempleo y de la deuda. Un modo de articular este proceso en términos sustantivos es postular que: a) la disminución de las oportunidades para el empleo masculino en muchos de estos países; b) la merma de oportunidades para formas más tradicionales de generar ganancias, debido sobre todo a la aceptación de los mecanismos de ingreso privado de las empresas extranjeras en una amplia gama de sectores económicos, muy por encima del desarrollo de las industrias nacionales exportadoras; y c) la caída de los ingresos de los gobiernos en muchos de estos países, en parte consecuencia de estas mismas condiciones y de la carga derivada de los pagos de los intereses de la deuda, han, por último contribuido a acrecentar d) la importancia de modos alternativos de subsistir, lucrar y fortalecer los ingresos  gubernamentales.

Las evidencias recogidas sobres cualquiera de estas condiciones es incompleta y parcial, si bien existe un consenso creciente entre los expertos, sobre los tres primeros ítems listados arriba.  Voy a proponer y sostener que estas tres condiciones, para un número creciente de economías en desarrollo, se están expandiendo en una nueva realidad político-económica. En contextos tradicionalmente en dificultades aparece la cuarta dinámica listada arriba.

Es también en este contexto que postulo que todas estas condiciones han surgido como elementos centrales en las vidas de un número creciente de mujeres, aún cuando esas articulaciones no sean con frecuencia autoevidentes o visibles; este hecho ha determinado gran parte de la dificultad para comprender el rol de las mujeres en el desarrollo en general, tal como sostengo en el próximo apartado. Ciertamente estas son, en muchos sentidos, condiciones antiguas. Lo que hoy es diferente es la rápida internacionalización, la considerable institucionalización, de las mismas.

Desde este análisis, mi principal esfuerzo consiste, en revelar las conexiones sistemáticas entre, por un lado, quienes son consideradas personas pobres, de bajos ingresos y, por lo tanto de bajo valor social, con frecuencia representadas más como una carga que como un recurso, y por otro lado, las que están emergiendo como fuentes significativas de producción de  beneficios, especialmente en la economía en negro, pero también en relación con el incremento de los ingresos gubernamentales. La prostitución y la migración derivada por la búsqueda de empleo están creciendo en importancia como modos de ganarse la vida. El tráfico ilegal de mujeres y niñas/os para la industria del sexo y de trabajadores/as están creciendo en importancia como formas de obtención de ingresos. Las remesas enviadas por los/as emigrantes así como la exportación organizada de trabajadores/as son fuentes de ingresos cada vez más importantes para algunos de estos gobiernos. Las mujeres son, indiscutiblemente, el mayor grupo en  los sectores de la prostitución y de la industria del sexo y se están convirtiendo en un grupo mayoritario en la migración derivada por la búsqueda de empleo. El empleo y/o el uso de mujeres extranjeras cubre una amplia gama, en crecimiento, de sectores económicos, algunos ilegales e ilícitos —como por ej. la prostitución—,   otro legales, sectores altamente regulados como la enfermería.

Estos circuitos pueden ser pensados como indicadores, aunque parciales, de la feminización de la supervivencia, dado que cada vez más estas formas de sustento, de obtención de  beneficios y de garantía de los ingresos gubernamentales se realizan a costa de las mujeres. Al usar la noción de feminización de la supervivencia no me estoy refiriendo al hecho de que la economía doméstica, y en verdad comunidades enteras, dependan de manera creciente de las mujeres. Quiero enfatizar también el hecho de que los gobiernos dependen de los ingresos de las mujeres en estos circuitos transfronterizos, así como de toda una suerte de empresas cuyos modos de obtener ganancias se realizan en los márgenes de la economía «lícita». Finalmente, al usar el concepto de circuitos, quiero subrayar que hay un cierto grado de institucionalización en estas dinámicas; dinámicas que no son simplemente agregados de acciones individuales.3

Lo que he descrito más arriba es ciertamente un amplio panorama conceptual. Los datos son inadecuados para probar este argumento como tal. Hay, no obstante, conjuntos parciales de datos que documentan algunos de estos desarrollos. Más adelante, será posible yuxtaponer un conjunto variable de información, que en su mayor parte ha sido recopilada aisladamente, para documentar algunas de las interconexiones presentadas arriba. Hay, también, una bibliografía previa sobre las mujeres y la deuda, que se focaliza en la implementación de la primera generación de Programas de Ajuste Estructural en varios países en desarrollo, en relación al crecimiento de la deuda estatal en la década de los 80. Esta bibliografía ha documentado la carga desproporcionada que estos Programas depositan sobre las mujeres.4 Por otra parte, recientemente ha surgido una nueva literatura basada en la aplicación de la segunda generación de tales Programas, más directamente ligada a la generalización de la economía global en la década de los 90. Sin embargo, todas estas fuentes de información no llegan a proporcionar una especificación empírica completa de la actual dinámica, cuya hipótesis tratamos aquí de formular.

 

 

Ejemplificaciones estratégicas del proceso de generización en la economía global

 

Hasta día de hoy existe un esfuerzo de investigación y de teorización que lleva bastante tiempo y esfuerzo dedicado a recuperar el papel de las mujeres en los procesos económicos internacionales. En gran parte, el propósito central de esta primera generación de estudios radicaba en contrarrestar el enfoque excesivo, inexplicable, androcéntrico en la investigación sobre el desarrollo económico internacional. En los estudios más importante sobre desarrollo, estos procesos, quizá de manera involuntaria, han sido frecuentemente representados como algo neutral respecto del género.6 En mi lectura, la globalización ha producido otro conjunto de dinámicas en las cuales las mujeres están desempeñando un rol crítico. Y, una vez más, la nueva literatura económica sobre los procesos actuales de globalización opera como si esta nueva fase económica fuese neutral en relación al género. Las dinámicas de género han sido invisibilizadas en términos de su articulación concreta con la economía global. Este conjunto de dinámicas pueden encontrarse en los circuitos alternativos transfronterizos descritos arriba, en los cuales el rol de las mujeres, y especialmente la condición de mujer migrante, es crucial. Estas dinámicas de género pueden reconocerse también en las características centrales de la economía global, pero este no es el lugar para discutirlas.7 Creo que necesitamos observar estos desarrollos actuales como parte de la historia más extensa que ha hecho visible el rol de las mujeres en procesos económicos cruciales.

Podemos identificar dos primeras fases en el estudio del género de la historia reciente de la internacionalización económica, ambas relacionadas con procesos que tiene continuidad hoy; y una tercera fase que se focaliza en las transformaciones más recientes, pero que con frecuencia implican una posterior elaboración de las categorías y los hallazgos de las dos fases previas.

La primera fase comprende la bibliografía sobre desarrollo, aquella que trata la implantación de la agricultura de mercado y el trabajo asalariado en general, principalmente a cargo de empresas extranjeras. En este sentido se destacaba la dependencia parcial del proceso por el que las mujeres subsidiaban el trabajo asalariado de los hombres a través de la producción doméstica y la agricultura de subsistencia. Boserup, Deere y muchas otras produjeron un conjunto de estudios sumamente  enriquecedores y matizados que muestran las distintas variantes de este proceso.8 Lejos de estar desconectados, el sector de subsistencia y la moderna empresa capitalista fueron contemplados como articulaciones híbridas atravesadas por la dimensión de género. Efectivamente, el trabajo «invisible» de las mujeres en la producción de alimentos y en la satisfacción de otras necesidades de las economías de subsistencia contribuyó a mantener los sueldos a niveles extremadamente bajos en las plantaciones comerciales y en las minas, siempre adaptadas a los mercados de exportación emergentes. De ahí que las mujeres en el llamado sector de subsistencia contribuyeron a la financiación del sector «modernizado» a través de la extensa producción de subsistencia no pagada. Una perspectiva muy diferente de aquella de la literatura standard sobre desarrollo que ha representado el sector de subsistencia, en caso de hacerlo, como una traba al sector moderno, un indicador de atraso. En los análisis económicos standard no fueron evaluados los efectos de las economías de subsitencia femeninas. Los análisis feministas mostraron las dinámicas de este proceso de modernización y su dependencia del sector de subsistencia.9 Una segunda fase viene dada por las indagaciones acerca de la internacionalización de la producción manufacturera y la feminización del proletariado que se introdujo con ella.10 El elemento analítico clave se contenía en el hecho de que los trabajos manufactureros realizados fuera de las metrópolis, realizados bajo la presión de los bajos costos de importación, movilizaron una fuerza de trabajo femenina desproporcionada en relación a la situación histórica de los países más ricos. Una fuerza de trabajo que hasta la fecha se había mantenido en su mayor parte fuera de la economía industrial. Este análisis consideró también cuestiones tales como el predominio de las mujeres en ciertas industrias, notablemente las del vestido y del montaje electrónico, sin que importara mucho el nivel relativo de desarrollo de cada país.11 Por otra parte, desde la perspectiva de la economía global, la formación de un proletariado femenino inmigrante facilitó que las empresas consiguieran sortear la creación de sindicatos cada vez más fuertes en los países donde se originaba el capital y aseguró precios competitivos para los bienes re-importados y ensamblados en el exterior.

Ahora se  puede considerar que se está abriendo una tercera fase en la relación entre las mujeres y la economía global, precisamente en torno a los procesos que subrayan las transformaciones de género, las transformaciones en las subjetividades de las mujeres y en las nociones de las mujeres en cuanto a sus grupos de pertenencia. Estas dinámicas han sido discutidas desde posiciones muy diversas. Entre los estudios más ricos, y los más pertinentes para los asuntos tratados en este artículo, se encuentran algunas de las investigaciones más recientes sobre la cuestión de las mujeres inmigrantes. En este caso se examina cómo la migración internacional altera los patrones de género y cómo la formación de unidades domésticas transnacionales pueden otorgar poder a las mujeres. 12

Existe también un importante y nuevo enfoque que apunta hacia las nuevas formas de solidaridad transfronterizas, las experiencias de pertenencia y  de elaboración de identidad que representan las nuevas subjetividades femeninas, incluyendo las subjetividades feministas. 13

Una importante pregunta metodológica reside en saber cuáles son los lugares estratégicos en los que los procesos económicos internacionales pueden ser estudiados desde una perspectiva feminista. En el caso de la agricultura orientada a la exportación, este lugar estratégico es el nexo entre las economías de subsistencia y las empresas capitalistas. En el caso de la internacionalización de la producción manufacturera, el nexo se encuentra en el desmantelamiento de la «aristocracia obrera», en su mayor parte masculina, instalada en aquellas grandes industrias cuyas ganancias eran todavía  gestionadas en buena medida por la fuerza de trabajo, y la formación de un proletariado infrapagado fuera de los países desarrollados, en su mayoría femenino, y empleado tanto en los nuevos como en los viejos sectores de crecimiento. La feminización y la ubicación de este proletariado —que es, después de todo, empleado en sectores en crecimiento— ha evitado la emergencia de una nueva y poderosa «aristocracia obrera» con fuerza sindical efectiva, y ha prevenido que las «aristocracias obreras» preexistentes, en su mayoría masculinas, se vuelvan más poderosas. Al introducir una perspectiva de género para entender los procesos económicos saltan a la vista estas conexiones: la existencia de estos nexos en tanto  realidades operativas y estrategias analíticas.

¿Cuáles son los lugares estratégicos en las tendencias actuales de la globalización? En parte examiné esta cuestión desde la perspectiva de los rasgos centrales del actual sistema económico global. 14 Allí enfaticé la posición de las ciudades globales como marco de los principales lugares estratégicos: los servicios especializados, las finanzas y los ápices de gestión de los procesos económicos globales. Estas ciudades son también un espacio central para la incorporación de un gran número de mujeres e inmigrantes en lo que podríamos llamar actividades de atención a los sectores estratégicos; se trata de un modelo de incorporación que visibiliza de modo evidente el hecho de que estos/as trabajadores/as son parte de la economía global de la información, de ahí que se rompa el nexo entre la condición de trabajadoras/es en industrias líderes y la oportunidad de devenir —como ha sido históricamente el caso en las economías industrializadas— «aristocracia obrera» o su equivalente contemporáneo. En este sentido «mujeres e inmigrantes» emergen como el equivalente sistemático del proletariado que se desarrolla fuera de los países de origen. Además y por otra parte, las demandas de la fuerza de trabajo del máximo nivel profesional y gerencial, en las ciudades globales, son tales, que los modos corrientes de manejar las tareas y los estilos de vida domésticos se vuelven inadecuados. Como consecuencia estamos observando el retorno de las llamadas «clases de servidumbre», compuestas en su mayoría por inmigrantes y mujeres migrantes. 15

Los circuitos globales alternativos que me interesan aquí son otra ejemplificación de estas dinámicas de la globalización, pero desde la perspectiva de las economías en desarrollo más que desde la perspectiva de las ciudades globales. La globalización económica necesita ser entendida en sus múltiples localizaciones, muchas de las cuales generalmente no son comprendidas en sus relaciones con la economía global. En la próxima sección aportaré una primera especificación empírica de algunas de las localizaciones de estos circuitos globales alternativos, de estas contrageografías de la globalización. Dado que los datos no son exhaustivos, será una especificación parcial. No obstante debería servir para ilustrar algunas de las dimensiones centrales.

 

 

La deuda de los gobiernos

 

Los problemas derivados de la deuda externa y de los intereses de la deuda se han convertido en una característica sistemática del mundo en desarrollo desde los años 80. De acuerdo también con mi interpretación, se trata de una característica sistemática que conduce a la formación de nuevas contrageografías de la globalización. El impacto sobre las mujeres y sobre la feminización de la supervivencia está mediado por las características particulares de esta deuda, más que por el hecho de la deuda en sí.

Existe un considerable volumen de investigación que muestra los efectos perjudiciales de la deuda en los programas estatales para las mujeres y los niños, de modo especialmente notorio en los capítulos de educación y cuidado de la salud, inversiones sin duda necesarias para asegurar un futuro mejor. Además, el aumento del desempleo normalmente asociado a la austeridad presupuestaria y a los programas de ajuste implementados por las agencias internacionales han mostrado, también, efectos adversos sobre las mujeres.16 El desempleo femenino, pero también masculino en los sectores tradicionales, ha multiplicado la presión que se ejerce sobre las mujeres para encontrar modos de asegurar la supervivencia doméstica. La producción alimenticia de subsistencia, el trabajo informal, la emigración, la prostitución. Todas estas actividades han adquirido una importancia mucho mayor como opciones de supervivencia para las mujeres.17

Efectivamente, las pesadas deudas estatales y los altos índices de desempleo han acarreado la necesidad de buscar alternativas de supervivencia; la disminución de las oportunidades económicas regulares ha amado la búsqueda masiva y extensa de ganancias ilegales por parte de las empresas y organizaciones. En este aspecto, las cargas de las pesadas deudas juegan un papel importante en la formación de contrageografías de la supervivencia, de la producción de ganancias y de las estrategias de financiación de los gobiernos. La globalización económica, de algún modo, ha contribuido al rápido incremento de ciertos componentes de la deuda y ha consolidado una infraestructura institucional para la movilidad de  capitales a través de las fronteras y los mercados globales. La globalización económica ha facilitado la eficacia de estas contrageografías a escala global.17

En general, la mayoría de los países que se habían endeudado profundamente en los años 80 no han conseguido rebajar la importancia de este  problema. De hecho, en los años 90 un nuevo conjunto de países se ha endeudado exceso. En estas dos décadas, el Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial a través de sus Programas de Ajuste Estructural y los Préstamos de Ajuste Estructural, respectivamente, proyectaron algunas innovaciones a este respecto. Los préstamos estaban sujetos a la aplicación de profundas reformas en las políticas económicas, y no al financiamiento de proyectos particulares. El propósito de estos programas era promocionar la «competitividad» de las economías estatales, lo que comúnmente significa agudas reducciones en los distintos programas sociales. En 1990 se realizaron casi 200 préstamos de este tipo. Ya durante la década del 1980, la administración Reagan presionó de manera feroz sobre muchos de estos países para implementar políticas neoliberales similares a las propuestas por los Programas de Ajuste Estructural.

Los Programas de Ajuste Estructural se han convertido en una nueva norma operativa del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional sobre el principio de su aptitud como modelo de crecimiento a largo plazo y como criterio de actuación de las políticas gubernamentales. No obstante, todos estos países han mantenido un fuerte nivel de endeudamiento, 41 de ellos son considerados hoy bajo la etiqueta de Países Pobres Altamente Endeudados. Más aún, la estructura actual de la deuda, sus intereses y sus modelos de impacto o insercción en las economías de los países deudores, sugiere que no es probable que la mayoría de estos países pueda, bajo las  condiciones actuales, pagar las deudas contraídas de forma completa.18 Los Programas de Ajuste Estructural parecen haber reforzado esta nefasta probabilidad, al exigir un programa de reformas económicas que ha contribuido a  aumentar el desempleo y la bancarrota de muchas pequeñas empresas orientadas al mercado nacional.

Antes aún de la crisis económica de los 90, la deuda de los países pobres del Sur creció de 507 billones de dólares en 1980 a 1,4 trillones de dólares en 1992. Sólo los pagos de intereses han aumentado 1,6 trillones de dólares, una cifra mayor que el valor nominal de la deuda actual. Además, como ha sido ampliamente reconocido, el Sur ya ha pagado su deuda varias veces, a pesar de que formalmente la cifra ha crecido cerca del 250%. De acuerdo con algunas estimaciones, desde 1982 a 1998 los países endeudados pagaron cuatro veces sus deudas originales y  sin embargo sus stocks de deuda se han incrementado por cuatro.19

De  todas  formas, estos países han destinando una significativa parte del total de sus ingresos para el pago de intereses. Treinta y tres de los 41 Países Altamente Endeudados pagaron al Norte 3 dólares en  concepto de pago de intereses, por cada dólar remitido en concepto de ayuda al desarrollo. Muchos de estos países destinan más del 50% de sus ingresos gubernamentales al pago de la deuda, mientras que sólo obtienen entre el 20 y el 25% de sus ingresos por las ventas de exportación.20

Esta carga de la deuda tiene inevitablemente  amplias repercusiones en la composición del gasto estatal. El caso de Zambia, Ghana y Uganda, tres países que han sido considerados «responsables y con voluntad de  cooperar» por parte del Banco Mundial, aparte de eficaces en la implementación de los Programas de Ajuste Estructural, es bien ilustrativo de esta situación. En Zambia, por ejemplo, el gobierno pagó 1,3 billones de dólares en concepto de deuda, y gastó sólo 37 millones en educación primaria; los gastos sociales de Ghana, 75 millones de dólares representan sólo el 20% de los intereses anuales de su deuda; Uganda pagó 9 dólares per cápita en concepto de deuda y sólo 1 dólar para el cuidado de la salud.21 En 1994 sólo estos tres países enviaron 2,7 billones de dólares a los banqueros del Norte. Los pagos de Africa alcanzaron la cifra de 5 billones de dólares en 1998, lo que significa que por cada dólar en concepto de ayuda, los países africanos pagaron 1,4 dólares por  los intereses de la deuda.22

El valor de los intereses con relación al PIB, en muchos de los Países Pobres Altamente Endeudados, excede los límites  sostenibles; en muchos casos se sitúan mucho más allá de lo que se consideraba inmanejable durante la crisis de la deuda en América Latina de los años 80.23 El valor de la deuda en relación al PBI es especialmente alto en Africa, donde ha ascendido a la espectacular cifra de 123%, comparado con el 42% de América Latina y el 28% de Asia.24

Las características de la situación actual sugieren que la mayoría de estos países no conseguirán superar esos niveles de endeudamiento  mediante las estrategias actuales de los Programas de Ajuste Estructural. Ciertamente, parece que han tenido en muchos casos el efecto contrario, han aumentado la dependencia de estos países por medio de un acusado endeudamiento. Más aún, al lado de procesos de otra índole, los Programas de Ajuste Estructural han contribuido a multiplicar el desempleo y la pobreza.

Desde esta perspectiva, la actual crisis financiera del sudeste asiático es esclarecedora. Se trata de economías que han sido y continúan siendo altamente dinámicas. Sin embargo, estas economías han tenido que encarar altos niveles de endeudamiento y la crisis económica de una amplia gama de empresas y sectores. La crisis financiera —tanto su arquitectura como sus consecuencias— ha conllevado la imposición de políticas de ajuste estructural y un crecimiento del desempleo y la pobreza, en buena medida a causa de la diseminación de las quiebras de pequeñas y medianas empresas que alimentaban tanto los mercados nacionales como el  sector de exportación.25 El paquete de salvamento de 120 billones de dólares ha sido la cuña que ha permitido la introducción de los Programas de Ajuste Estructural. La reducción significativa de la autonomía de estos gobiernos por medio de estos programas ha compensado las pérdidas de los inversores institucionales externos, pero no ha dado solución a la pobreza y el desempleo de un importante número de personas. La administración de la crisis a través de las políticas del FMI empeora, para muchos, la situación de desempleo y de pobreza.

 

 

Circuitos alternativos de supervivencia

 

En este contexto, surgen los circuitos alternativos de supervivencia, que pueden ser observados en su articulación con esas condiciones. Se trata de un contexto señalado por una nueva condición sistémica, que interpreto en relación a un alto nivel de desempleo, de pobreza, la quiebra de un gran número de empresas y el achicamiento de los recursos del Estado en relación con las necesidades sociales. Quiero focalizar aquí, en algunos datos sobre el tráfico de mujeres con destino a la industria del sexo y al mercado laboral externo, el peso creciente de estas redes de tráfico como opción alternativa para conseguir beneficios, el peso creciente de las remesas de los emigrantes en los balances de los Estados emisores.

 

Tráfico de mujeres

 

                  El tráfico implica el transporte y la captación de gente tanto dentro como fuera del país. Puede ser debido a causas de trabajo o para cumplir ciertos servicios, pero siempre incluye cierta coerción por parte de los captores. El tráfico de personas viola los derechos humanos, civiles y políticos.  Esta unido a la industria del sexo, al trabajo coaccionado, a la inmigración ilegal... Para evitar que se de, se han elaborado numerosas leyes: tratados y cartas, resoluciones de la ONU y existen varios organismos y comisiones26 que tratan el tema. Las ONGs desempeñan un papel cada ve más importante.27

                  La trata de mujeres para la industria del sexo aporta cada vez más beneficios a aquellos que dirigen el comercio. La ONU calcula que en 1998 se traficó con cuatro millones de personas, lo que aportó un total de siete mil millones de dólares en términos de beneficios para estas organizaciones criminales.28 Esta suma incluye los giros enviados por las prostitutas a su país de origen, así como el dinero que han recibido los organizadores y colaboradores de estos viajes.

                  En Japón, los beneficios que se obtuvieron a través de la prostitución alcanzaron los 4,2 trillones de yenes por año durante los últimos años. En Polonia la policía calcula que por cada mujer introducida en el país de destino el traficante recibe cerca de setecientos dólares. En Australia la policía federal sospecha que el dinero que se mueve por doscientas prostitutas alcanza los 900.000 dólares por semana (Informe de STV-GAATW). Las mujeres de Ucrania y de Rusia, muy valoradas en el mercado del sexo, aportan un beneficio de quinientos a mil dólares por cada mujer introducida en el país. Estas mujeres pueden atender a cerca de quince clientes al día y cada una  debe pagar cerca de 215.000 dólares al grupo criminal que la explota (IOM 1996).

                  Se cree que en los últimos años se trafica con millones de mujeres y niñas dentro y fuera de Asia y de la antigua Unión Soviética, dos de las principales áreas de tráfico de mujeres. El aumento del tráfico en ambos lugares puede estar relacionado con el hecho de que estas mujeres son arrojadas a la pobreza o vendidas a corredores de bolsa debido a la carencia de recursos. El alto nivel de desempleo que existe en las antiguas repúblicas soviéticas ha sido un factor determinante para el aumento de estos grupos criminales y del tráfico de mujeres. Las cifras de desempleo de mujeres en países como Armenia, Rusia, Bulgaria y Croacia alcanzaron un 70%, un 80% en Ucrania, con la implantación de las políticas de mercado. Existen investigaciones que demuestran que los problemas económicos son determinantes para que las mujeres decidan ejercer la prostitución.29

                  Traficar con inmigrantes es también un negocio próspero. Según un informe de la ONU, las organizaciones criminales de los años 90 han obtenido un beneficio aproximado de 3.500 millones de dólares al año por el tráfico general de inmigrantes, no solo de mujeres (OIM 1996). El crimen organizado es algo reciente en este campo, antes se trataba de criminales de poca monta. Existen también informes que afirman que los grupos de crimen organizado están creando alianzas internacionales estratégicas en diversos países a través de  las redes étnicas. Esto facilita el transporte, el contacto con gente local y la distribución y venta de documentos de identidad falsos.  La Red de Supervivencia Global informó acerca de estas prácticas, tras dos años de investigación en la que utilizaron una fábrica de maniquíes para introducirse en el mundo del comercio ilegal (1997). Estas redes también facilitan la circulación de mujeres por otros países, no se limitan por tanto al país de origen y de destino. Los traficantes llevan a las mujeres de Burma, Laos, Vietnam y China a Tailandia, Mientras que las de Tailandia son llevadas a Japón y a los Estados Unidos.30

                  Algunas de las características de la política de inmigración y de su puesta en práctica pueden a su vez contribuir a que las mujeres con las que se ha traficado no estén  respaldadas por la ley. Si han inmigrado ilegalmente, que es lo más frecuente, no serán tratadas como víctimas de un abuso sino como transgresoras de las leyes de extranjería, de los capítulos sobre entrada en el país, residencia y trabajo.32 El intento de tratar la inmigración y el tráfico ilegal con más controles en las fronteras de los países, hace más probable que las mujeres utilicen a los traficantes para traspasar las fronteras, y puede que algunos sean organizaciones criminales relacionadas con la industria del sexo.

                  Más aún, en muchos países la prostitución está prohibida para las mujeres extranjeras, lo que incrementa el papel de estas organizaciones criminales en el campo de la prostitución. A su vez, esta restricción disminuye las opciones de supervivencia de las mujeres extranjeras que tienen, normalmente, un limitado acceso al trabajo. En otros países a las extranjeras se les permite ejercer como prostitutas, aunque no tanto en otros puestos de trabajo, este es el caso de Holanda y Suiza. Según el informe de la IOM, de las mujeres que ejercen la prostitución en la Unión Europea la mayoría son extranjeras: un 75% en Alemania, un 80% en Milán (Italia), etc.

                  Algunas mujeres saben, por el modo en que son captadas por los grupos organizados, que les obligarán a ejercer la prostitución en el país de destino, pero sólo se dan cuenta hasta dónde llegan los abusos y el cautiverio cuando llegan al país de destino. El confinamiento que sufren es con frecuencia extremo, semejante a la esclavitud, así como los abusos que llegan en ocasiones a la violación, y a otras formas de violencia sexual y maltrato físico. Están muy mal pagadas y a menudo los captores se quedan con sus salarios. No se las deja utilizar métodos anticonceptivos para evitar el SIDA y normalmente, no tienen derecho a recibir asistencia médica. Si acuden a la policía, pueden ser detenidas por ser inmigrantes ilegales y los cargos pueden ser peores si poseen documentación falsos. 31

                  El turismo ha crecido y se ha convertido en la principal estrategia de desarrollo de las ciudades, las regiones y los países. El sector del espectáculo ha tenido una evolución paralela y es, a su vez, considerado una estrategia de desarrollo clave (Judd y Fainstein 1999). En muchos lugares la industria del sexo es parte del sector del espectáculo y ambos han crecido de forma paralela.32 Los países en desarrollo cuyos gobiernos estaban desesperados por conseguir más ingreos y reservas de divisas se han dado cuanta de que el comercio del sexo podía convertirse en una importante estrategia de desarrollo en lugares con cifras de desempleo muy elevadas. Cuando la producción local y los cultivos no podían funcionar como fuentes de beneficio económico y de ingresos fiscales, lo que antes era una forma marginal de obtener ganancias, beneficios e ingresos, se ha convertido en el principal recurso. La creciente importancia de este sector tiene efectos secundarios. Por ejemplo, cuando el FMI y el BM conciben el turismo como la única solución para salir del estancamiento en que se encuentran sumidos muchos países pobres y otorgan préstamos para impulsar este sector, puede que también estén contribuyendo a crear un marco institucional más amplio para la expansión del sector del espectáculo, que indirectamente ayuda a fomentar el comercio sexual. Este efecto secundario de las estrategias de desarrollo indica que el tráfico de mujeres puede extenderse aún más.

                  Que el crimen organizado se haya introducido en el comercio del sexo, la creación de redes étnicas transfronterizas y la creciente transnacionalización de muchos aspectos del turismo, sugieren que la industria del sexo seguirá creciendo a escala global. Esto podría significar un aumento de los intentos de introducirse en más mercados y la expansión generalizada de la industria. Es una posibilidad preocupante especialmente a causa del creciente número de mujeres que tienen muy pocas o ninguna oportunidad de trabajo. El aumento de estas cifras pueden dar como resultado un alza en las cifras de desempleo, una mayor pobreza, la disipación de las oportunidades de trabajo en los sectores más tradicionales de estas economías y una deuda externa cada vez más pesada. En estas condiciones, los gobiernos de estos países serán incapaces de hacerse cargo de la gente más pobre.

                  Las mujeres que trabajan en la industria del sexo se convierten (en algunas economías) en un factor crucial para impulsar la expansión de la industria del entretenimiento, a también del turismo. Se trata desde luego de una estrategia de desarrollo y de una importante fuente de ingresos para los gobiernos. Estas conexiones son estructurales, no es cuestión de conspiraciones. Su peso en estas economías deriva de la ausencia o de las limitaciones de otras fuentes de ingresos para asegurarse medios de vida, ganancias para los trabajadores, los empresarios y los gobiernos.

 

 

Remesas

 

Las mujeres, y quienes migran en general, entran en el macronivel de las estrategias de desarrollo a través de otro canal: el envío de remesas que en muchos países representa una fuente importante de ingresos de moneda extranjera para los gobiernos. Si bien el valor de las remesas puede ser menor comparado con los movimientos diarios masivos de caudales  de capital en los mercados financieros, con frecuencia son muy significativos para economías en desarrollo o en dificultades.

En 1998 las remesas globales enviadas por inmigrantes a sus países de origen alcanzaron cerca de los 70 billones de dólares.33 Para entender la importancia de esta cantidad, debería relacionarse con el PIB y las reservas de moneda extranjera de los países específicos involucrados, en lugar de hacerlo con el caudal global de capital. Por ejemplo, en Filipinas, un «exportador» clave de migrantes en general, pero sobre todo de mujeres para la industria del entretenimiento en varios países, las remesas representaron la tercer fuente de moneda extranjera más importante durante los últimos años. En Bangladesh, otro país con significativo número de trabajadores/as en Oriente Medio, Japón y varios países europeos, las remesas representaron cerca de un tercio de la moneda extranjera.

La exportación de trabajadores/as y las remesas son instrumentos a disposición de los gobiernos para amortiguar el desempleo y la deuda externa. Existen dos formas por medio de  las cuales los gobiernos se han asegurado importantes beneficios. Una está altamente formalizada y la otra es simplemente un subproducto del proceso de migración mismo. Entre los ejemplos más duros de programas formales de exportación laboral se encuentran Corea del Sur y Filipinas.34 En los 70, Corea del Sur desarrolló programas extensivos para promover la exportación de trabajadores/as, inicialmente a los países del Oriente Medio de la OPEP y, luego, a todo el mundo, como parte integral de su creciente industria de la construcción en ultramar. El propio boom económico de Corea del Sur hizo de la exportación de trabajadores una opción menos necesaria y menos atractiva. En contraste, el gobierno de Filipinas expandió y diversificó el concepto de «exportación» de ciudadanos/as como un modo de solventar el desempleo y de asegurar las reservas de moneda extranjera. Vuelvo ahora sobre este caso dado que ilumina toda una serie de cuestiones que están en el centro de esta tesis.

El gobierno filipino ha tenido un papel importante en la emigración de mujeres filipinas a los Estados Unidos, Oriente Medio y Japón, a través de la Administración de Empleo de Filipinas en el Extranjero. Establecida en 1982, organizó y supervisó la exportación de enfermeras y mucamas hacia áreas de alta demanda en el mundo. Una deuda externa alta y el alto desempleo se combinaron para hacer de esto una política interesante. Los/as trabajadores/as de Filipinas en el extranjero enviaron a sus hogares casi un billón de dólares estadounidenses de promedio al año durante el último lustro. Por otro lado, varios países importadores de mano de obra dieron la bienvenida a esta política por razones propias y específicas. Los países de la OPEP de Oriente Medio observaron como crecía de manera pronunciada la demanda de trabajadores/as domésticos/as después del boom del petróleo de 1973. En contraste con la aguda merma de enfermeras, una profesión que demanda años de formación con salarios bastante bajos y poco prestigio y reconocimiento, los Estados Unidos aprobaron una legislación específica en 1989 (Inmigration Nursing Relief Act) que permitió también la importación de enfermeras.36 Y Japón aprobó una legislación que permitió la entrada de «trabajadoras del entretenimiento» en una economía en fuerte expansión durante los años 80, señalada por el aumento de la disponibilidad de ingresos y la fuerte expansión sectorial del empleo.37

El gobierno de Filipinas también aprobó regulaciones que permitieron a las agencias de  novias contratadas por correo reclutar jóvenes filipinas para el matrimonio con hombres extranjeros, como si se tratase de una cuestión de acuerdo contractual. El rápido aumento de este negocio se debió de forma capital al esfuerzo organizado del gobierno. Entre los principales clientes estaban Estados Unidos y Japón. Las comunidades agrícolas japonesas fueron un destino clave para estas novias. Con un enorme déficit de personas y especialmente de mujeres jóvenes en las zonas rurales, la economía de Japón estaba experimentando un enorme auge y la demanda para trabajar en las grandes áreas metropolitanas era extremadamente alta. Los gobiernos municipales adoptaron una política positiva con respecto a la cuestión de aceptar novias filipinas.

En su mayor parte, las mujeres filipinas que circulan por estos canales trabaja en el exterior como trabajadores domésticas, especialmente en otros países de Asia.38 Un segundo grupo muy importante y en rápido crecimiento, es el de las trabajadoras del espectáculo, emigradas sobre todo a Japón.39 El rápido incremento del número de migrantes que van como «animadoras» se debe en buena medida a los más de quinientos «intermediarios de animadoras» que operan en Filipinas fuera del paraguas estatal; aún cuando el gobierno se beneficia evidentemente de las remesas de estas trabajadoras. Obviamente, estos intermediarios trabajan para proveer mujeres a la industria del sexo en Japón, básicamente controlada por bandas organizadas al  margen de los controles y programas gubernamentales para la entrada de trabajadoras. Estas mujeres son reclutadas para cantar y entretener, pero frecuentemente, quizá la mayoría, son forzadas también a la prostitución.40

Existen evidencias crecientes de la enorme violencia que se ejerce sobre las novias contratadas por correo en varios países, y esto sin considerar la nacionalidad de origen. En los Estados Unidos el Servicio de Inmigración notificó, recientemente, que la violencia doméstica hacia las novias contratadas se está tornando cada vez más grave.41 De nuevo, la ley opera contra estas mujeres que buscan recursos económicos, y que están expuestas a ser detenidas, si abandonan esta «relación contractual» antes de dos años de cumplido el matrimonio. En Japón, a la esposa extranjera contratada por correo no se le otorga el mismo status legal de igualdad y existen considerables evidencias que muestran como muchas de estas mujeres están sujetas no sólo al abuso de sus maridos, sino también de los familiares.42 El gobierno filipino ha legalizado la mayoría de las organizaciones de «novias por correo» hasta 1989. Pero bajo el gobierno de Corazón Aquino, las historias de abuso cometidas por esposos extranjeros llevaron finalmente a la prohibición. Es, sin embargo, casi imposible eliminar estas organizaciones y continúan operando en franca violación a las leyes.

Si bien Filipinas es quizás el país con el programa de exportación de mayor desarrollo, no es el único que ha explorado estas estrategias. Tailandia inició una campaña en 1998, después de la crisis financiera de 1997-8, con el fin de promover la migración laboral y el empleo de trabajadores/as tailandeses/as por parte de las firmas extranjeras. El gobierno trató de exportar trabajadores/as a Oriente Medio, Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Grecia. El gobierno de Sri Lanka animó la emigración de 200.000 trabajadores/as, que se sumaban al millón que ya tiene en el extranjero. Las mujeres de Sri Lanka enviaron remesas por valor de 880 millones de dólares en 1998, la mayor parte provenientes de las trabajadoras domésticas de Oriente Medio y del Lejano Oriente.43 Bangladesh organizó también extensos programas laborales de exportación de trabajadores/as a los países de la OPEP y de Medio Oriente en los años 70. Esto ha tenido continuidad con las migraciones individuales a estos y otros países, notablemente a los Estados Unidos y Gran Bretaña, y constituye hoy una significativa fuente de divisas. Sus trabajadores/as remitieron 1,4 billones de dólares al año en el último lustro.44

 

 

Conclusión

 

Estamos observando el crecimiento de una amplia variedad de circuitos globales alternativos de generación de ingresos, obtención de rentas y financiación de los gobiernos. Estos circuitos incorporan un número creciente de mujeres. Entre los circuitos globales más importantes están: el tráfico de mujeres para la prostitución así como para el trabajo regular; las exportaciones organizadas de mujeres como cuidadoras, enfermeras y asistentes del servicio doméstico; las remesas enviadas a sus países de origen por una creciente fuerza de trabajo femenina que decide emigrar. Algunos de estos circuitos operan, ya sea de modo parcial o total, en la economía sumergida.

Este artículo ha cartografiado algunas de las principales características de estos circuitos y ha sostenido que su emergencia y/o fortalecimiento estaban vinculados con la dinámica más general de la globalización económica, que a su vez ha tenido impactos significativos en las economías en desarrollo. Indicadores claves de tales impactos son las pesadas y crecientes deudas de los gobiernos, el crecimiento del desempleo, los agudos recortes en los gastos sociales de los estados, el cierre de un importante número de empresas, frecuentemente de sectores bastante tradicionales orientados al mercado local o nacional y a la promoción del crecimiento mediante la exportación.

Llamo a estos circuitos contrageografías de la globalización porque están: i) directa o indirectamente asociadas con algunos de los programas y condiciones centrales que se encuentran en el corazón de la economía global, pero: ii) son circuitos no representados de forma suficiente, escasamente considerados en sus conexiones con la globalización, circuitos que, en realidad, con frecuencia, operan fuera y  contra las leyes y tratados, sin que por ello estén exclusivamente involucrados en operaciones criminales, como es el caso del comercio ilegal de droga. Más aún, el crecimiento de la economía global ha producido una infraestructura institucional que facilita los desplazamientos a través de las fronteras y representa, de ese modo, un medio ambiente propicio para estos circuitos alternativos.

Por tanto, son cada vez más las mujeres el vehículo por el que operan todas estas formas de supervivencia, de lucro y de incremento de los ingresos gubernamentales. A esto podemos agregar el ingreso adicional de los gobiernos a través de los ahorros debidos a los severos recortes en el cuidado de la salud y la educación. Estas reducciones son frecuentemente parte del esfuerzo para hacer más competitivo al Estado tal como demandan los Programas de Ajuste Estructural y otras políticas relacionadas con la  actual fase de la globalización. Se reconoce en general que este tipo de recortes afectan a las mujeres de manera particularmente dura en la medida en que son las principales responsables de la salud y la educación de los/as integrantes de la unidad doméstica.

Estas contrageografías desvelan las conexiones sistemáticas entre, por un lado, las mujeres más pobres y de baja remuneración, con frecuencia representadas como una carga más que como un recurso, y, por otro lado, las formas emergentes y más significativas de producción de ganancias ilegales, así como de importación de divisas para los gobiernos. Vincular estas contrageografías a los programas y las condiciones del corazón de la economía global también nos sirve para comprender cómo la generización entra en de lleno en su formación y en su propia viabilidad.

 

 

Traducción: Claudia Laudano

 

NOTAS

[1] Basado en un proyecto más amplio de la autora, de varios años, sobre “Gobierno y Accountability en la Economía Global” (Departamento de Sociología, Universidad de Chicago).

 

 

1 En otro lugar he discutido esta misma cuestión para el caso de las migraciones internacionales: Sassen (1998: capítulos 2, 3 y 4) y Sassen (1999a). Ver también, por ej., Castro (1999); Bonilla et al. (1999).

 

2 He analizado este tipo de economía sumergida, en su carácter dinámico y multilocalizado, al investigar la economía informal (Sassen 1998: capítulo 8).

 

3 Para una discusión más completa de los elementos conceptuales y empíricos brevemente descritos aquí véase el proyecto citado en la nota final.

 

4 En este momento existe una extensa literatura en diferentes idiomas, que incluye un vasto número de estudios de circulación limitada elaborados por activistas y organizaciones de base. Véase, por ej., Ward (1991); Ward and Pyle (1995); Bose and Acosta-Belén (1995); Beneria and Felman (1992); Bradshaw et al. (1993); Tinker (1990); Moser (1989).

 

5 Para examinar estas cuestiones véase, por ej., Ward and Pyle (1995); Tinker (1990); Morokvasic (1984).

 

6  Véase, por ejemplo, Indiana Journal of Global Legal Studies 1996. El tratamiento de este asunto se focaliza en los impactos de la globalización económica, pero no tanto sobre la economía sumergida cuanto sobre las cuestiones  legales: la parcial deconstrucción de la soberanía y lo que significa en términos de emergencia de la agenda feminista más allá de las fronteras, el lugar de las mujeres y la conciencia feminista en el nuevo modo en que Asia implementa el capitalismo global avanzado, la diseminación global de un conjunto de derechos humanos centrales y su poder en la recualificación de la posición de las mujeres. Ver también Knop (1993); Peterson (1992); Mehra (1997).

 

7 Boserup (1970); Deere (1976).

 

8 Veáse Smith and Wallerstein (1992) para un análisis de la economía doméstica en el contexto general del desarrollo de la economía mundial.

 

9 Sobre este aspecto tenemos una amplia bibliografía producida desde muchas partes del  mundo, por ej., Lim (1980); Enloe (1988); Nash and Fernandez Kelly (1982); Safa (1995); Sassen (1988); Ward (1991); Chant (1992); Bonacich et al. (1994).

 

10 Veáse, por ej., Milkman (1980); Beneria and Stimpson (1987).

 

11 Veáse, por ej., Castro (1986); Grasmuck and Pessar (1991); Boyd (1989); Hondagneu-Sotelo (1994).

 

12 Veáse, por ej., Basch et al. (1994); Soysal (1994); Malkki (1995); Eisenstein (1996); también Ong (1996).

 

13 Sassen (1998: capítulo 5).

 

14 Sassen (2000: capítulo 9). Sobre las implicancias políticas que emergen de esta situación en el contexto de las ciudades en una economía global, véase Copjec and Sorkin (1999).

 

15 Véase por ej. Chossudovsky (1997); Sanding (1999); Rahman (1999); Elson (1995). Para una excelente revisión de la bibliografía sobre el impacto de la deuda sobre las mujeres véase Ward (1999).

 

16 Acerca de estos temas véase, por ej., Alarcón-González and Mc Kinley (1999); Buchman (1996); Safa (1995); Jones (1999); Cagaty and Ozler (1995); Jones (1999). También algunas de las referencias citadas en las notas precedentes.

 

17 Efectivamente, ha sido un elemento importante en mi investigación sobre la globalización, esto es, la noción de que una vez que existe una infraestructura institucional global, los procesos que han operado básicamente a nivel estatal pueden escalar al nivel global aún cuando no sea necesario para su funcionamiento. Esto contrastaría con procesos que son globales por sus propias características, tales como la red de centros financieros que subyace a la formación de un mercado de capital global (por ej. Sassen 1999b).

 

18 En 1998, la deuda se desagregaba de este modo: Instituciones multilaterales (FMI, Banco Mundial y bancos de desarrollo regional) sumaban el 45% de la deuda; las instituciones bilaterales (países individuales y el grupo de París) sumaban el 45% de la deuda; y las instituciones comerciales privadas, el 10% (Ambroggi 1999).

 

19 Toussaint (1999:1). De acuerdo con Susan George, el Sur ha pagado el equivalente de seis Planes Marshall al Norte (Bandarage 1997).

 

20 Ambroggi (1999).

 

21 Ismi (1998).

 

22 Keet (1999).

 

23 OXFAM (1999a)

 

24 Cheru (1999). El FMI ha pedido a los Países Pobres Altamente Endeudados que paguen entre el 20 y el 25% de sus ingresos de exportación en concepto de intereses de deuda. En contraste, en 1953 los Aliados cancelaron el 80% de la deuda de guerra de Alemania y sólo insistieron en que se pagase el 3 ó el 5% de los ingresos de exportación por intereses de deuda. En estos términos también se puede leer la historia reciente, cuando Europa Central salió de la órbita comunista.

 

25 Véase, por ej., Olds et al. (1999).

 

26 Véase Chuang 1998. El tráfico es un tema tan reconocido que también se ha tratado en el encuentro de los 8 en Birgmingham en mayo de 1998 (IOM 1998). Los presidentes de los ocho países más industrializados señalaron la importancia de colaborar en la lucha contra las organizaciones criminales internacionales y el tráfico de personas. El presidente de los Estados Unidos elaboró un conjunto de directivas dirigidas a su gobierno, que pretendían aumentar y fortalecer la lucha contra el tráfico de mujeres y niñas. Como consecuencia, se presentó ante el senado en 1999 la iniciativa del senador Paul Wellstone (para un análisis crítico véase Dayan 1999).

 

27 La Coalición contra el Tráfico de Mujeres tienen sedes y representantes en Australia, Bangladesh, Europa, Latinoamérica, Estados Unidos, África y Asia. El Women´s Rights advocacy Program (Programa de Defensa Legal de los Derechos de la Mujer) ha establecido un programa de medidas contra el tráfico de personas en el mundo. Hay otras referencias a otras organizaciones en este artículo.

 

28 Véase Fundación contra el Tráfico de Mujeres (STV) y Alianza Global contra el Tráfico de Mujeres (GAATW). Para otras fuentes de información más actuales: www.hrlawgroup.org/site/programas/traffic.html. También Altink 1999; Kempadoo y Doezema 1998; Shannon 1995; Lin amd Marjan 1997; Lim 1998.

 

29 También existe un creciente mercado de niños y niñas para la industria del sexo, algo que está presente desde hace tiempo en Tailandia pero que se ha extendido a los países de Europa del Este y a Latinoamérica (Carbera1999).

 

30 Existen varios informes sobre los movimientos transfronterizos que moviliza el tráfico de personas. Los corredores de bolsa de Malasia venden a sus mujeres a redes de prostitución en Australia. Mujeres del Este de Europa, Albania y Kosovo, han sido vendidas como prostitutas por grupos criminales en Londres (Hamzic y Sheehan 1999). Adolescentes de Paris han sido vendidas a clientes árabes y africanos (Shannon 1999). En los Estados Unidos la policía desmanteló una organización que importaba mujeres de China, Tailandia, Corea, Malasia y Vietnam (Booth 1999). A las mujeres se les cobraba entre 30.000 y 40.000 dólares que tenían que pagar a través de su trabajo en la industria del sexo o textil. Las mujeres que ejercían la prostitución fueron repartidas por diferentes estados de los Estados Unidos para aportar una continua variedad a los clientes.

 

31 Ver Castles y Miller 1998; Mahler 1995; Castro 1999.

 

32 Un folleto de la Coalición para Abolir la Esclavitud y el Tráfico informa que un estudio sobre los “trabajadores sexuales” asiáticos puso de manifiesto que antes de vender a las personas a la prostitución se las violaba y que un 33% habían sido engañadas para ejercer la prostitución.

 

33 Ver Bishop y Robinson 1998; Booth 1999.

 

34 Ver en general Castles and Miller (1998); Castro (1999).

 

35 Sassen (1998).

 

36 Cerca del 80% de las enfermeras que llegaron bajo las condiciones establecidas esta ley procedían de Filipinas.

 

37 Japón aprobó una nueva ley de inmigración —estrictamente hablando, una enmienda de una vieja ley— que reformuló de manera radical las condiciones para la entrada de trabajadores/as del extranjero. Permitió el ingreso de una serie de profesionales vinculados con la nueva economía de servicio dominante —especialistas, por ej., en finanzas y leyes occidentales— pero condenó a la ilegalidad la entrada de lo que se denominó «trabajo simple». Esto ha generado un rápido aumento de las entradas indocumentadas de trabajadores/as para empleos de bajos salarios. Esta prohibición contrasta con los cupos de entrada de «animadoras» que establece la ley. (Sassen 1998: capítulo 6).

 

38 Yeoh et al. (1999); Chin (1997); Heyzer (1994).

 

39 Sassen (2000: capítulo 9)

 

40 Estas mujeres son reclutadas e introducidas tanto a través de los canales legales, formales, como ilegalmente. De cualquier otro modo, tienen muy poco poder para resistirse a las mafias. Aún cuando se les paga por debajo del salario mínimo, producen significativos beneficios para los intermediarios y los empleadores involucrados. Ha habido un enorme aumento del así llamado negocio del entretenimiento en Japón.

 

41 PIB (1999)

 

42 Takahashi (1996)

 

43 Anon (1999)

 

44 David (1999)