Ir a Índice

 

Crisis del capital, crisis del trabajo

Este recurso a la crisis financiera elaborada por la misma banca es en realidad una crisis capitalista desencadenada por las contradicciones propias e inherentes a este sistema económico; esta crisis1 marcará el fin de la prosperidad de la post guerra (1945-75), los «treinta gloriosos», sucediéndole un profundo cambio de la política económica.

La «crisis financiera», oculta precisamente la suma de factores contradictorios inherentes al sistema económico capitalista, la periodicidad de la crisis de acumulación y valorización, y la consiguiente destrucción de fuerzas productivas. Factores de la «economía» dominante, del significado de lo «económico», necesidades de la economía a la que se debe someter la actividad de individuos y colectividades.

La crisis financiera es la metáfora bajo la que se pretende ocultar las contradicciones de esta economía capitalista: La necesidad de reducir los costes de producción (competencia capitalista) que empuja a un desarrollo técnico y a un aumento de la productividad general, constituirán un gigantesco aparato productivo que sin tener en cuenta las necesidades del mercado, empujará el sistema a la sobreproducción. Al mismo tiempo la necesidad de aumentar la tasa de plusvalía incrementa la reducción de los salarios y reduce la capacidad de absorber la producción existente, dándose el caso que para desarrollar el sistema productivo, proporcionalmente, debe extenderse la miseria. La necesidad de disminuir el tiempo de trabajo necesario (aumento de la plusvalía relativa) conlleva un aumento del capital invertido por unidad de mano de obra utilizada, es decir un aumento del capital necesario implicado en su reproducción (aumento del capital constante) al

__________________________________________________

1 El 15 de agosto de 1971 Nixon anunció que EE.UU no atendería las obligaciones legales contraídas en el Tratado de Bretton Woods, suspendiendo la convertibilidad del dólar en oro.
___________________________________________

mismo tiempo que se reduce la incorporación de fuerza de trabajo (disminución del capital variable) productora de plusvalía, en consecuencia cae la tasa de beneficio2 empujando al capital fuera de la realización de la producción, lo que aboca al sistema necesariamente a la crisis.

Son estas contradicciones las que determinan la discontinuidad del proceso de valorización y de acumulación del capital. La decisión de continuar el proceso de inversión por parte de los capitalistas, depende de que el incremento de plusvalor obtenido compense la masa incrementada de capital invertido. El proceso de acumulación, que cada vez absorbe más capital adelantado (fijo) fruto del progreso técnico de la producción, se ve interrumpido cuando la masa de plusvalor de un capital resulta ser igual o menor a la del período anterior a su incremento. La expansión de las fuerzas productivas no puede realizarse sino a costa de desarrollar al mismo tiempo (sus contradicciones) la sobreacumulación de capital, cuando la expansión de la producción supera su rentabilidad, el proceso de acumulación se interrumpe, una masa de valor bajo la forma de dinero huye de la esfera de la producción y deja de producir plusvalor porque no se invierte en trabajo.3

La sobreacumulación, entonces, desplaza una gran masa de capital hacia el sistema usurario, hacia el préstamo, convirtiéndolo en capital ficticio. Este capital puede convertirse en una poderosa palanca de la sobreacumulación, forzando al extremo el proceso de reproducción, la sobreespeculación prepara las condiciones para que se profundice la sobreproducción y la sobreacumulación realimentando las contradicciones que van a aparecer en la crisis.

A partir de los años 70, se pone de manifiesto un retroceso económico, el 1% de los ingresos más altos de EUA que antes de la segunda guerra mundial, recibía el 16% del ingreso total, disminuye hasta llegar a detentar un 8% de la riqueza total de los Estados Unidos.4 A este retroceso le acompaña una caída ostensible de los principales indicadores económicos,5 la tasa negativa de crecimiento del consumo6 frena la expansión productiva convirtiendo la sobreproducción de finales de los sesenta, la reconstrucción de Alemania y de Japón, y el rápido crecimiento de

_______________________________________________________

 

2 Relación entre las ganancias producidas y el capital total invertido.

3 H. Grossman («teoría del derrumbe»); E. Mandel, «La teoría de las crisis y las depresiones económicas«, 1984; P. Mattick (Revista Etcétera, nº 2, junio 1984).

4 Th. Picketty y E. Saez, 2003. G. Duménil y D. Lévy, 2004.

5 La actual recesión en Estados Unidos se desata en unos momentos en que la tasa de ganancia no se había debilitado sustancialmente, después de la fuerte recuperación iniciada en el 2002.

6 El 5,1 % en el período 1961-73, descendió al 3,1 % en 1974-79, al 2,7 % en 1980-89 y al 2,3 % en 1990-99.
________________________________________________

 

economías en vías de desarrollo (Taiwán, Corea del Sur) añadió una enorme capacidad productiva e incrementó la competencia global, en un fenómeno crónico y persistente, la caída de la tasa de beneficios provoca una retracción continua de la tasa de inversión y del crecimiento del empleo.

En este período se diseñará el programa de reestructuración neoliberal (Tatcher's, Carter-Reagan) que se ha aplicado hasta el día de hoy. Este programa abandonaba las políticas económicas de inspiración keynesiana de la «Era Progresista» y abrazaba las recomendadas por la Escuela de Chicago de Milton Freidman, centradas en un conjuntp de medidas económicas y políticas, fiscales y financieras (TLC's, Consenso de Washington I, II, III), de carácter ultra liberal.

Este programa consistirá fundamentalmente en la eliminación de las restricciones a los flujos y movimientos de capitales (eliminación de los acuerdos de Breton Woods, suspensión de la ley Glass-Steagall). Privatización de las empresas públicas y endurecimiento de las condiciones laborales: aumento de la productividad, estancamiento o reducción de salarios, flexibilización laboral, disminución de las prestaciones al desempleo y la jubilación, etc. La reducción de impuestos y la política fiscal que redistribuirá el ingreso de las clases pobres y medias hacia los ricos, la fanfarrona teoría del «derrame hacia abajo» gracias a la cual los ricos aumentarían la inversión y el crecimiento económico. Ahorrando costes de producción por medio de las deslocalizaciones, que agravaran el problema de sobreproducción ya que incrementan capacidad productiva que no puede ser absorbida, al reducir al mismo tiempo la capacidad de consumo de los trabajadores.7 El empuje al endeudamiento y a la financiarización, estimulado por la política monetaria, que puede crear beneficios pero no nuevo valor, serán finalmente, la expresión del estancamiento del capital productivo y de las dificultades de la producción de plusvalor.

Los beneficios extraídos por las finanzas reafirman el proceso de desvalorización del capital, apropiándose de una renta de monopolio, un impuesto sobre el resto de la sociedad, que facilitando una extracción del «excedente social» (reparto del capital excedente, trabajo futuro), permite un desplazamiento de los ingresos hacia arriba, concentrando aún más la riqueza: Tan sólo el 1,5 % de los hogares (EUA) dependen de ingresos capitalistas de manera significativa, considerando el 10 %, las capas superiores de los asalariados con ingresos más altos (directivos),8 el resto de los hogares de Estados Unidos, el 89,5 %, han perdido, desde 1970, 13 puntos

________________________________________________________

7 Las tasas de beneficios de las corporaciones estadounidenses dejaron de crecer hacia 1997, se pasó de 7,15 en 1960-69 a 5,30 en 1980-90, a 2,29 en 1990-.      -99 y a 1,32 en el 2000-2002.

8 En 1971, el sueldo del alto directivo mejor retribuido equivalía a 47 veces el salario medio; en 1999 era 2.381 veces superior
________________________________________________

 

ingreso total del país a favor de los capitalistas y del grupo de sueldo muy alto, gracias a la ofensiva neoliberal.

Durante el período 1980/90, los capitalistas continuaron aumentando sus ganancias a través de la intensificación de la expldel iotación de los trabajadores, pero la inversión de capital cayó a niveles históricos. Los salarios reales por hora trabajada para el 80 % de la población retrocedieron al nivel de 1979 (EUA), potenciando el aumento de excedentes, y sentando las bases para la siguiente crisis de acumulación.

La pérdida de dinamismo del sistema productivo, el estancamiento del mercado interior y la fuga de capital productivo, es seguido por la expansión de la Deuda: la inmediata subida de los tipos de interés sobre el endeudamiento del tercer mundo (la llamada crisis de la Deuda), por medio de la intervención de los organismos internacionales derivados de la hegemonía monetaria, que multiplicará la deuda, el monto de intereses, y el flujo de capital de esos países hacia el centro capitalista. Este crecimiento inicial de los ingresos obtenidos del exterior, esta renta extractiva, no proviene de una mayor inversión sino de unos mayores rendimientos financieros, producto del dominio económico y político.

A la expansión de la Deuda se le añadirá el crecimiento derivado del aumento de los gastos militares. Sin embargo, la descomunal expansión de las actividades parasitarias del sistema financiero (derivados) representa el desplazamiento del capital de la esfera productiva a la formación de capital ficticio, que generará, en suma, nuevos y crecientes desequilibrios y una acumulación incesante de deudas públicas y privadas, internas y externas.9

La rentabilidad de la economía no financiera ha ido cayendo paralelamente a la disminución de la productividad de los ecosistemas naturales, sometidos a sobre explotación. La revolución científico-técnica, el incesante incremento e incorporación de nuevas técnicas y maquinaria en el proceso de trabajo, no ha hecho más que reducir el tiempo socialmente necesario para la producción de mercancías. Esta reducción es cada vez más insignificante para producir valor y plusvalía, al límite natural al incesante aumento de la productividad cabría añadirle la consecuencia lógica del aumento de ésta, es decir, al aumento de mercancías producidas por unidad de tiempo, le corresponde proporcionalmente una disminución del valor que incorpora cada una de estas mercancías. Empujando todo el sistema al ciclo especulativo, a la centralización y la crisis.

______________________________________________________________

9 La deuda total de los estadounidenses (pública más privada) rondaba, en el 2008, los 50 billones de dólares (aproximadamente equivalente al Producto Bruto Mundial, un 350 % del PIB de EUA).
_____________________________________________________

La reducción de la necesidad del trabajo para la producción, es simultáneamente un proceso de desvalorización, cuya manifestación externa es la crisis. Se producen grandes cantidades de mercancías con escaso valor añadido que no pueden ser adquiridas por el excedente laboral mundial. Los salarios estancados,10 el desempleo provocado por el aumento de la productividad, la temporalidad del empleo y la caída del ahorro personal empujan el consumo al crédito, el 90 % de la población tratará de sostener el ritmo endeudándose.11 No obstante, el resultado de la ofensiva neoliberal ha sido un éxito, de manera que la apropiación de riqueza ha vuelto a los niveles vigentes antes de la segunda guerra mundial.

Desde los años 90, el proceso se ha coronado con una sucesión de burbujas especulativas que ha definido la nueva lógica del sistema del crédito-deuda: las ganancias del capital financiero proveen nuevos créditos que servirán para aumentar los precios de los activos y, así sucesivamente… Gracias a la política monetaria se ha concedido el dicho del «dinero llama dinero»,12 los pagos por privilegios han permitido la creación de una especie de universo virtual apoyado en el boom de las técnicas de la información y una ordenación del acceso a la riqueza de las clases ricas («nueva economía»). La burbuja monetaria del crédito barato también ha permitido el aumento exponencial de los precios de las materias primeras, la energía y los productos agrícolas, con contratos sobre títulos en papel en el «Mercado de Futuros» (Commodity Futures),13 los bancos de inversión han obtenido enormes dividendos proporcionales al aumento de la pobreza (1.200 millones de personas viven en condiciones de absoluta pobreza), el hambre y la muerte.                                        .
La recuperación capitalista se ha convertido en una deriva de la actividad en busca de la riqueza, de rendimientos del 30 o el    40%.14 La política monetaria ha facilitado la explosión del préstamo hipotecario, que ha contribuido al aumento del precio de la

 

 

______________________________________________________________

 

10 La tendencia ha continuado; hoy el ingreso real medio de los norteamericanos es inferior a la del año 2000.

11 La deuda de los hogares como porcentaje del ingreso disponible se disparó: si en los años 60 llegaba a un 60 % de sus ingresos anuales totales, ahora supera el 100 %.

12 Tipos de interés real cercanos al 0 % durante más de tres años.

13 Especulación que se ha contraído paralelamente a la disponibilidad del crédito.

14 Entre 1997 y el 2002 los beneficios derivados de la manufacturación internacional cayeron un 65 %.

15 Entre el 2000 y el 2006, el valor total de venta de la vivienda en los EUA se dobló, pasando de 11 billones de dólares a 22 billones, mientras en los anteriores 200 años este incremento no pasó del 2 al 3 %. El consumo privado más la inversión en vivienda, representó el 90-100 % del crecimiento del PIB entre el 2000-2005. Sólo el sector de la vivienda es responsable del crecimiento del 40 % PIB (EUA). Se calculan alrededor de 6 millones de hipotecas subprime.
___________________________________________________

 

 

vivienda, favoreciendo el incremento del consumo y el empuje de la expansión.15 A mediados del 2008, los derivados y los negocios especulativos habían alcanzado ha representar unos mil billones de dólares, equivalentes aproximadamente a unas 18 veces la riqueza real mundial.

Con un volumen de transacciones financieras del orden de dos mil trillones de dólares, y un PIB mundial, tan sólo de unos 44 trillones de dólares, la crisis, tarde o temprano debía producirse. Cuando ésta enorme cantidad de capital ficticio que se ha valorizado muy por encima de su valor real, junto al monto monumental de deudas privadas que le acompaña, no ha podido verificar su valor real en el mercado, ha estallado la crisis económica.16

Desde el fin del llamado Estado del Bienestar el Estado promociona abiertamente el sistema financiero a través de los fondos de pensiones, avalando el crédito privado, desgravando propiedad y finanzas, etc., (el capital siempre controla el Estado). Como en otras crisis, el Estado y las autoridades monetarias (BC's, FED), intervienen para apuntalar el crédito financiero, acudiendo al rescate, concediendo nuevos y suficientes créditos a los bancos para mantener la deuda a flote, para aguantar la burbuja de los precios y de los activos, evitando así que ese ajuste entre el capital ficticio y el capital real se verifique, bloqueando la salida a la crisis,17 que pasaría por dejar caer a los bancos y los activos implicados. Al verdadero problema de liquidar a la gallina de los huevos de oro del mercado de derivados, la solución aplicada de saldar la deuda con más deuda, cómo última salvación de la economía capitalista mundial, que es a la vez su causa, ya se ha utilizado anteriormente con efectos multiplicadores para la siguiente crisis.18

___________________________________________

16 Los índices más correctos apuntan a que solamente 1 % del dinero es en especie. Otro 11 % son depósitos bancarios perfectamente cuantificados, el 88 % restante es de naturaleza virtual.

17 Los Bancos Centrales y los gobiernos de todo el mundo ya han gastado más de 7 billones de dólares en acciones de rescate (enero 2009).

18 La continua emisión de deuda pública ha crecido alrededor de 10 billones de dólares, alrededor del 90 % del PIB.

19 El déficit crónico y ascendente del comercio exterior norteamericano, 2 mil millones de dólares en 1971, 28 mil millones en 1981, 77 mil millones en 1991, 430 mil millones en 2001, 815 mil millones en 2007, ilustra con claridad el desplazamiento del capital productivo.

La huida del «patrón oro» de los años 70 ha situado el dólar como reserva de la riqueza mundial, lo que ha permitido a EUA controlar la economía mundial y crear crédito y deuda externa sin restricciones. Mientras la política monetaria estadounidense contribuye a subsidiar al sector bancario,19 la política monetaria de los Bancos Centrales de los demás países evita el alza de sus monedas y con ello la pérdida de mercados, gastando sus reservas en la adquisición de bonos del tesoro norteamericano para apoyar la tasa de cambio del dólar, financiando así la burbuja económica de los EUA... La continuada absorción de títulos y activos por parte de estos Bancos no dejará otra alternativa que la formación de una nueva burbuja (la de la deuda pública norteamericana), y la emisión de moneda sin respaldo.20

Históricamente, las soluciones capitalistas a la crisis pasan por un proceso de desvalorización de capital generalizado. La destrucción de capitales a través de la guerra imperialista (1ª y 2ª Guerra Mundial), la destrucción de capital productivo por medio de la deflación, la destrucción de las fuerzas productivas (despidos), la sobreexplotación del trabajo, etc.,21 para corregir la tasa media de crecimiento económico.

Tres décadas de políticas neoliberales han transformado la función del Estado, adelgazado en lo económico por medio de las continuadas privatizaciones que refuerzan los lazos de la clase de los propietarios y del poder público y reforzado en los aspectos de seguridad, control y represión de cualquier manifestación contraria a su lógica, que criminaliza la miseria y su contestación.

Ésta destrucción, de capital y trabajo, de la que todavía desconocemos su dimensión y alcance, no se realizará sin resistencias. Sin ánimo de predicción, cabe recordar que los miles de millones de ayuda que está suministrando el Estado habrá que pagarlos, estos pagos grabarán a la clase media y reducirán aún más el asistencialismo, provocando movimientos y reacciones en la escala social. Seguramente veremos intervenir más a menudo a los «agentes sociales», también es probable un repunte del sindicalismo y, según las circunstancias, un cierto cacareo del exiguo PC. Anotar también, el elevado grado de desagregación tanto social como política de la clase trabajadora, que deberá confrontarse al reajuste del desempleo, reducción aún mayor de los salarios, aumento de la intensidad y del tiempo de trabajo, temporalidad, despido, etc., que bien puede desembocar en un enfrentamiento interclasista todavía desconocido o en un enfrentamiento en el interior de la propia clase…

C. S. Enero 09.

________________________

20 El endeudamiento del barclays es igual a todo el PIB de Gran Bretaña, El del Deutche equivale al 80 % de todo el PBI de Alemania, gracias a un apalancamiento de 1 a 50, que puede llegar desde el 1 al 64 del patrimonio líquido...

21 Ya se han producido, en las últimas semanas, caídas en el precio de las materias primas, devaluación del 25% de la libra esterlina, caída de la producción industrial y aumento generalizado del desempleo (enero 2009)

 

 

 

 

 

 

 

Ir a Índice