Ir a Índice

 

La India

Colonia de Inglaterra desde el siglo XVIII y durante todo el siglo XIX, la India adquirió su independencia después de duras luchas en el año 1947. Actualmente es una república presidencialista de carácter federal y la división administrativa la constituyen 28 estados. Un país con más de mil cien millones de habitantes[1] más de cien lenguas, distintas religiones, estructurado en castas, con una población eminentemente campesina, un proletariado industrial sobreexplotado y unas capas medias desarrolladas en el sector informático, todo lo cual da lugar a un desarrollo capitalista caótico.

En efecto, el actual desarrollo del capital en la India se da en una fase en la que prima a nivel mundial el capital especulativo. El retraso de una reforma agraria,[2]  necesaria para el desarrollo capitalista nacional, que sumerge a la mayoría de la población (campesina) en la miseria[3] y la convierte en mano de obra abundante y barata para el sector industrial, y el subdesarrollo de las infraestructuras (carreteras, puertos, transporte, sanidad, educación,...) no son precisamente reclamos para la atracción de capitales nacionales o extranjeros, que encuentran en las tecnologías que apenas necesitan de aquellas infraestructuras –el sector informático– su máxima rentabilidad. Esto da como resultado este crecimiento caótico que yuxtapone el

empobrecimiento y la proletarización de las capas rurales a la modernización de una clase media próspera trabajando en el sector de la informática.

A nivel mundial, esta penetración del capital especulativo entraña a corto plazo el aumento de los precios de los alimentos más básicos (arroz, trigo, maiz...)[4] para la mayoría de la población mundial, una vez que la introducción capitalista en estos países colonizados ha anulado (monocultivo impuesto, extracción de materias primas...) sus originarias formas de subsistencia, obligando a estas poblaciones a migrar a los suburbios de las ciudades para ser explotados como en los inicios del capitalismo o a morir en el intento.

Esta fase de explotación capitalista no se da sin resistencia por parte de estas poblaciones, así hemos visto durante estos años 2007 y 2008 el inicio de revueltas contra el alza de precios de los carburantes y de los alimentos básicos, es decir: contra la carestía de la vida en Haití, donde se cobró una cabeza política, la del primer ministro, en México, en Argentina, en Marruecos, Mauritania, Senegal, Guinea, Burkina Faso, Costa de Marfil, Nigeria, Camerún, Kenia, Mozambique, Somalia, Yemen, Egipto, en Bangladesh, Birmania, Vietnam, Corea del Sur, Mongolia, Filipinas, Indonesia...; manifestaciones, huelgas, pillajes, huelgas generales, revueltas de gran violencia contra “la vida cara” que se saldan con numerosas detenciones, miles de heridos, centenares de muertos.

El capitalismo sabe del incremento de esta explosión y el mismo BM ha señalado a cuarenta países en riesgo de desestabilización debida al alza de precios, que en su estimación conllevará 100 millones de nuevos pobres, y lanza un plan de choque de 770 millones de euros. El capitalismo sabe de esta guerra y pone en marcha todos los mecanismos (militares, represivos, ideológicos, –¡vuelven las religiones!– legislativos, –¡las 65 horas!– reformas del código penal, etc.) para ganarla.

Presentamos a continuación, extraído de la revista Échanges (nº122, otoño 2007), un dossier sobre la India, en concreto sobre las tentativas de inserción de la India en el capitalismo mundial.

Ir a Índice

 

 



[1]   Las proyecciones poblacionales de la ONU estiman que, en el año 2025, la población de India ascienda a 1.395 millones –hoy en día son más de 1.100 millones–. El factor determinante del crecimiento del PIB en las próximas décadas será el aumento progresivo de la población en edad laboral. Se prevé que en 2015 la población entre 15-64 años aumente casi en un 20 %. Asimismo, se estima que esta tendencia continuará y que la población en edad de trabajar en 2025 habrá aumentado más del 36 % con respecto alnivel de 2005. Para el año 2045, la población de la Índia rebasará a la china. En comparación con las naciones europeas, Estados Unidos, Canadá y China, se estima quehacia 2030, India tendrá la población con la edad media más baja, 32 años.

 

[2]   La transformación agraria no da el paso a un desarrollo industrial de la agricultura propio del capitalismo, quedándose al nivel de una agricultura de subsistencia. El 75 % de la población india obtiene su sustento vital de la agricultura, siendo mujeres la mayoría.

 

[3]   El periódico indio Hindustan Times, en octubre 2007 reveló que según un estudio realizado por una institución gubernamental, el 77 % de la población, o sea, 836 millones de indios, viven con menos de 20 rupias por día (es decir, menos de 0,5 dólares). Esta cifra es muy diferente de la aportada por el Banco Mundial. La situación de los campesinos indios se ha degradado muchísimo. Entre 1996 y 2003, más de 100.000 campesinos indios se suicidaron, la mayor parte por problemas de sobreendeudamiento.

[4]  El actual aumento del precio de los cereales que según los mismos organismos capitalistas (BM, OCDE) no parará durante los próximos diez años, sería el producto de la suma de distintos factores:

- la especulación: esta tendencia al alza de estos productos, ofrece una oportunidad a un capital flotante que encuentra en este sector el aumento de las tasas de beneficio

- el cambio climático, la sequía, que hace prever la disminución de las cosechas (en el caso de la India prevén un 40 %), -la supresión de las exportaciones de los principales países productores de cereal en vistas a mantener la paz social. Esto reduce la oferta mundial y aumenta la demanda, -los agrocarburantes (calculan un 30 % respecto al etanol, para el 2010) -los vericuetos del petróleo.