Ir a Índice

 

In memoriam

Amigos y amigas próximos en nuestro quehacer en ETCETERA nos van dejando: la muerte llega. Con ellos hemos compartido tareas, ideas, luchas… Aquí los recordamos.

Cajo Brendel murió el 25 de junio del 2007, a los 91 años. Nuestra relación con Cajo viene de lejos, de por los años 70, 80. Enseguida nos reconocimos; nuestro ámbito teórico procedía del comunismo de los consejos, y en Cajo encontramos al amigo de Anton Pannekoec, el teórico de los consejos obreros. Brendel militó en la corriente comunista de los consejos, Spartacusbond, hasta 1964, y a partir de entonces animó la revista Daad en Gedachte (Acto y Pensamiento). En 1975, empieza junto a Henri Simon (Francia), Joe Jacobs (Inglaterra) y otros compañeros alemanes y belgas un boletín de correspondencia internacional Echanges et Mouvement, con el que enseguida nos relacionamos. A partir de aquí son frecuentes encuentros con Cajo en Holanda, París y Barcelona; encuentros que quedan reflejados en Etcétera. A Cajo y a Henri Simon debemos un libro importante, "Del antifranquismo al postfranquismo", un buen análisis de la llamada transición española.

Andrés Aubry murió el 20 de septiembre del 2007, a los 80 años. Regresando de Tuxtla a su casa en San Cristóbal de las Casas, su coche se empotró con un camión. Justamente al día siguiente pensaba partir hacia Vícam, para el Encuentro de los Pueblos Indios de América. La relación de Aubry con Etcétera es tardía pero intensa a partir del encuentro con uno de nosotros en San Cristóbal. Conocerse y reconocerse en una misma intención, en un mismo trabajo. Andrés Aubry, nacido en Francia, llega a Chiapas en 1973. Geógrafo, antropólogo, historiador de linea braudeliana, participa en el Congreso Nacional Indígena de 1974. Con Angélica Inda, su compañera, editan 34 números del Boletín del Archivo diocesano, archivo y trabajo imprescindible para conocer la historia india en Chiapas. Inmediatamente al lado del alzamiento zapatista de 1994, está en los diálogos de San Andrés, de 1995, entre el gobierno mexicano y el EZLN, ayudando las traducciones a las distintas lenguas autóctonas. Mediador en todos los encuentros de afirmación india, ha escrito multitud de trabajos periodísticos e importantes libros, el último "Chiapas a contrapelo" del que dábamos cuenta en Etcétera, 41. También en Etcétera, en el último número publicábamos quizás el que sea su último escrito, "Chiapas, la nueva cara de la guerra", implacable crítica del nuevo asalto del Estado mexicano a los territorios autónomos zapatistas y al EZLN.


María Fuentetaja nos dejó el 11 de noviembre del 2007, tenía 60 años y optó por irse de este mundo. La relación de María con Etcétera fue esporádica pero de un mutuo reconocimiento, y de amistad con algunos de nuestro colectivo. Librera toda su vida, editora de La Piqueta, a ella debemos las ediciones en castellano de Bakunin, Max Netlau, del mítico y siempre agotado (¿para cuando la reedición?) "Nacionalismo y Cultura" de Rocker, de Foucault, en cuyo entorno teórico se inscribía la colección Genealogía del Poder.

Antoni Jutglar murió el 28 de noviembre del 2007, a los 73 años. La relación con Etcétera es lejana, durante aquellos años 70, 80, cuando eran posibles otras andaduras, otros discursos, otra "transición" que no fue. Con nosotros participó en un encuentro sobre "Crítica de la política" que organizamos en el mes de marzo de 1978. Amigo de algunos de nuestro colectivo, su obra nos ha influenciado a todos. Su pasión por el conocimiento de la historia la difundió a través de su docencia universitaria y en centros más ad hoc, como los Escolapis de Sant Antoni, o el Ateneu Barcelonés, o en reuniones y grupos más pequeños. Contra la historia académica ad usum profundizó en el republicanismo y el federalismo, hizo su tesis doctoral sobre Pi i Margall y escribió imprescindibles libros como "L'era industrial a Espanya", o "Ideologías y clases sociales en la España contemporánea". Desmitificador de la ideología nacionalista, la más lejana, la de la burguesía catalana durante el siglo XIX y principios del XX, y la más cercana, la de la ideología integracionista pujolista.

Paco Gómez acaba de dejarnos el 23 de enero de este año 2008. Ingresado en una clínica para una revisión, muere de un paro cardíaco, a los 90 años. La amistad de varios compañeros de Etcétera con Paco empieza al final de los años 70, primeros de los 80, y desde entonces la relación con Etcétera es continua y estrecha: en la correspondencia, en la extensión de la revista a compañeros suyos, en sugerencias de cuestiones a abordar y de publicaciones, y en los encuentros en Barcelona. Nacido en Madrid, vivía en París desde 1939. Militante del POUM, es detenido en Barcelona, en Junio de 1937, al asistir como delegado de las juventudes poumistas de Madrid al congreso del POUM posterior a las jornadas de Mayo. Encausado en el proceso stalinista contra el POUM, ingresa en la cárcel Modelo de Valencia.. A su salida en 1938, vuelve a Barcelona, va a La Seu d'Urgell en una columna hasta que pasa la frontera; recluido en el campo de Argelés llega finalmente a París. Allí continúa su militancia en el trostkismo (en la misma célula que Castoriadis que ya escribe para SB). En Union Ouvrière Internationale (fruto de la escisión en 1948 del Partido Comunista Internacionalista), milita junto a Edgar Petsch, Sania Gontarbert, Lambert Dornier, Sophie Moen, Benjamin Péret, Agustín Rodríguez, Jaime Fernández, Munis. Cada vez en posiciones más libertarias está en ICO. Fuera ya de toda militancia no dejará su compromiso social, su solidaridad, su análisis crítico y su sabia amistad.

 

 

Ir a Índice