Ir a Índice

 

Acerca de Oaxaca y la APPO

Voy a intentar contestar a tus preguntas. Me parece interesante hacer un breve resumen del funcionamiento interno de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). No voy a extenderme en detalles, intentaré un justo equilibrio.

Después del envío de las fuerzas de policía durante la mañana del 14 de junio contra los enseñantes, que llevaban manifestándose desde mayo, la población de Oaxaca se solidarizó con los maestros de escuela. Fue en gran parte gracias a la ayuda de los habitantes del centro que los enseñantes pudieron sobreponerse del ataque por sorpresa de la policía y retomar la ofensiva, infligiendo a las fuerzas de policía del Estado de Oaxaca una derrota de la que todavía no se han repuesto. Después de este enfrentamiento tuvieron lugar dos manifestaciones que agruparon varios centenares de miles de habitantes. Poco a poco la gente empezó a organizarse.

El día 23 de junio los delegados de las colonias (las colonias son barrios surgidos a partir de la cesión de terrenos por los mismos habitantes), de las asociaciones civiles (de desarrollo, de comunicación, de cultura, de educación, de sanidad, de los derechos humanos, de protección de la naturaleza - hay más de 500 censados en todo el Estado de Oaxaca-), de las asociaciones indias (UNOSJO, Servicio Mixo, CIPO Ricardo Flores Magon, Consejo de los ancianos de Yalalag, Servicio Comunitario Ñuu Savi; Union de las comunidades y pueblos indígenas Chontales, Unión de las mujeres Yalatecas.), los representantes de las comunas del Estado (aprovechando esta ocasión, más de cien comunas se liberaron de la tutela del Partido Revolucionario Institucional - PRI), artistas, representantes del sector académico (Universidad Autónoma de Oaxaca - UABJO), grupos políticos de izquierda y de extrema izquierda, estudiantes, gente sin ninguna etiqueta, , libertarios, sindicatos (el de sanidad, por ejemplo) y, evidentemente la sección 22 del sindicato de educación (la sección 22 es la sección sindical que corresponde al Estado de Oaxaca) se reunieron en asamblea para designar a los miembros de una comisión provisional de negociación. Esta comisión, como indica su nombre, recibió el mandato de iniciar negociaciones con el gobierno federal ( el estado de Oaxaca no existe para la Asamblea). Esta comisión debía dar cuenta de manera permanente a la Asamblea Popular de las negociaciones y, a la vez, ésta le daría instrucciones. Teóricamente, las decisiones las tomaba la APPO, mediante mayoría de los presentes cuando no puedía lograrse el consenso, hasta hoy la mayoría ha estado muy cerca del consenso. Digo «teóricamente» y «hasta hoy», ya que está surgiendo una tendencia entre los sindicatos cercanos a los partidos, que busca

pasar por encima de las decisiones de la Asamblea. La base no se deja manipular pero estas maniobras son molestas y a la larga anuncian una división entre dos corrientes (los moderados y los radicales) y estas tensiones internas debilitan la Asamblea. Los próximos 10, 11 y 12 de noviembre tendrá lugar el Congreso constituyente de la Asamblea popular de los pueblos de Oaxaca. Es una asamblea abierta, pueden participar en ella todos los habitantes, sin embargo hay que admitir que existe una especie de vigilancia interna a través de toda una cadena o red de reconocimiento mútuo, que permite saber siempre quién es el «recién llegado».

Hay que ser conscientes que la ciudad no se ha desmoronado debido a la ausencia y falta de funcionamiento de las instituciones gubernamentales. La vida continúa como antes, incluso de manera más apasionante y agradable, es una ciudad turística y es cierto que los turistas han desaparecido, lo que ha acarreado una merma en los beneficios de la industria turística y de sus proveedores, pero los mercados están bien provistos, las tiendas abiertas, los transportes públicos funcionan, los restaurantes y los cafés tienen sus puertas abiertas, se gasta dinero, sólo que la ciudad está en alerta, las barricadas instaladas en las entradas de Oaxaca obligan a grandes desvíos y algunas veces, en estado de alerta máxima, se prohibe la entrada a la ciudad o se convierte en muy difícil. Hay barricadas en las colonias y en lugares estratégicos que por lo general están abiertas durante el día, excepto las que se hallan en sitios protegidos como pueden ser la radio comunitaria, el zócalo, la sede de la Asamblea o los edificios públicos desocupados y prohibidos como la sede del gobierno, el tribunal, etc. Estas barricadas las levantaron de manera espontánea los habitantes de las colonias para protegerse de las operaciones de comando de los escuadrones de la muerte (policías municipales de paisano que disparan contra la gente, de noche, desde furgonetas). Estas operaciones de asesinato ordenadas por el gobernador caído que contaban con comandos y francotiradores continúan hiriendo y matando a la gente cerca de las barricadas o en calles desiertas. La asamblea creó toda una serie de comisiones para garantizar el mínimo funcionamiento de la ciudad; te relaciono algunas de memoria: comisión de sanidad, de higiene, de finanzas, de prensa, de cocina y abastecimiento (para los campamentos y para los que vienen de fuera), comisiones de brigadas móviles y de seguridad.

La comisión de seguridad se constituyó siguiendo el modelo de la policía comunitaria tal como existe en Guerrero y Chiapas con los zapatistas, la asamblea les designó o, mejor dicho, los aceptó (la mayoría son voluntarios). Los delincuentes son llevados a la APPO que, en general, después de explicarles la situación les condena a un trabajo de interés colectivo como puede ser barrer las calles. En la actualidad la situación se ha endurecido y habitualmente los comerciantes golpean a los ladrones al ser descubiertos. Si se trata de un asesino, de un paramilitar o de un francotirador, la asamblea lo remite a la justicia federal, la PGR (Procaduría General de la República) a través del sindicato de enseñantes.


Las reivindicaciones de los enseñantes y la destitución por parte del estado Federal de Ulises Ruiz, continúan estando en el primer plano de las negociaciones. Los enseñantes han logrado la mayoría de sus reivindicaciones, queda pendiente la destitución del gobernador o bien el reconocimiento de la desaparición de los poderes del Estado en Oaxaca que continúa siendo la principal reivindicación de la Asamblea Popular. Aquí es donde aparece la fractura entre los dirigentes sindicales que han conseguido lo que reivindicaban y la Asamblea que incluye también a las bases y que no acepta más a Ulises Ruiz. Es lo que está en juego en la actualidad. Los dirigentes sindicales están apoyados por la oposición llamada de izquierda y representada por el primer partido del estado, el PRD, y con él una gran parte de la sociedad civil. La APPO se halla frente a una unión sagrada del conjunto de las fuerzas capitalistas. Detrás de estos objetivos de primer plano han surgido otros objetivos más generales y más prácticos a través de una reflexión sobre un nuevo pacto social a la que ha sido invitada la sociedad de Oaxaca (por medio de la Asamblea). Este trabajo de reflexión y de propuestas empezó el 10 de Octubre y se prolongará mediante mesas de discusión y de diálogo, asambleas generales y de vuelta a las mesas de discusión hasta el congreso constituyente de la APPO. Alrededor de 1.500 personas de todas procedencias (incluidos los delegados de las comunidades indias) participan en este trabajo de reflexión sobre un nuevo contrato social. Las mesas son las siguientes: 1. Nueva democracia y gobernabilidad en Oaxaca: 2.Economia social y solidaria; 3.Hacia una nueva educación en Oaxaca; 4. Armonía, justicia y equidad social; 5. Patrimonio histórico, cultural y natural de Oaxaca; 6. Medios de comunicación al servicio de los pueblos.

La solidaridad hacia este movimiento de insurrección se expresa en distintos planos. De entrada se da una solidaridad cercana y cotidiana, familias de los barrios que a las 2 o las 3 de la madrugada llevan café caliente a los que se hallan detrás de las barricadas, que llevan provisiones a los campamentos, comunas (a menudo muy pobres) que entregan dinero a la Asamblea. La marcha sobre Mëxico ofreció la ocasión de desarrollar esta solidaridad con toda la generosidad de que se puede ser capaz. El campamento que, en la actualidad, se halla en la capital recibe ayuda, alimenticia u otra, de parte de la población. A continuación podemos encontrar una solidaridad más militante por parte de algunas organizaciones sindicales, políticas y sociales tal como se expresó durante el forum nacional e internacional que tuvo lugar en Oaxaca el 14 de Octubre en el que se presentaron diferentes propuestas de apoyo: mobilización nacional e internacional un determinado día (pendiente de confirmar), bloquear el tráfico en distintos puntos de la capital de México, creación de una alianza nacional unitaria, manifestación ante la televisión para exigir un derecho de respuesta, campamentos en todos los Estados de la República para exigir la liberación de los prisioneros políticos y de conciencia. De hecho la solidaridad se ha manifestado mediante la acción de pequeños comités (estudiantes, libertarios, radios libres, asociaciones civiles, grupos de extrema izquierda, la otra campaña zapatista) que se crearon con este objetivo y que ofrecen un apoyo logístico (durante la marcha y una vez en la capital) y de comunicación, informar de lo que sucede en Oaxaca (frente a la desinformación y la calumnia). Hay que remarcar que en Mé xico los principales sindicatos obreros y campesinos están en manos del poder a través la bisagra del Partido Revolucionario Institucional, que lleva controlando el movimiento obrero y más tarde el campesino, desde 1920. Sólo, y de manera excepcional algunas secciones sindicales han podido emanciparse de la tutela del Estado, como sucedió con la sección 22 del sindicato de la educación nacional, el sindicato continúa estando, en su conjunto, en manos de dirigentes «charros», o lo que es lo mismo, empresarios que se hallan dentro del círculo del poder. En el ámbito de una solidaridad efectiva encontramos al mundo indígena y campesino (el 70% de la población de Oaxaca es campesina) aportando su determinación de poner fin a la dominación de los caciques que, con la ayuda de todo el aparato del Estado, buscan quedarse con los bienes colectivos para su único provecho.

Creo que no he contestado a todas las preguntas que os hacéis y que mi respuesta está lejos de la precisión y claridad que se necesitan para lograr una buena comprensión de la realidad. Quiero añadir que, bajo mi punto de vista, el movimiento insurreccional de Oaxaca es esencialmente empírico y pragmático. Las ideologías van por detrás y no intentan ni siquiera controlarlo. Corre el riesgo de verse arrinconado por la sociedad civil, esta parte de poco concreta, aunque importante, de la sociedad ligada a los derechos humanos contra los derechos de los pueblos y de las comunidades (del campo o de los barrios). Se trata de un movimiento desarmado frente a la infantería de marina mejicana apoyada por batallones del ejército de tierra y las fuerzas de la policía preventiva federal. En estas condiciones, su margen de maniobra es muy reducido. El Estado espera marginarlo de la sociedad para poder intervenir en nombre del restablecimiento del Estado de Derecho. Como consecuencia de esta intervención, los líderes de las comunidades aisladas, que todavía no estén en prisión bajo los más perentorios pretextos, serán asesinados en manos de las fuerzas de choque paramilitares. Creo, por otro lado, que la sociedad mejicana no está dispuesta (es lo que me parece) a volver a las antiguas usanzas de la violencia estatal, que caracterizaron la época, actualmente en desuso, del partido único. En estas circunstancias es la Asamblea Popular la que debe superar las tentativas de división, de traición y de aislamiento provocadas por el Estado y sus secuaces. El próximo Congreso, el 10 de noviembre, convocado para la creación de la Asamblea Constituyente, será el momento clave para el futuro de este movimiento insurreccional.

Oaxaca, 18 de Octubre 2006, G. L.


El viernes 10 de noviembre se inauguró el Congreso Constituyente de la Asamblea. Su tarea consistía en definir las perspectivas, los principios, el programa y el plan de acción a corto y largo plazo de la Asamblea partiendo de los tres temas en discusión para, a continuación, nombrar a los miembros que formarían el Consejo de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca. Este «Consejo Estatal de los Pueblos de Oaxaca» será la dirección colectiva permanente de la Asamblea, será el órgano de coordinación y de representación de la APPO. Tres días después, el lunes 13, a las 4 de la madrugada, después de largas y ásperas discusiones, interrumpidas constantemente por intervenciones de apoyo provenientes de todos lados, la obstinada búsqueda de un consenso, a pesar de algunas tentativas de manipulación, logró que el Congreso alcanzara finalmente sus objetivos.

El Congreso se desarrolló en un pabellón deportivo, excesivamente caluroso durante la tarde y demasiado frío por la noche, que se halla a las afueras de la ciudad. Los delegados de las siete regiones del Estado de Oaxaca y los distintos sectores de la sociedad que componen la Asamblea constituían el núcleo del Congreso, ochocientos al principio, más de mil al final, tenían un cartón naranja que les reconocía como los únicos con derecho a voto, después podíamos ver a los invitados provistos de un cartón amarillo (los invitados tenían derecho a la palabra pero no a voto) y después a la prensa con otro cartón que surgió al principio de los debates. Estaba prohibido salir antes de que terminaran los debates a excepción de los invitados que si lo hacían, no podían volver. Estaban prohibidos el alcohol y las armas de fuego al igual que las cámaras fotográficas. Un comité de vigilancia se encargaba de vigilar el cumplimiento de estas normas al mismo tiempo que impedía que se infiltraran gentes indeseables. El último día todo se retrasó un poco debido a que se descubrieron dos falsos delegados que habían presentado una «hoja de ruta» especialmente sospechosa. Por lo general la gente de una misma delegación se conocía y era muy difícil introducirse en una delegación sin levantar sospechas. Dicho esto, algunos delegados provenientes de las regiones trajeron sus mantas y dormían allí. Se sirvieron desayunos, comidas y cenas; los vecinos de los barrios y de las barricadas traían comida en furgonetas o en coches particulares que distribuían a la hora de las comidas. La comida del mediodía se hacían en el exterior bajo un sol de justicia y las colas eran interminables.

Los indios, los jóvenes y las mujeres andaban un poco perdidos en medio de un mundo de hombres, adultos y mestizos. Debo añadir que el mundo del campesinado era minoría respecto al cuerpo de maestros. Sin embargo, estas minorías provenientes de las colonias, de las barricadas y de las comunidades campesinas insuflaban un nuevo espíritu aunque estos constituyeran la mayoría de la Asamblea. Durante todo el congreso se vivieron enfrentamientos entre estas dos maneras de pensar, pero también se escucharon mutuamente para poder elaborar una Alianza, un pacto provisional: por un lado los militantes, tomando conciencia de lo que constituyen los cimientos de la Asamblea y le da sentido: la comunidad; por otro los jóvenes libertarios, los pobladores de las colonias reconociendo la capacidad organizativa y de convocatoria de los militantes provenientes de las formas históricas de la «lucha de clases». En fin de cuentas, lo que busca la Otra Campaña Zapatista, o sea, la alianza entre el movimiento indio y las fuerzas opositoras al régimen capitalista, parece tomar forma aquí con la APPO. Esta unión no se produce de manera fácil, más bien al revés, lo que confiere a la Asamblea un carácter complejo y a menudo ambiguo, es una Asamblea Popular, conforme al espíritu marxista y leninista y a la vez es también la Asamblea de los Pueblos de Oaxaca, lo que le confiere su carácter original.

Gran parte del primer día se dedicó al registro de las credenciales de los delegados e invitados. El Congreso propiamente dicho no empezó hasta la tarde. Los delegados nombraron a los siete presidentes y vicepresidentes, a los cuatro ponentes y a los diez responsables del escrutinio, cada región debía nombrar tres representantes. Se aprobó la regla del consenso y se presentó el programa consistente en las tres mesas de trabajo. Durante esta jornada, a través de distintas deliberaciones, pudieron ya precisarse algunas principios como: mantener la unidad entre las distintas fuerzas que componen la Asamblea, entre un movimiento anti-autoritario y espontáneo y un movimiento organizado; se adelantaron conceptos tales como la revocación de los mandatos, la democracia participativa, la iniciativa ciudadana, el «mandar obedeciendo», el reconocimiento de los derechos de los indígenas, la educación multicultural, la igualdad de sexos, que definían y recordaban los grandes rasgos de la Asamblea.

El segundo día fue más consistente, debido a la puesta en marcha de las tres mesas de discusión alrededor de los siguientes tres temas:

Mesa 1. Análisis del contexto internacional, nacional y regional dentro del que se constituye la Asamblea de los Pueblos de Oaxaca.

Mesa 2. La crisis de las instituciones: por una reforma integral del Estado libre y soberano de Oaxaca, por un nuevo gobierno, una nueva constituyente y una nueva constitución.

Mesa 3. La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, perspectivas, declaración de principios, estatus y objetivos, plan de acción a corto, medio y largo plazo.

Nosotros participamos en la mesa 3, se retomaron en su conjunto las resoluciones y propuestas de la primera Asamblea de los Pueblos de Oaxaca que tuvo lugar a finales de septiembre, consisten en declaraciones de principios desprovistos de sentido si no se llevan a la práctica, lo que está por ver. Nos quedamos con el principio de la revocación de los miembros elegidos por el Consejo, con el hecho de que todas las decisiones tomadas por la APPO deban ser discutidas y aprobadas por la base, el consenso a la hora de decidir, el «mandar obedeciendo», el tequio (trabajo personal que se imponía a los indios como tributo.                                                       .

N del T)… También encontramos estas generalidades en las propuestas referentes al programa de lucha, a la soberanía nacional, por un nuevo modelo de desarrollo económico, por una democracia popular, por la justicia social. Dejo que adivinéis el contenido de todos estos puntos, me quedo con el derecho a la tierra de las mujeres indígenas y el respeto a la medicina tradicional y de los médicos y comadronas indígenas; cada uno aportó nuevas propuestas de principios o de luchas o bien precisiones o acuerdos con las propuestas presentadas, insistiendo en la horizontalidad de las relaciones, las radios comunitarias, el sistema de cargas. Intervinieron una cincuentena de personas expresando cada una sus preocupaciones o sus ideas en un ambiente de cierta confusión entre reformismo y radicalidad.

A lo largo de estas deliberaciones fueron diseñándose las tres corrientes que se enfrentarían el día siguiente: la corriente que llamo «magonista» que se apoya en las prácticas y normas de la vida comunitaria ( a menudo, los jóvenes libertarios procedentes de las barricadas hablan de la comunidad como simple referencia, un poco abstracta) la corriente «revolucionaria» marxista leninista que gira en torno al concepto clave de poder popular, y una corriente más subterránea, menos visible pero que a menudo aparece, la corriente reformista en la línea del Partido de la Revolución Democrática y de la Convención Nacional del mismo nombre.

El tercer día se dedicó a debatir, a partir del análisis de los resultados de las tres mesas, y no fue poca tarea. Tentativas de manipulación o artes para hacer colar por la fuerza o de manera diplomática propuestas inaceptables para la mayoría de los delegados. Usura, resistencia, ensañamiento, cansancio, los militantes de los partidos políticos y de manera especial los del PRD sacaban de sus sombreros toda clase antiguas artimañas que empleaban hasta lo impensable para intentar que se aceptara lo inaceptable. Pero en medio de la tormenta, el Congreso supo resistir bien aunque algunas vías de agua no pudieron cerrarse a tiempo. Se trataba a continuación de elegir a los miembros del Consejo, la mayoría aceptó y aprobó la regla de un mínimo de 30% de mujeres: diez hombres o mujeres para cada una de las siete regiones excepto para el Valle Central donde está Oaxaca que tendría veinte delegados a los que se añadirían los procedentes de distintos sectores (de 3 a 5 por sector): colonias o barrios, barricadas, mujeres, organizaciones civiles, organizaciones de los pueblos indígenas, sindicatos, autoridades municipales, jóvenes y estudiantes, campesinos y trabajadores, religiosos, comerciantes, sector cultural y artístico, intelectuales. Todo el mundo encontró su lugar. Se nombraron 260 miembros para un mandato de dos años. Debemos señalar que los delegados de la Sierra Norte, consecuentes con su tradición comunitaria, no designaron a sus miembros para el Consejo esperando los designe la asamblea regional que se reunirá en breve en Guelatao.

Hablaré de este congreso en mi próxima carta.

Oaxaca 14 de noviembre de 2006, G. L.


En la última carta nos quedamos en el tercer y último día, el de los tempestuosos debates (no pierdo de vista mi metáfora del barco en medio de la tormenta) y del nombramiento de los miembros del Consejo. Del debate tempestuoso me quedé con algunos individuos que planteaban problemas, el primero era sobre la cuestión del poder y, con ella la de los partidos políticos. ¿Podía aceptarse que en el Consejo hubiera miembros que pertenecieran a algún partido político? El segundo era respecto al número de puestos dentro del Consejo que correspondía a los maestros. Más adelante volveremos sobre estas dos cuestiones. Vamos a empezar por las conclusiones de las mesas de trabajo. Desde primera hora, dedicada a la lectura de los resultados, los desacuerdos que surgieron envenenaron las discusiones.

La primera mesa que trabajaba en un análisis de la situación internacional, nacional y regional, no planteó demasiados problemas, todos estuvieron de acuerdo en que la situación era catastrófica: un capitalismo generalizado que se apoyaba principalmente en el imperialismo de los Estados Unidos llevaba a la apropiación de los recursos y a la destrucción del medio, de las culturas y de la vida social ( como mucho había lugar a una concesión al marxismo en lo que se refiere a las contradicciones del capitalismo y algunas alusiones a la clase obrera), la firma de los tratados comerciales ha arruinado el mercado nacional y ha proletarizado los campesinos, que hallan condenados a emigrar a Estados Unidos. En el plano regional este avance del capitalismo que va acompañado de la privatización de los bienes comunes es una agresión contra la vida comunitaria y contra los usos y costumbres tradicionales. Esta destrucción de la riqueza natural y cultural viene acompañada de un aumento de la represión: permanente violación de la libertad, de los derechos colectivos y de los derechos humanos.

Acaban de llamarme para comunicarme que la situación es crítica por la parte del Zócalo, la manifestación de hoy, día 20, acaba de enfrentarse a la policía federal preventiva que vigila el lugar. Me voy a ir hacia allí, os tendré al corriente…Son principalmente jóvenes que hostigan a las fuerzas militares, han construido una hermosa barricada con los materiales de un edificio en construcción que se halla en la calle que baja de Santo Domingo al Zócalo, desde allí provocan a los policías que responden lanzando granadas lacrimógenas; el resto de calles que conducen allí están mal protegidas aunque a través de ellas las fuerzas enemigas pueden alcanzarnos por la espalda, es lo que está ocurriendo este momento; por suerte sólo se trata de un comando de una veintena de individuos que disparan a dar con sus fusiles lanza-granadas y después se repliegan, quedan algunos heridos. Enseguida se organizan las ayudas, acuden familias enteras con todo tipo de material y proponen tampones de vinagre, de coca-cola y agua para los ojos. Hay equipos medicos en el lugar de los hechos. Los jóvenes no se hallan en una situación de fuerza y carecen de una visión estratégica que les permita coordinar sus movimientos. Son conscientes de ello, como muestra, todo un equipo se fue a reforzar la barricada de Los Cinco Señores, que quedó sin protección. Lo que me parece realmente preocupante es la actitud que tomaron los miembros del Consejo que se hallaban presentes, en lugar de ponerse del lado de los jóvenes, empezaron a hablar de provocaciones, de manifestación pacífica (ya sabemos a dónde llevan este tipo de planteamientos), para a continuación dar la orden de repliegue. «Porqué vosotros, que representáis de alguna manera al pueblo os atrevéis a hablar de provocaciones cuando deberíais estar en primera línea para defenderle contra los abusos de las fuerzas de ocupación. Los jóvenes realizan este trabajo que deberíais realizar vosotros, entonces pues, respetadles y sobretodo ¡no les llaméis provocadores! La respuesta no se hizo esperar. Si todos los que tienen ambiciones políticas, bien situados en el seno del Consejo continúan actuando de esta manera autoritaria, muchas de las gentes de la barricadas van a tener la impresión de ser rechazadas o apartadas y no participaran más en la asamblea: en este momento me parece prematuro hablar de divorcio ya que dejaría abiertas las puertas para las políticas y pondría fin a la comuna de Oaxaca.

Fin de este largo paréntesis que corresponde a una tarde de acción en Oaxaca. Volvamos al análisis del tercer día del congreso, que nos deparará enormes enseñanzas.

La lectura de las conclusiones de la mesa 2 levantó enérgicas protestas y puso en peligro la unidad del Congreso. El pasaje polémico es el siguiente:

«Se consideró importante que la APPO negocie y vaya ocupando espacios de decisión y de poder en las instituciones vigentes, que se negocie con el gobierno federal y se ocupen espacios en el gobierno estatal… que la APPO sea un ente político en la legislatura local… y participar en el próximo proceso electoral»

Los ponentes señalaron que este párrafo no tenía el consenso de todos. Pero de todas formas se presentó al Congreso, ¿quizás con la esperanza que pasara desapercibido? Pero como esto no sucedió la gente montó en cólera de tal manera que durante un tiempo se vio seriamente comprometida la unidad del Congreso. Se decidió volver a redactar el texto durante la hora de la comida. El congreso había recibido un duro golpe. ¿Era real o sólo una excusa? El descubrimiento de asistentes sospechosos venía como anillo al dedo para reflotar la Asamblea e introducir cierta calma: espera interminable después de la comida, vuelta pero muy en cuenta gotas a la sala de debates, música y baile al son «de la barricada», discursos de apoyo. La presentación de un nuevo informe no tuvo lugar hasta las 6 de la tarde ante un auditorio al que se había querido hacer olvidar el conflicto de la mañana. Un informe que lo mezcla todo, por un lado se habla de poder popular y por otro se reconoce «a las Asambleas comunitarias como las instancias fundamentales en la toma de decisiones en el interior del APPO». De las intervenciones que siguieron a esta lectura señalo la que propone reconocer la autonomía y la libre determinación de los pueblos indios, la toma en consideración del «tequio» o trabajo comunitario, el cumplimiento de los acuerdos de S. Andrés, la crítica del Plan Puebla-Panamá y el proyecto de levantar 2000 eólicas en el istmo de Tehuntepec y al contrario, no quiero tener en cuenta la propuesta referente a la «construcción de un poder popular y un nuevo Estado».

Ya hablé de la mesa 3.Trataba de los principios generales de la Asamblea y de los planes de acción, las recuerdo de manera breve: comunidad, democracia participativa o democracia directa, plebiscito y referéndum, revocación de los cargos, no reelección, probidad y transparencia, igualdad de géneros, igualdad y justicia, espíritu de servicio (mandar obedeciendo), unidad (los partidos políticos son causa de división), autonomía (respeto a la autonomía de las comunidades, de los grupos y de las asociaciones), consenso (decisiones tomadas por consenso), crítica y autocrítica, inclusión y respeto a la diversidad, disciplina y respeto mutuo, solidaridad internacional, movimiento anticapitalista, anti-imperialista y anti-fascista, movimiento social pacífico.. Con esos principios como base se decidió que la instancia suprema de las decisiones será la Asamblea del Estado de Oaxaca. Esta Asamblea a nivel de Estado de Oaxaca, o Asamblea Estatal, deberá apoyarse en y nutrirse de las asambleas de los pueblos, de las regiones y de los sectores siendo, de esta manera, la Asamblea de las asambleas. Ante la crisis actual de la democracia representativa, el Congreso de la APPO ha reivindicado y asumido las formas concretas de la democracia directa.

La APPO, aunque incluya la presencia de delegados venidos de las comunas contiguas, ha sido hasta el presente un movimiento esencialmente urbano, dominado por los grupos políticos de la izquierda tradicional principalmente de obediencia marxista leninista; las familias y los jóvenes provenientes de las barricadas han roto los esquemas de las vanguardias dogmáticas y han creado espacios nuevos en el seno de las luchas populares. Los delegados indios dudaron hasta el último minuto en integrarse al Consejo; la participación masiva y espontánea de los habitantes de los barrios, de las colonias y de las barricadas, la barricada representando a la vez un territorio y una comunidad, fue fundamental para que accedieran. La figura central de la Asamblea reflejo del espíritu y la experiencia comunitaria acabó imponiéndose a pesar de las ambigüedades que pudieron surgir a lo largo de los debates. En una entrevista colectiva realizada por Blanca Petrich de «La Jornada» (La Jornada del 14 nov.), varios líderes de la montaña, Aldo González de Guelatao, Adolfo Regino de Alotepec-Mixe, Joel Aquino de Yalálag, Fernando Melo y Manuel Suárez del sector Soogocho y Fernando Soberanes perteneciente al Congreso de la educación indígena e intercultural, reconocieron que nunca se habían presentado unas condiciones tan favorables para unificar las fuerzas de los pueblos indios con el resto del movimiento popular.

¨ No será fácil. El proceso que consiste en salir de la célula marxista leninista y estar con el pueblo, al servicio de la comunidad está empezando. Pero hoy hemos vivido un momento único ya que están naciendo nuevas prácticas políticas. (Aldo González)


¨ De esto depende el éxito o el fracaso del Consejo Estatal. Si no lo logra puede llevar al movimiento a un callejón sin salida como ha sucedido con la dirección de los maestros. (Joel Aquino)

¨ El Congreso bajo la presión de la mayoría tuvo la intención de incorporar conceptos que no estaban contemplados en los documentos iniciales: cultura comunitaria, ayuda mutua, servidores en lugar de dirigentes. Todo esto fue bien visto y aceptado porque estos conceptos se hallan en las raíces indígenas de la mayoría de la población urbana de los barrios, colonias y barricadas. (Adolfo Regino)

¨ La influencia del espíritu comunitario marcó desde el principio la forma del compromiso de las poblaciones bases de apoyo de la APPO, es un camino que viene de lejos. (Fernando Soberanes)

La inevitable oposición entre la verticalidad de la izquierda tradicional y la horizontalidad de la cosmovisión india todavía no se ha resuelto, es un problema que queda en suspenso; aunque la aportación de los indios abrió los horizontes del Congreso, el espíritu político se halla por todas partes:

«Ahora debemos iniciar un proceso serio y profundo de discusión con la participación de todos los sectores del pueblo para elaborar el programa de lucha y de gobierno, que deberá retomar las aspiraciones de las grandes masas con la finalidad de conquistar el poder para ponerlo al servicio de todos». (Zenén Bravo del Frente Popular Revolucionario-FPR).

«Se trata de adoptar el modelo boliviano de incluir a los indígenas en la disputa del poder político» (Flavio Sosa, que se cree un futuro Evo Morales)

Son estas ideas las que se manejaron para reservar 40 plazas en el Consejo para los maestros de la sección 22, maestros que abandonaron el Congreso y cuyas plazas serán ocupadas por miembros del PRD, Partido Revolucionario Democrático que apoya a López Obrador y por otros partidos de izquierda. Será él quien intentará acaparar las comisiones que los políticos crean importantes y separar de ellas a los delegados de los barrios o de los jóvenes de las últimas barricadas. Hay 23 comisiones, los consejeros, nombrados para dos años, deben integrarse a cada una de ellas y realizar su función según los principios del servicio comunitario: comisiones de organización, de enlace y de relaciones, de prensa e información, jurídica, de seguridad, de finanzas, de educación, de cultura, de sanidad integral, de los derechos humanos, de asuntos administrativos…

El Congreso finalizó con la ceremonia de la toma de funciones de los consejeros (la toma protesta). Aunque se había previsto confiar la presidencia del acto a Felipe Martínez Soriano, ex rector de la universidad de Oaxaca, antiguo líder guerrillero del Procup (actualmente disuelto), cercano al FPR, al final se decidió dársela al presidente de la comunidad de San Juan Tobaa de la región de Soogocho de la

Sierra Norte, el zapoteca Melitón Bautista. Explicó lo que representa para un indio recibir el bastón de mando de parte de la Asamblea Comunitaria, el compromiso que conlleva hacia toda la comunidad. Relató su trayectoria, su recorrido por los distintos niveles de cargos comunitarios, toda una vida consagrada al servicio de los suyos, de su pueblo, un honor, un prestigio y una dignidad.

Esta mañana, de madrugada, grupos paramilitares han intervenido en Santo Domingo y han disparado con armas de grueso calibre. Dos detenciones en la barricada Cinco Señores

Oaxaca, 21 de noviembre 2006, G. L.

A 1 de diciembre, la situación en Oaxaca es la de estado de excepción. La P.F.P. entra en las casas y escuelas y detiene a los que dice ser de APPO. Hay orden de detención de los 260 consejeros. Hasta hoy el balance de la represión es de 22 asesinados, más de 100 desaparecidos, más de 250 presos, torturas, violaciones...