Ir a Índice

 

Desde Barcelona

Amigos de Ludd,

Me supo mal no tener más tiempo para intercambiar los distintos puntos de vista en la crítica a la civilización industrial, a la sociedad técnica, a la modernidad. Yo insistiría en lo que apuntaba en el Espai Obert, no abusar del recurso al pasado. La crítica a la civilización técnica se ha de hacer desde el hoy, un hoy que se abre al por venir. El recurso al pasado es muy frágil y peligroso: es muy fácil caer en idealismos y en ideología: la historia puede llegar a convertirse en eso, en ideología. Cierto que vemos en tiempos pasados rasgos de comunidad, de autonomía,.. pero comparar es muy difícil sino imposible: se trata de parámetros distintos. El presente es atroz. Atroz es el pasado.

  Es cierto que desde el ahora podemos pensar lo ya acontecido. Por ejemplo respecto a los ludditas podemos hoy, après coup, vistos estos casi doscientos años, pensar que tuvieron razón: que la técnica no era neutral y que no sólo importaba su modo de uso como pensó la corriente progresista (marxista). Pero esta visión general pertinente no ahorra el análisis concreto de cada situación. Y aquí es donde no podemos idealizar el pasado, como por ejemplo se hace, creo, en el artículo sobre el antimaquinismo rural del último Los amigos de Ludd. Se enfatiza demasiado aquella sociedad tradicional como proporcionadora de muchas satisfacciones y de una realización personal; se idealizan aquellas gentes para quienes el bien supremo no era la riqueza, ni el consumo de cosas materiales, ni los placeres sensuales, sino la preservación de las relaciones de ayuda mutua entre iguales...Pero todo aquello estaba atravesado por una concepción religiosa, de sumisión, por la penuria, el atavismo...( Amigos de Ludd, nº 6). Todos aquellos valores se han de historizar.
  No podemos rechazar de plano, sin más, todos los aspectos de la sociedad moderna que va emergiendo..., en nombre de la tradición. Hay una crítica a la modernidad nostálgica de un pasado idealizado, o de un pasado enajenado. También desde la reacción se criticaba el mundo moderno: El “Sillabus” de Pio IX; o por ejemplo el libro de un cura catalán, Sardà i Salvany: “El liberalismo es pecado”, o el carlismo contra la burguesía liberal de 1812;... Pero nuestra crítica no puede ser atávica ni nostálgica para conservar lo inaceptable, sino rechazo de un pasado y un presente inhumanos, y explicar en qué consiste esta inhumanidad, y las posibilidades de salirse de ella.

Quim.