Ir a Índice

 

Correspondencia

    Hemos recibido...

 

Michel Cordillot: Eugène Varlin, internationaliste et communard.  Spartacus. Paris 2016.– Alexandre Skirda: Les anarchistes russes, les soviets et la révolution russe de 1916. Spartacus 2016.

Los Amis de Spartacus, continúan con sus ediciones y hemos recibido estos dos libros. Michel Cordillot, es un historiador especialmente interesado en estudiar los inicios del movimiento obrero, desde la fundación de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) y, sobre todo, la experiencia práctica que supuso la Comuna de París de 1871. En este caso Spartacus, edita la biografía ampliada y revisada del comunard Eugèn Varlin que Cordillot había publicado por primera vez en 1991, les editions ovrieres, con el título de «Eugèn Varlin, una esperanza asesinada».

Eugène Varlin, encuadernador autodidacta, fue de aquellos obreros que durante las noches de los proletarios buscaban caminos hacia la libertad y transformación del mundo. Siendo aprendiz se afilió a la Sociedad de Encuadernadores y en 1964 participó activamente en la huelga de encuadernadores de París, lo que le costó la entrada en prisión. Varlin, entendería las huelgas como una escuela de lucha para los obreros, de las que se podía extraer las consecuencias teóricas y prácticas que garantizasen formas organizativas propias para el movimiento obrero. Participó en experiencias mutualistas y cooperativistas. En 1865, se adhirió a la Asociación Internacional de Trabajadores y participó en su primer Congreso en Londres. Socialista Colectivista, aunque primero estuvo influido por el pensamiento de Proudhon, se alejó de este al criticarle su posición favorable a la familia patriarcal durante el Congreso de la AIT en Ginebra (1866). Su posición respecto a la política también varió, siendo primero partidario de la participación de los obreros en las elecciones, finalmente en 1870 publicó un manifiesto llamando a la abstención masiva. En el Congreso de la AIT de Basilea (1869), apoyó las resoluciones de Bakunin. Como internacionalista, participó y tomó parte activa en la Comuna de París, fue torturado y asesinado en la masacre de 30.000 comunars en mayo de 1871.

También los Amis de Spartacus editan el libro de Alexandre Skirda, «Les anarchistes russes, les soviets et la revolution russe de 1917» que ya habia publicado en el año 2000 en Editions Paris/Max Chaleil. Skirda, hace un recorrido por la historia de las tradiciones igualitarias y colectivistas en la historia de Rusia, las disidencias y rebeliones que se dieron contra los regímenes absolutistas de los Zares rusos, de las revueltas campesinas contra un sistema agrario de carácter feudal que mantenía al campesino en la esclavitud y miseria y como estas consiguieron regular y poner freno a la explotación de los terratenientes feudales consiguiendo la imposición del Mir o sistema comunal de explotación de las tierras que tenía una función redistributiva. Pasa después a repasar la historia del anarquismo ruso de Bakunin hasta 1917. Para, posteriormente, entrar a analizar, primero, las divergencias con el partido bolchevique y finalmente el enfrentamiento y la represión de estos bolcheviques sobre el movimiento anarquista. Los anarquistas lucharon contra el nuevo absolutismo del Capitalismo de Estado impuesto por los bolcheviques. El libro tiene una amplia segunda parte donde se reproducen una serie de Documentos y testimonios de Alexander Berkam, Emma Goldman, Piotr Archinov, Marie Isidine o Rudolf Rocker, etc.

Spartacus, nos presenta dos interesantes libros que analizan y nos pueden ayudar a entender la implantación del movimiento obrero y dos momentos revolucionarios significativos en Europa.

 

 

Isabel Benítez i Homera Rosetti: Panrico. La vaga més llarga. Edicions 1979; col.lecció Llevat. Amb la col.laboració de Directa, publicació quinzenal. Barcelona 2016.

Con el lema de: 0,0: Cero despidos, cero recortes, el 13 de Octubre del 2013 los trescientos siete trabajadores de la fábrica de Panrico de Santa Perpètua de la Mogoda, iniciaron la huelga más larga de las últimas décadas: 244 días. Esta era la respuesta a un Expediente de Regulación de Ocupación (ERO), presentado por la empresa en el que se imponían el despido de 745 obreros y una rebaja salarial del 18%, 154 serán los despedidos de la factoría Santa Perpetua. Si bien la huelga se empezó en las distintas factorías de Panrico (Canarias, Madrid, Valladolid, Zaragoza, etc.), se desconvocó en todas, menos en la fábrica de Catalunya. En Santa Perpetua, los obreros votaron mayoritariamente por la huelga indefinida. La empresa, que contaba con la ayuda y colaboración de la Generalitat de Catalunya (no en vano Joan Más, hermano del entonces President Artur Mas, es un directivo de Panrico); de los Tribunales de justicia y de las burocracias sindicales institucionalizadas, estos conformarán los cuatro vértices de la cuadrícula del poder contra los que se enfrentarán los obreros.

El análisis que se nos ofrece en este libro, va más allá del examen del conflicto entre la empresa y los obreros. En primer lugar, expone lo que ha representado, para los trabajadores esta crisis capitalista, iniciada en 2008 y en la que todavía estamos inmersos. Crisis sistémica que ha puesto en evidencia la debilidad y falsedad del llamado sindicalismo de concertación que las burocracias sindicales, sobre todo UGT y CCOO, manchado por toda clase de corruptelas, intentaron imponer en el mundo del trabajo durante el largo periodo de la Transacción. Ante la ruptura de este modelo de sindicalismo de concertación, los trabajadores deben volver a buscar su propio camino: la asamblea, la solidaridad, el apoyo mutuo, las cajas de resistencia, la huelga.

Se recoge, después, la trayectoria de Panrico, desde su surgimiento como empresa familiar durante el franquismo, de cómo saca partido de su colaboración con el régimen lo que le permite realizar una gran acumulación de capital. Su posterior expansión especulativa, la entrada del capital financiero y de los fondos buitres. La burbuja se pincha y solo queda la adquisición de la empresa por la multinacional Bimbo, pero antes hay que hacer una reestructuración, y como siempre los damnificados son los obreros. Sin embargo, en el libro también se explica cómo, junto a la expansión de la empresa, crece y se consolida un sólido movimiento obrero y las diferentes etapas y conflictos que atraviesa hasta llegar a este último.

La última restructuración, antes de la adquisición de Panrico por Bimbo, será la más brutal. A los obreros no les queda más salida que la huelga, que será larga y en el libro se repasan pormenorizadamente todas las situaciones que en ella se dieron. La empresa contará con la colaboración de la Generalitat de Catalunya que primero envía a los Mossos de Escuadra que agreden salvajemente a los obreros concentrados ante las puertas de la empresa y posteriormente entregará 8 millones de euros a la empresa, vía Institut Català de Finances, para financiar los despidos previstos. Finalmente, el conflicto entra en una fase de judialización, impulsada por las burocracias sindicales, en este caso especialmente por CCOO. Ante estos cuatro puntos de la cuadricula del poder: económico-empresarial, político, judicial y sindical, los obreros buscan sus propios mecanismos de defensa: Nosotros luchamos, nosotros negociamos.

Los obreros en lucha de Panrico, entran en contacto con los trabajadores de otras empresas en conflicto, en el libro se detalla la solidaridad y colaboración con los trabajadores también en lucha de Coca-Cola de Fuenlabrada, los externos de Movistar o la revuelta de las escaleras o de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). En todas ellas, se refleja el fraude y fracaso del sindicalismo de concertación y cómo los obreros han de retomar la asamblea como medio de decisión y cómo el control obrero es la única manera de superar la ofensiva patronal de desposesión contra los obreros: discurso de la productividad, precariedad laboral y salarial... Para las autoras del libro, la única manera de superar este sindicalismo de concertación y hacer frente a la ofensiva del Capital es, de nuevo, un sindicalismo de combate.

El libro termina con un amplio Anexo Documental, donde se recogen diversos documentos que dan voz a las trabajadoras y nos explican la evolución de la lucha. También, se muestran documentos donde se evidencian y explicitan la actuación de las burocracias sindicales de UGT y CCOO.

Isabel Benítez y Homera Rosetti, que describieron puntualmente la larga huelga de Panrico desde las páginas de Directa-Mitjà d’informació per la transformació social, han realizado en este libro publicado por Edicions 1979, un completo y pormenorizado análisis de esta lucha obrera. Lo que lo convierte en un documento imprescindible, no sólo en lo referente al conflicto en sí, sino también respecto a la situación global al analizar la ofensiva del Capital y la respuesta obrera ante los diferentes ataques de la patronal, en forma de EREs o EROs, despidos, desposesión de derechos laborales conquistados, aumento de jornadas laborales y reducciones de salarios, etc., en una época de crisis sistémica.

 

 

Juan José Martínez d’Aubuisson: Ver, oir y callar. Un año con Mara Salvatrucha  13. Editorial Pepitas de Calabaza. 2015.

Hemos recibido el libro «Ver, oír y callar» de la editorial Pepitas de Calabaza, escrito por el antropólogo Juan José Martínez d’Aubuisson que hace un crudo retrato de un año de trabajo de campo con la temida pandilla del Salvador el Mara Salvatrucha 13 (M-13). Esta pandilla transnacional tiene una génesis peculiar, ya que nace de la vulnerabilidad en que dejó a los jóvenes la violencia de la guerra civil del Salvador. Después, cuando por la pobreza migraron con sus familias a E.E.U.U. se encontraron con otro tipo de brutal violencia, representada por la exclusión social y el sistema de pandillas chicanas de California que a final los absorbió. A finales de los 90’s fueron deportados a su país de origen, lo que generó una ola de violencia en el Salvador y la creación de pandillas criollas que exportaron sus nombres chicanos y la violencia a los barrios más pobres.

A través de trece relatos Martínez retrata a los jóvenes iniciados en las pandillas locales del Salvador denominadas clicas, mostrando la absoluta precariedad de sus vidas, los rituales de iniciación donde la muerte se convierte en una forma de las pandillas para ganar reconocimiento. A través de narraciones cortas se van agregando los personajes al absurdo juego de la muerte, como si se tratara de un video juego donde los protagonistas son los miembros líderes y sicarios, como el Destino, Little Down y el Noche. Además, explica sus mitos de poder para que la muerte de sentido a las guerras cotidianas.

La casa comunal es el centro de encuentro de la clica Guanacos Criminals que se configura como una familia para los jóvenes del barrio. Cada relato revela un episodio de fraternidad o una escalada de la violencia y el entramado de rivalidad a muerte con la pandilla del barrio 18.

Martínez nos muestra un paisaje desolador de los barrios periféricos cómo «la última colina», territorios prohibidos, divididos entre las pandillas de jóvenes sin futuro que recrean la segregación y su frustración más completa, en un juego a muerte entre las clicas de los Guanacos Criminals y Columbia Locotes.

El libro finaliza con la brutal matanza de la buseta y el episodio fuego se paga con fuego, que de una manera cruda describe la muerte de 17 vecinos de la comunidad de la colina Montreal, secuestrados en el transporte público y quemados vivos. Este episodio de violencia extrema de la guerra entre padillas termina con un pequeño punto de esperanza contando la anécdota de dos niñas sobrevivientes salvadas por su madre antes de morir.

El libro nos deja en estado de shock, ante una reflexión sobre los resultados de la violencia estructural de un Estado que induce al juvenicidio, un fenómeno de dimensiones globales más extendido en los países de América Latina, producto de años de desmantelamiento de las políticas sociales y de extrema exclusión juvenil. El Estado convierte a los jóvenes en carne de cañón y los etiqueta con la «situación de riesgo», para después negarles derechos y convertirlos en jóvenes indeseables/desechables por la sociedad neoliberal. En la dimensión transnacional, los Mara Salvatrucha y otras pandillas como los Latin Kings se han convertido en una marca internacional de importación que también evidencian la violencia estructural del neoliberalismo, la economía de guerra y el fracaso de los países más ricos que han aplicado recortes brutales a los derechos sociales de los jóvenes y los migrantes.

 

 

Kenneth Rexroth: Novela autobiográfica. Pepitas de calabaza ed., 2015. (770 páginas)

Un simple llamamiento a su lectura: esta es la pretensión de estas líneas. Imposible pretender en un par de páginas volcar la exuberante riqueza de la vida narrada en esta novela autobiográfica. Narración que te sumerge en un mundo casi olvidado que te asombra por su radical libertad y que te reconcilia contigo mismo y con lo más humano que hay en nosotros, humanidad con más cosas a admirar que a menospreciar. Novela, que no quita certeza autobiográfica, pues si a veces Kenneth Rexroth desdibuja las fronteras entre realidad y ficción y pone nombres distintos a personajes reales es sólo para prevenir litigios judiciales.

Kenneth Rexroth nace en el estado de Indiana en 1905 y muere en California en el año 1982. Hijo de una familia de librepensadores, abolicionistas queda huérfano de padre y madre a los 12 años, ya en Chicago, donde la familia se había mudado. Aquí vivirá su adolescencia, en la calle con las luchas sociales que sacudieron la sociedad americana de principios del siglo XX. Viajará por los Estados Unidos, viajará a Europa hasta que ya en los años 30 llegará a San Francisco donde desplegará una vida cultural, mística, revolucionaria, poética. En todo este recorrido nos da a conocer la vida intelectual, bohemia, política, religiosa, artística, jazzística, emocional, familiar, erótica… 

En estas 800 páginas nos da a conocer, en todos sus pormenores, la exuberante vida intelectual norteamericana (Chicago, San Francisco) de los años 20 y 30, a partir de su vasto itinerario intelectual tan bien detallado. Itinerario que no por ser apabullante empequeñece el del lector, antes bien lo estimula y alimenta.

Nos da a conocer, igualmente, la prolija vida erótica, expresión de la natural desinhibición sexual infantil y de la espontanea libertad sexual adulta. Estas 800 páginas quizás sean insuficiente soporte para anotar todo lo que ha leído, ¡todo!, y aquí todo no es una metáfora sino que apunta a una realidad. Él mismo afirmaba haber leído la Britannica varias veces entera. Autodidacta, escolarizado sólo durante 5 años, conoce toda la literatura (llegará a tener una biblioteca de 16.000 volúmenes), traduce poesía de siete idiomas. Posee pues una cultura sin par que nada tiene de erudita.

Desde el entorno libertario, con Berkman, Emma Goldman... denuncia el derrotero de la revolución rusa, después de Makhno, de Kronstadt, de los procesos de Moscú. En 1927 se vincula al medio sindicalista revolucionario afiliándose al Industrial Workers of the World (IWW).

Cercano, pero crítico con la generación beat a quienes reprocha su nihilismo, aunque sin dejar de ayudarlos, por ejemplo en la causa judicial contra Ginsberg por su poema Howl acusado de obscenidad. Para Rexroth la contracultura es una forma de vida y no una mera novedad artística.

Poeta. Quizás esta palabra bastaría para definir o para anudar su inmensa actividad en los ámbitos más dispares. Poeta, que para Rexroth quiere decir ser enemigo de la sociedad actual en la que vive, actividad como crítica simbólica a sus valores. Para Kenneth Rexroth la revolución es moral antes que política.

 

 

Les Giménologues: ¡A Zaragoza o al charco! L’Insomniaque, 2016

Diez años después de sorprendernos con su importante trabajo Les fils de la nuit, souvenirs de la guerre d’Espagne, a partir del testimonio de Antoine Giménez en el frente de Aragón entre 1936 y 1938, vuelven Los Gimenólogos ahora sobre el mismo frente de Aragón, durante los mismos años, con el testimonio de distintos protagonistas libertarios. Biografías, historias relatadas por ellos mismos o por sus descendientes que confluyen en el sur del Ebro lado Belchite donde ha llegado la segunda columna, columna Ortiz, salida de Barcelona para liberar Zaragoza la «perla anarquista» caída casi sin combate en manos de los facciosos, igual que la mitad de Aragón, incluidas Huesca y Teruel.

Los testimonios esta vez son, por un lado, Emilio Marco, de la centuria Peñalver y Juan Peñalver. Llegan desde Barcelona en la columna Ortiz. Testimonios de la militarización; de las tensiones dentro de la columna; de su jerarquización; de la destitución de Antonio Ortiz; de la falta de armas... partidarios de ir a por el todo, impulsores de las colectivizaciones con las que acabará la contra-revolución estalinista. Por otro lado, otro testimonio, Florentino Galván que llega al frente de Aragón desde Zaragoza donde había participado en el congreso de mayo 36, promotor del comunismo libertario en tantos pueblos y su organización social consiguiente. Otro testimonio, el de Isidro Benet, del grupo internacional de la columna Durruti, que llegará hasta Madrid.

A partir de estas historias particulares se articula una historia colectiva que arroja luz a las cuestiones mayores: por qué cae Zaragoza en manos facciosas (la timidez de la CNT convocando una huelga general, 30.000 obreros a la calle, no es una medida suficiente para la situación, y por parte gubernamental negándose a entregar armas); la cuestión de la militarización de las milicias; la escasez de armas y su mal estado; la cuestión de la entrada en el antifascismo: la guerra derrota la revolución; la discusión de si dejar el comunismo libertario para después de la toma de Zaragoza; la realidad del comunismo libertario instaurado en buena parte de Aragón y su destrucción en manos del Partido Comunista (Lister).

Segunda entrega pues de un mismo libro que investiga sobre el desarrollo de la revolución en Aragón que empieza con la proclamación del comunismo libertario y acaba dando paso a una guerra de frentes y a la hegemonía de la contra-revolución estalinista, para finalmente terminar con la victoria franquista.

Dos crónicas elaboradas por los mismos gimenólogos abren el paso a una amplia discusión. La primera sobre el comunismo libertario y su implantación. Las diferencias entre colectivistas y comunistas en la Internacional. «De cada uno según sus capacidades, a cada uno según su trabajo» definía a los colectivistas en mayoría en la Internacional en 1869. «De cada uno según sus medios, a cada uno según sus necesidades» definía a los comunistas en 1876. Esta definición, «a cada uno según sus necesidades» es la que sale del Congreso de Zaragoza, en mayo del 1936 y es el que se implanta en Aragón. Y en una segunda crónica afrontan la cuestión de la violencia revolucionaria, violencia que no crueldad como quiere toda una literatura basura hablando de los gánsteres de Barcelona, de los pistoleros de la FAI... Impostura que llega hasta nuestros días: la reciente operación «Pandora» contra los ateneos libertarios presentados como terroristas.

 

 

Eduardo Romero: En mar abierto.  Edición de Cambalache, Oviedo, 2016.

Huir del victimismo y de la sensiblería solidaria cuando se aborda el drama de la migración que nos toca de cerca, en nuestra vecindad, no es fácil, como tampoco lo es evitar la suplantación del migrante por quien habla en su nombre, aunque sea el bienintencionado del activista de los derechos humanos. En mar abierto, sin embargo, consigue distanciarse de ese enfoque para articular un relato eminentemente testimonial, aunque novelado, en el que prevalecen la voz y las vivencias concretas de un conjunto de personas de diversa edad, procedencia y sexo, cuyas vidas se entrecruzan en una ciudad de provincias.

Y ese es un mérito que merece ser subrayado, porque En mar abierto, contra la frecuente construcción de la figura estadística y lastimosa del inmigrante, refleja la dimensión vital de hombres y mujeres que no son meros personajes, sino personas con su bagaje familiar y cultural, sus ilusiones y también sus contradicciones en la lucha por salir adelante, exactamente como cualquier ser humano; aunque eso sí, sin obviar las arbitrariedades laborales y sociales a que se ven sometidos los individuos que tuvieron la desdicha de nacer en otro sitio.

Es así como En mar abierto constituye un testimonio y un documento de primera mano de los mecanismos de explotación y humillación, pero sin hacer sociología, simplemente dando curso a la experiencia vital de sus protagonistas en contacto y contraste con su entorno, con sus vecinos, patronos e, incluso, «protectores»

La ficción documental o la biografía novelada son recursos literarios muy utilizados actualmente, aunque en ocasiones representan una mistificación de la realidad narrada. Sin embargo, en esta novela reportaje el autor queda en un segundo plano tras la voz y la vivencia de cada protagonista, de manera que el componente de ficción queda reducido a su mínima expresión a la hora de enhebrar las historias buscando la fidelidad a las circunstancias y a la descripción de los rasgos psicológicos, como en el caso del protector/maltratador de Jenny.

Aunque cada episodio, cada experiencia narrada, tiene entidad por sí misma, En mar abierto es un relato integrado, con un estilo directo y sin concesiones al esteticismo literario, tal como requiere el tema. Por lo demás, el tratamiento en clave realista compone una crónica cruda pero al mismo tiempo vitalista cuya autenticidad no tiene nada que ver con el relato convencional de la migración y los migrantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ir a Índice