Ir a Índice

 

"Si España (1936) hubiera triunfado, habría podido salvarse toda Europa. Pero, una vez más, ningún milagro fue a turbar el curso natural de las civilizaciones. Se produce el destino, los viejos mueren y el esfuerzo balbuceante del futuro debe encontrar por él mismo la nueva fuerza de su devenir. Pasados trescientos sesenta años, los vencedores de América van a pedir asilo a los pueblos que sufrieron sus asaltos más mortíferos. En ciudades con nombres idénticos, los vencidos traerán el inmenso peso de su dolor y la fuerza contagiosa de la revuelta. México, donde aún emergen los antiguos templos del sol en un cielo resplandeciente y donde las razas se han mezclado en provecho del Indio regenerado, se dispone a aceptar fraternalmente la carga de ejecutar la obra de renovación. Este país, que ha liberado su suelo laborioso de la canalla-nobleza y clero-  que una mala racha le había traído, es digno de ser investido de la más alta misión. El curso de los siglos ha dado al Atlántico el valor que tuvo antaño el Mediterráneo y allí se erige un conjunto humano capaz de soportar la carga de una civilización" (Pierre Mabille: «Egrégore ou la vie des civilisations»)

Escritas en 1936 estas líneas abundan en la importancia de lo que acaece en México. Hoy, 70 años después, México es un volcán en el que la esperanza de un cambio de las condiciones existentes -no de la continuación de lo mismo por otros derroteros- pone la mirada. Esperanza no utópica pues se apoya en el movimiento social más o menos visible o soterrado que recorre hoy este amplio territorio de América. Al descubierto, concurren ahora mismo tres expresiones distintas de este movimiento de rebeldía: el que se articula desde abajo a partir del fraude electoral, el movimiento insurreccional de Oaxaca y el movimiento zapatista. De los tres hablamos en este número de Etcétera. En el que también hablamos de China, a través de una conversación entre conocedores y viajeros, sobre cuestiones de la vida cotidiana en aquel país. Y de España, sobre los avatares de la Memoria Histórica.