Ir a Índice

 

El 50 es el número de las puertas del Binah, es decir, del entendimiento. Es la fuerza de la palabra que persuade al espíritu y a la acción. El entendimiento, el conocer, disipa las tinieblas del mundo de la ilusión, desata los lazos del deseo de hallar un nuevo comienzo y nos provoca una risa estimulante. La risa excitable del entendimiento busca y quiere hallar otro mundo posible pues sabe que nos encontramos en el final de una época, en el fin de un mundo de ficciones y engaños, de un alimentarse de ilusiones y esperanzas, de un emborracharse de sueños y levantar castillos en el aire que han de caer ante el primer soplo potente y consciente.

Buscar y hallar este otro mundo posible es ya la única salida a la promesa de muerte que nos tiene dictada el actual mundo imposible, pues imposible es afianzar la vida en un mundo en el que solo cuenta el desarrollo del máximo beneficio. En contra de este mundo imposible hablamos en este número de Etcétera. Escribimos sobre el negocio de la vivienda que lleva al sinsentido de dejar sin casa a tanta gente cuando más de cinco millones están vacías, convirtiendo así la abundancia en escasez. Escribimos sobre una sociedad que tiene a la guerra como principal fuente de sus inventos mecánicos. Y nos llega un análisis de la actual situación en Portugal y dos crónicas sobre la revuelta estudiantil que se está desarrollando en Quebeq y en México. También un apunte sobre el papel de la lucha entre capital y Estado, en la configuración de nuestra sociedad autoritaria.

 

Etcétera, junio de 2012

 

pawla1.jpg