Ir a Índice

 

Contra todas las falacias que tratan de imponerse mediante el poder mediático, una vez convertida la información en propaganda, la realidad, más prosaica, menos imaginativa traza, cabezona, su curso dejando las cosas en su sitio, en este caso, la crisis en la base de un sistema económico y social y no en sus extralimitaciones coyunturales o en la desmesurada codicia de unos financieros. La realidad sitúa pues la crisis financiera como mero reflejo de una crisis más profunda, la de la civilización capitalista.

Ahí está pues, ahora ante nosotros, la crisis de un sistema inhumano, para estimularnos a pasar página, o lo que es lo mismo, a intervenir en un proceso social que ponga límite y fin a la normal barbarie capitalista.

De todo esto hablamos en este número de Etcétera.

 

crash290.JPG

 

 

 

Ir a Índice