Ir a Índice

 

 

Hemos recibido

 

Aunque sea en pocas líneas, no podemos dejar de mencionar la novedosa e importante edición de las obras completas de Osvaldo Bayer, por la Editorial La Página, de Buenos Aires. Bayer, nacido en Santa Fe, Argentina, en 1927, es conocido aquí sobretodo por su libro La Patagonia rebelde, impresionante testimonio de las huelgas patagónicas de 1921 y de la violenta represión, escarnio y matanza por parte del ejército, instrumento éste de los estancieros locales y oligarquías argentinas, de las que nos ocupamos en Días rebeldes, crónicas de insumisión (ed. Octaedro, 2009), y por su libro Los anarquistas expropiadores, (del que Virus ha editado el primer capítulo) crónica del anarquismo expropiador argentino y donde se incluye el relato de la actividad expropiadora que los anarquistas españoles Buenaventura Durruti, Alejandro Ascaso, Francisco Ascaso y Gregorio Jover Cortés llevaron a cabo en Argentina en los años 1925. A otro anarquista expropiador, el hombre más perseguido de la Argentina, le dedica Bayer un volumen: Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia, (Editado en España por Txalaparta). Esta cuestión de la violencia, que no anula el derecho a la rebeldía, vertebrará los escritos de Bayer, en el libro Rebeldía y esperanza.

Esta edición de las obras de Osvaldo Bayer se completa con los libros: Rainer y Minou, una realidad literaria; En camino al paraíso, ensayos y conferencias que recogen su pensamiento entre 1993 y 1998; Ventana a la Plaza de Mayo, reconocimiento admirativo de Osvaldo Bayer a las luchas de estas Madres; Entredichos, 30 años de polémicas, polémicas con Ernesto Sábato, Alvaro Abós, Rodolfo Terragno, y otros; Fútbol argentino; Juan Gelman, exilio, a partir de su experiencia de exiliado en Alemania.

 

Ekintza Zuzena, nº 37 (www.nodo50.org/ekintza). La revista libertaria vasca a lo largo de sus 115 páginas nos presenta un amplio abanico de cuestiones, que abarcan desde los aspectos psicosociales de la dominación hasta experiencias y resistencias a la misma, siempre sobre la base del tratamiento reflexivo y no meramente informativo. Así nos encontramos con artículos sobre vasquismo y anarquismo; la crisis como momento de dominación social, así como aportaciones para el debate y la táctica de alternativas económicas, e incursiones en la consideración crítica de la fiesta como retrato de la izquierda, sin olvidar los estragos de la dominación occidental en África y la instrumentación de la contaminación radioctiva en Bielorrusia. Merece la pena resaltar, sin menoscabo del resto de ensayos, la feminización del Estado, mediante la presencia de la mujer en el ejército, en lo que es una contribución que abre nuevas vías de enriquecimiento de la trayectoria del antimilitarismo. Asimismo, el dossier sobre Chile nos aproxima a la guerra social en el país andino (1990-2010), con oportunas precisiones acerca de grupos y tendencias en acción que cubren, así, un importante hueco en el conocimiento que aquí tenemos de las circunstancias actuales de la lucha social en América del Sur. La revista se completa con una retrospectiva histórica del teatro popular y entrevistas a algunas de las publicaciones antiautoritarias resistentes del estado español, entre las que hay que lamentar el anuncio de la desaparición de Resquicios.

 

Controversias, nº 1, marzo 2010. Edición en español de la revista francesa Controverses, que agrupa a individuos procedentes del marxismo revolucionario de varios países como portavoz del Foro para la Izquierda Comunista Internacionalista. Controversias nace con la voluntad de “actualizar el proyecto revolucionario volviendo a tomar la tarea de profundización de las bases teóricas del marxismo dejadas en suspenso desde la segunda mitad del siglo XX”. Un primer ensayo aborda las contradicciones políticas inherentes al actual orden mundial, el papel de los estados y de las fuerzas imperialistas en juego. Bajo el epígrafe ‘Comprender la crisis económica’ se procede a un análisis pormenorizado de la crisis como fenómeno inherente al capitalismo, o sea, expresión de la naturaleza contradictoria del capital, desde los presupuestos de la crítica marxiana de la economía política. Así, de forma sistemática y documentada, este artículo que, tal como reconocen los propios autores, “tiene como finalidad presentar lo más claramente posible: 1) Las dinámicas y las contradicciones del capitalismo. 2) La fase general de obsolescencia del capitalismo. 3) El intermedio de los Treinta años gloriosos. 4) El retorno de las crisis y la de 2008-09”, es una buena contribución a desbaratar tópicos y banalidades profusamente extendidos en los medios llamados alternativos, acerca de la consideración de la crisis capitalista como crisis financiera, desequilibrios especulativos, etc. En el marco de la reactualización del pensamiento marxista que persigue Controversias, se inscribe el artículo titulado ‘Marx a la sombra del año Charles Darwin 2009’ (1ª parte) donde se subraya la complementariedad de la obra darwiniana sobre las especies, con la obra de Marx y su fundamentación materialista de la evolución de la especie humana.

Por último, el primer número de Controversias se cierra con una crónica de las revueltas iraníes posteriores a las elecciones y la respuesta al llamamiento al medio revolucionario realizado por ‘Perspectiva Internacionalista’. Se puede encontrar y contactar con Controversias en: www.leftcommunism.org

Ni Patrie ni Frontières. Site mondialisme.org; yvescoleman wanado.fr; Yves Coleman 10, rue Jean-Dolent 75014 Paris. Ni patrie ni frontières es una revista que desde que empezó en el 2002 lleva publicados 29 números. Edita también libros, como los tres que vamos a comentar.

En primer lugar: Restructuration et lutte de clases dans l’industrie automobile mondiale, recopilación en 230 pág. de un conjunto de artículos publicados entre 1979 y 2009 por Echanges et Mouvement, en su boletín, que trata sobre las luchas obreras y la ofensiva capitalista en la industria mundial del automóvil. Industria clave en la manera de organizar nuevas formas de trabajo y del tiempo de trabajo (fordismo, toyotismo, just- in-time…), Echanges analiza este sector concreto, a través de las resistencias obreras enfrentadas al ataque que representan las sucesivas restructuraciones que constriñen y coaccionan al obrero en su lugar de producción, es decir, de explotación; lo que simplemente significa una ofensiva capitalista para aumentar permanentemente la extracción de plusvalía del trabajo obrero, cuestión determinante para la reproducción del sistema. Ante los continuos ataques del Capital no le queda a los obreros otra solución que luchar. Para organizarse en esta lucha, los obreros deben recordar y recuperar la solución que nunca ha perdido actualidad y menos ahora, en un mundo tan mediatizado: la emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será.

En segundo lugar: Encyclopédie anarchiste. La Raison contre Dieu. La Encyclopédie anarchiste fue un proyecto iniciado por Sébastien Faure en 1925, concebida en cinco partes de las cuales sólo se terminó la primera que apareció en fascículos hasta 1934 y cuando fue publicada o encuadernada al completo ocupó 4 volúmenes; el que quiera saber más, encontrará la enciclopedia en http://www.encyclopedie-anarchiste.org. Fue traducida al castellano y ampliada por el colectivo de México Tierra y Libertad que la publicó en 1972 y 1984, en dos volúmenes ilustrados.

En esta selección de artículos editados por Ni patrie ni frontières, nos encontramos 70 entradas realizadas por 17 autores procedentes de distintas corrientes anarquistas: individualistas, comunistas libertarios o sindicalistas revolucionarios. Hay textos redactados por S. Faure, E. Armand, E. Malatesta, C. Berneri o M. Pelletier etc., que realizan entradas como Ateísmo, Biblia o sobre el Bien, el Mal o la Moral, también Culto, Finalidad o Fe, Idolatría o Inquisición, Paraíso o Virtud, etc., u otros conceptos que tienen cierta dimensión en las ideologías religiosas y que nos son presentados de manera crítica y desde el punto de vista de un pensamiento radical (que va a la raíz) y que pretende ser verdaderamente racional. Sus autores son personas que se enfrentaron teórica y prácticamente contra la sociedad jerarquizada, el Estado, la explotación y la opresión. Son artículos extensos, muchos de los cuales apuntan una bibliografía. El conjunto cubre unas 500 págs., y al final del libro se encuentra ordenada alfabéticamente una mínima biografía de los autores. Por lo tanto, también a través de la lectura de los textos de este libro podemos, en cierta manera, seguir la evolución y las diferentes formas de entender un pensamiento social como lo es el anarquismo.

En tercer lugar: Religion et Polítique: Atheisme, materialisme, laïcite. Estamos ante la quinta compilación temática que recoge artículos publicados en la revista Ni patrie ni frontières entre 2004 y 2009. Antes habían publicado otras recopilaciones: Qüestion juive et antisémetisme, sionisme et antisionisme; Islam, islamisme, islamophobie; De la violence polítique.

El libro está dividido en tres partes. En la primera ‘Pourqui l’Atheisme est important’, la mayor parte recoge una serie de textos de autores históricos como Marx, Engels, Paul Lafargue, Lenin, etc.; asimismo encontramos textos de autores contemporáneos. De entre los primeros, quisiéramos destacar a dos en particular. En primer lugar, a Nelly Roussel (1878-1922), librepensadora, feminista y anarquista que luchó por la liberación de la mujer, también dentro del movimiento obrero, para poder establecer nuevas y libres relaciones entre las personas. Escribió Palabras de combate y esperanza (1919). Asimismo a Madeleine Pelletier (1874-1939), médica (psiquiatra), feminista y antimilitarista, que pasó sucesivamente por los partidos socialista y comunista para, finalmente, integrarse en el movimiento libertario, también militó en Solidaridad entre mujeres. Pelletier escribió numerosas obras como La emancipación sexual de la mujer (1911) o El Derecho al aborto (1913), así como artículos para La Encyclopedie Anarchiste. Finalmente, fue encarcelada por realizar abortos, enfermó y murió en un asilo. 

La segunda parte se titula: Límites de la laïcite et de l’anticlericalisme, donde se recogen textos desde Amadeo Bordiga, Camilo Berneri o Anton Pannekoek hasta autores actuales.

Finalmente, en la tercera parte abordan exclusivamente cuestiones de la actualidad y la han titulado Du role politique reactionnaire des religions aujourd’hui.

 

Gurucharri, Salvador e Ibáñez, Tomás. INSURGENCIA LIBERTARIA. LAS JUVENTUDES LIBERTARIAS EN LA LUCHA CONTRA EL FRANQUISMO. Virus editorial, 2010.

Si realmente queremos entender nuestra propia historia, y extraer de la misma los conocimientos que puedan sernos útiles en nuestra realidad actual, poco podemos esperar del trabajo de la gran mayoría de historiadores académicos.

Si, además, se trata del anarquismo o de movimientos revolucionarios en general, nos encontramos ante un panorama mucho más desolador.

Por otro lado, la historia oficial se interesa poco por los movimientos que se proponen como objetivo la transformación social, y cuando excepcionalmente lo hacen, la metodología que utilizan es bastante simple: o bien se limitan a proponer un planteamiento meramente descriptivo, que no nos aporta absolutamente nada, o bien adoptan una actitud claramente maniquea, escorándose siempre del lado de la supuesta legalidad, e incriminando a los movimientos revolucionarios, tildándolos en ocasiones de hienas sedientas de sangre. Todo esto es ya bastante conocido y basta echar una ojeada a los trabajos académicos sobre estos temas para comprobar mis afirmaciones.

El desarrollo del anarquismo bajo el franquismo y su lucha contra la dictadura todavía no ha merecido excesivamente la atención de los académicos, quizá por la complejidad que presenta este período y quizá también porque la implicación del investigador se vería seriamente comprometida. Probablemente sea este el motivo de que algunos de los trabajos que se le han dedicado sigan por lo general los surcos ya trazados para analizar la evolución del anarquismo en los años anteriores al período revolucionario, especialmente por lo que se refiere al estudio del anarquismo durante la república, incluyendo lógicamente los tres años de la revolución. Dejando de lado que son períodos claramente diferenciados, y que en buena lógica necesitaría un tratamiento completamente diferente, lo que rápidamente se observa es un interés desmedido por demostrar lo imposible de la acción social del anarquismo, y naturalmente poco importa de qué período se trate.

Sobre el tema que nos ocupa, las juventudes libertarias en el período franquista, carecemos de estudios académicos, quizá por ser excesivamente específico, pero en contrapartida tenemos los trabajos llevados a cabo por algunos de los militantes de estas juventudes que tomaron parte activa en el desarrollo de la lucha, además de algunas memorias que nos muestran algunos aspectos de la misma. Creo que no está de más advertir que, estos trabajos llevados a término por militantes directamente implicados en los acontecimientos, tampoco nos sería de mucha utilidad si incurrieran en el mismo error que los trabajos académicos, pero en la vertiente opuesta; es decir, que basaran su relato de los hechos en vacuos triunfalismo o en inútiles victimismos. Afortunadamente los estudios hasta ahora realizados eluden caer en esta burda trampa.

Hace ya unos cuantos años, en 1975, Ruedo Ibérico publicaba el primer trabajo extenso sobre el tema –El anarquismo español y la acción revolucionaria, 1961-1974– de Octavio Alberola y Ariane Gransac, que, aunque hacia referencia al movimiento anarquista en su conjunto, concedía un especial protagonismo a la actuación de las juventudes libertarias. Este mismo libro fue reeditado en 2004, por la editorial Virus de Barcelona, con un prólogo de Luís Andrés Edo, otro de los protagonistas de este movimiento.

La misma editorial Virus ha publicado este año 2010 un nuevo trabajo sobre este tema, pero centrado específicamente en las juventudes libertarias. Este trabajo ha sido conducido por dos militantes directamente implicados en la lucha, Salvado Gurucharri y Tomas Ibáñez. Aunque el trabajo se lo dividieron según la mayor o menor implicación en los distintos períodos tratados, señalados por los autores en la presentación del trabajo, no por ello el relato pierde su coherencia y si se hace referencia a este detalle es únicamente para indicar que cuando en un determinado momento se habla en primera persona –inevitable cuando se trata de poner a contribución los recuerdos de aquellos acontecimientos– ésta se refiere al autor que ha elaborado esa parte de la historia.

Como ya indicaba anteriormente, el trabajo se centra en la década de los sesenta, en los que la acción de las juventudes libertarias adquirió un extraordinario protagonismo. Su propósito era activar la lucha contra el franquismo en todos los frentes, ya que ésta se había anquilosado por las trabas puestas por la burocratización de una parte del exilio y que había impedido hasta entonces que la lucha traspasase unos determinados límites por temor a perder las prerrogativas y la tolerancia que se había logrado frente al gobierno francés. Las juventudes libertarias eran conscientes de que una intensificación de la lucha contra Franco y las instituciones que le apoyaban significaría de inmediato un aumento de la represión contra el movimiento libertario tanto en Francia como en España, como de hecho así sucedió.

La historia se abre con la constitución de Defensa Interior (DI), un organismo secreto para la lucha contra el franquismo acordado en el Congreso de Limoges de 1961, en el que finalmente las juventudes libertarias tuvieron un representante. Su conclusión en el año 1969, con el ocaso de la acción revolucionaria tras el mayo francés de 1968. Y en el curso de esos años, las acciones llevadas a cabo por las juventudes libertarias, la represión que se abatió sobre ellos, las intrigas y la incomprensión, en ocasiones, del resto del MLE.

Todo ello apoyado en abundante documentación de primera mano y reforzada con los recuerdos personales de sus autores, los cuales han procurado en todo momento mantener una actitud crítica, no sólo respecto a los burócratas instalados en su confortable exilio, sino también frente a las propias acciones de las juventudes. De todo ello, se desprende un relato mesurado y equilibrado, y se nota que en todo momento han procurado rehuir el protagonismo personal o el triunfalismo, lo cual nos proporciona la convicción de una historia que se aproxima mucho a la autenticidad de una lucha, quizá desesperada, vista desde nuestra óptica, pero que abría muchas posibilidades a una continuación de la trayectoria revolucionaria del movimiento libertario.

Con el propósito de proporcionar una panorámica general de las juventudes libertarias, los autores abren el libro con un resumen de los antecedentes de la historia de las mismas desde su fundación en 1932 y lo cierran con un epílogo en el que a grandes rasgos trazan su evolución hasta el año 1975. El libro se completa con una cronología de los acontecimientos más importantes de 1960 a 1973 y una selección de documentos del período estudiado.

En definitiva, un libro extraordinario para quien quiera completar sus estudios sobre las Juventudes Libertarias o iniciarse en su conocimiento.

 

Lewis Mumford. El mito de la máquina. Técnica y evolución humana.   Pepitas de calabaza ed., 2010. Primera edición en España de un libro notable: importante para el conocimiento de las sociedades humanas en general y de nuestra sociedad técnica en particular. En efecto, quizás sea Lewis Mumford (NY., 1895 – Amenia, 1988) el primero en plantear la centralidad de la Máquina en nuestra sociedad, de una manera crítica, es decir, fuera de la mitología progresista, pero reteniendo sus potencialidades liberadoras. Años más tarde, en los cincuenta y sesenta, seguirán, cada uno a su manera, en esta senda de la comprensión crítica de la Técnica, Jacques Ellul y Günter Anders.

Ya desde 1934 (Técnica y civilización), Mumford critica las teorías en boga acerca de la naturaleza del hombre que sobreestiman la función que en el desarrollo humano ejercieron las primeras herramientas (homo faber), mostrando cómo en la fabricación de éstas nada hay de exclusivamente humano (otros animales podían superarle en habilidad técnica) hasta que no aparece la simbolización y el lenguaje (homo sapiens). No es tanto el hacer sino el pensar lo que constituye la humanidad; el hombre es considerado por Munford no tanto como hacedor de herramientas sino como hacedor de sí mismo y de la organización social. En esta obra inaugural Mumford estudia los orígenes, los triunfos, los errores y las promesas futuras de la técnica, sin eludir los desastres y los avances catastróficos de la Revolución industrial y de la era de la máquina de los que culpa a un mal uso de ésta y apuesta por una orientación humana de la técnica hacia la construcción de una sociedad más armoniosa. Contra el mito maquinista y progresista del siglo XIX debemos buscar un equilibrio dinámico y no un progreso indefinido, imposible, por otra parte, tal como dice Mumford, pues el progreso mecánico está limitado por la naturaleza del mundo físico.

En Técnica y civilización traza Mumford las fases históricas de la tecnología (fases eotécnica, paleotécnica y neotécnica) a partir de las distintas fuentes de energía y de los materiales empleados, y estudia las características de la civilización de la máquina: supeditación a la regularidad temporal (invención del reloj); la eficiencia; desaparición de la distancia; uniformidad y estandarización; supeditación a la máquina y al consumo que ella dicta, viendo en el capitalismo, en continuidad con Marx, no tanto un sistema de producción de objetos para satisfacer unas necesidades sino un sistema de creación de necesidades que demandarán la producción de objetos. Piensa una nueva sociedad, una vez los propósitos de la industria se desvíen del propósito de hacer ganancias, bifurcados los caminos del capitalismo y de la técnica, donde ésta se pondrá al servicio de un desarrollo humano de la sociedad. Mumford piensa pues en la posibilidad de hacer un buen uso de la técnica, lo que le discutirá Jacques Ellul en La edad de la técnica (Octaedro, 2003), para quien no hay un buen uso y un mal uso de la técnica –confusión por la no distinción entre máquina y técnica– sino solo un uso, el uso técnico: el uso es inseparable de su ser. Para Ellul el fenómeno técnico constituye un todo inseparable, así, cuando Mumford, en Técnica y civilización, opone la grandeza de la imprenta al horror de la prensa diaria, se pregunta Ellul si el contenido del periódico no es inevitable precisamente por la forma social que la máquina impone al hombre.

En el primer volumen de El mito de la máquina, Técnica y evolución humana -escrito en 1967 y al que seguirá en 1970 un segundo volumen, El pentágono del poder, de próxima aparición también en Pepitas de calabaza ed.-, Mumford hace un recorrido desde la técnica empírica, basada en la tradición, a la megatécnica que convierte al hombre en un animal pasivo, condicionado por la máquina.

Como ya hemos señalado, para Mumford la aparición del hombre en el reino animal viene definida por su capacidad de abstracción, por su entrada en un mundo simbólico, por la entrada en el lenguaje. La investigación de Mumford avanza por el desarrollo del lenguaje y de la inteligencia abstracta de este primer hombre en el que el sueño, manifestación del inconsciente, el ritual y el arte priman sobre lo natural.

Continúa con el estudio del proceso de domesticación de las plantas y de los animales, y de los inventos fundamentales: el movimiento circular, la rueda de alfarero, primando la importancia no del desarrollo de las herramientas sino de la conciencia, de la sexualidad, de la conciencia religiosa como fuerza motriz de todos estos cambios. Por ejemplo, dice, la domesticación de los animales pudo haber comenzado con la captura de toros con propósitos sacrificiales. No podemos restringir pues el término de invención solo a los artefactos mecánicos.

En el tercer milenio a. C., con la invención de la escritura, la rueda de alfarero, el telar y el arado se desarrolla un nuevo tipo de organización social ya no basado en la proximidad vecinal y en costumbres igualitarias sino en comportamientos autoritarios, dirigida desde un centro y saliendo de sus límites para conquistar territorios y capturar y hacer esclavos: una sociedad totalitaria. En los cálidos valles del Éufrates, del Tigris, del Indo, surge, de la fusión de dos complejos culturales, los cazadores y los hortelanos, la nueva organización social y la nueva institución, la monarquía divina (dios-rey): el jefe de los cazadores paleolíticos, primo inter pares, se convierte en rey y reúne en su persona todos los poderes de la comunidad. La asociación de la monarquía con el poder sagrado fue consustancial al desarrollo de la civilización. El invento más efectivo de esta monarquía será su vínculo con la caza: aparece el poder (religión y armas) centrado en el rey, con el consentimiento pasivo de toda la comunidad. Así nace la “civilización”: centralización del poder político, separación de clases, mecanización de la producción, introducción generalizada de la esclavitud.

La gran hazaña de la monarquía consistió en reunir todo el poder humano y disciplinar la organización que hizo posible la realización de las grandes obras a una escala jamás lograda antes: la megamáquina, estructura invisible compuesta de partes humanas, aplicada cada una a su trabajo con exactitud y eficacia. Para ejecutar el estricto control de los amos del templo y del palacio sobre las tierras y cosechas se inventó la escritura que posibilitaba la transmisión de órdenes a todas las instancias y a cualquier distancia; como subraya Mumford, por primera vez en la historia el poder se hizo efectivo fuera de la voz de mando o del brazo armado. Se imponía un complejo técnico centralizado basado en el trabajo mecánicamente organizado y la guerra y el exterminio también organizados mecánicamente.

En El mito de la máquina Mumford es más crítico respecto a las posibilidades de la Técnica para servirse de ella de forma emancipadora. En Técnica y civilización el problema residía más bien en el buen o mal uso de la máquina. En la línea de Marx criticando a los ludditas, los rompedores de máquinas durante los primeros años del siglo XIX, por no distinguir entre la máquina y su uso capitalista, Mumford considera la máquina como un instrumento que usaremos hasta donde sirva a la vida en general y suprimiremos cuando la perjudique, hasta hacer que la máquina sea nuestro sirviente y no nuestro tirano. En El mito de la máquina, el socialista utópico de Técnica y civilización es menos utópico y menos optimista. Mumford, que siempre ha planteado la utopía no como algo más allá de la historia sino algo a realizar en ella, sabe de la dificultad de esta necesaria revolución humana para acabar con la tiranía de la máquina tal como nació y tal como hoy está implantada. Sabe que la megamáquina nace con la inscripción del exterminio y el trabajo pasa a ser una maldición. Y afirma que la guerra ha sido la principal fuente de los inventos mecánicos: el carro militar precedió al uso general de carros para el transporte, o la guadaña, por ejemplo, fue colocada en los carros de combate para segar vidas humanas antes de ser colocada en máquinas de segar el trigo. Sabe que para reconstruir la megamáquina de acuerdo con criterios modernos hace falta un lenguaje más universal que permita derrocar al rey para que reaparezca en una forma más gigantesca y deshumanizada: la del Estado soberano. Por esto dedica gran atención al estudio de las reacciones contra la megamáquina. Y distingue dos clases de tecnologías, una totalitaria y centralizada y la otra democrática y dispersa, basada en operaciones de artesanía a pequeña escala y que desarrolla nuestra humanidad. Así, desmitifica la megamáquina y las tecnologías autoritarias que la sustentan e insta a devolver la primacía al arte, pues el desarrollo de la técnica separada del arte ha creado una máquina tiránica.

 

Golo.  B. Traven, Portrait d’un anonyme celebre.  Futuropolis, 2007.

Era indudable, que el propósito de Golo de hacer un Cómic sobre la biografía y la obra de B. Traven se convertiría en una obra excepcional. Su anterior osadía de convertir en tiras de cómic las dos obras de Albert Cossery, Mendiants et orgueilleux, y Les couleurs de l’infamie, a parte ya de su abundante obra en Cómic, hacían prever ese maravilloso logro. Y aquí tenemos, pues, este retrato del inalcanzable B. Traven, que hizo del anonimato su forma de vida, confundiéndose en más de treinta identidades (Ret Marut, Traven Torsvan, Hal Croves, Arnolds, ...) y convirtiendo su propia vida en literatura, una vida contra la ignominia y la mentira, contra la tiranía del Estado y la dictadura de la economía. En efecto el B. Traven que muere en México en 1969, autor de El Barco de los muertos, La rebelión de los colgados, El tesoro de la Siera Madre, Rosa Blanca, Gobierno, Tierra de Primavera,... es el mismo Ret Marut, el anarquista redactor en Alemania de “Der Ziegelbrenner”, revista radical contra la guerra, editada en los años 1917-1921, que es condenado a muerte por su participación en la República de los consejos de Baviera de 1919 y que logrando escapar llega a México en 1924. En México B. Traven escribirá toda su obra, destacando su aproximación a los indios, sus preferidos amigos, a partir del viaje por las tierras chiapanecas, viaje que a un nivel más sociológico recogió en su libro Tierra de Primavera.

El Cómic de Golo empieza en la muerte de B. Traven, con el lanzamiento de sus cenizas en la selva lacandona, y continua cronológicamente aunando vida y obra. Así vemos a Ret Marut, en los años 1908 como actor de teatro; al revolucionario redactor de “Der Ziegelbrennr, desde 1917 y miembro de la efímera República de los consejos de Baviera en 1919; conocemos su viaje a los EEUU y a México y el desarrollo de su vida en este país desde 1924, en paralelo a sus obras literarias. Muchos fragmentos sacados literalmente de sus novelas llenan las páginas maravillosas de este Cómic.

Golo (Guy Nadeau), nacido en Francia en 1948, actualmente residente en El Cairo, con una larga trayectoria en el mundo del Cómic, nos ofrece con este libro una aproximación de primera mano a la vida y obra de B. Traven, indagando a través de sus escritos, leyendo a sus contemporáneos, consultando biografías y testimonios, recorriendo las mismas rutas que pisara B. Traven en Chiapas. Con este cómic de Golo sobre B. Traven estamos ante una de las mejores biografías del “insaisissable” B. Traven.

 

Louis Beretti. même à mon pire ennemi…; souvenirs d’un parenthèse: prison de Fresnes 1980-1985. Edit. L’Insomniaque, 43 rue Stalingrad 93100 Montreuil.

Después de la decepción que siguió a las esperanzas del Mayo del 68, Louis Beretti junto a varios compañeros y amigos forma un grupo de afinidad libertario. Les une, además, la rebeldía, el rechazo al trabajo, unas mismas reflexiones, pero también la alegría y el deseo de vivir sin opresión. Para financiar su proyecto de un grupo sin nombre ni jerarquías, subversivo en contra del Estado, la economía y la sociedad de la mercancía, comenten varios atracos. Desgraciadamente la policía los atrapa y Louis Beretti pasará un largo y doloroso paréntesis en la cárcel.

Como su homónimo, el personaje de ficción creado por Donald H. Clarke, Un hombre llamado Louis Beretti, sufre la brutalidad de la policía y es llevado a juicio. Nuestro Beretti no encontrara, como el atracador ianki de ficción: el intrépido (born reckless) L. Beretti, un juez con deseos publicitarios para conseguir su reelección que cambie la condena de la cárcel por la de ir a luchar a Europa a la crueldad y la infamia de la guerra de 1914. Este Beretti de 1980, se verá encerrado durante largos años en la cárcel, suspendido en la soledad del tiempo, con la identidad abolida. Nos narra esta larga experiencia carcelaria: las vejaciones, los registros, la rutina, la disciplina, etc.

Años después de su salida de prisión, al escribir este relato, Louis Beretti no ha renunciado a sus principios libertarios y, por lo tanto, anticarcelarios por ello lo titula: même a mon pire ennemi, es decir, ni a mi peor enemigo yo quisiera ver encerrado, encarcelado.

 

 

Ir a Índice