Luesma promete «firmeza» frente a las amenazas etarras contra el TAV

elcorreodigital.com D. G.

Los partidos vascos exigen a la banda terrorista «que no se entrometa» en el debate sobre el Tren de Alta Velocidad

ETA «sobra» y no debe «entrometerse» en el debate sobre la puesta en marcha del Tren de Alta Velocidad. La mayoría de los partidos vascos repudiaron ayer el hecho de que la banda armada haya convertido la construcción de esta infraestructura en uno de sus objetivos estratégicos, tal y como ayer desveló este periódico. Hasta las formaciones más críticas con este proyecto -Ezker Batua y Aralar- exigieron a los terroristas que no se inmiscuyan. El delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, aseguró que mientras los vascos «apuestan por el tren del futuro, ETA está anclada en las tinieblas de un túnel sin salida» y garantizó que el Ejecutivo central «hará frente a esta amenaza».

Según informó ayer EL CORREO, las últimas detenciones de cabecillas de la kale borroka han encendido las alarmas entre las Fuerzas de Seguridad del Estado tras incautarse de varios documentos en los que se demuestra el interés de los terroristas por boicotear las obras de la 'Y' vasca. La pretensión de la banda no es atentar de forma inminente, sino crear un ambiente en la calle que le permita hacerlo a medio plazo sin grandes costes sociales.

En opinión de Luesma, estos planes no son más que una «excusa» de la banda para justificar su «macabra y marginal existencia». De forma rotunda, el delegado del Gobierno afirmó que los terroristas se equivocan «una vez más» y «van a pagar por ello». El Ejecutivo central hará frente con «firmeza» a la «amenaza y al chantaje mafioso que la banda terrorista y su entorno pretenden urdir contra el proyecto de la 'Y' ferroviaria», subrayó Luesma, antes de reclamar un apoyo «sin fisuras» para esta infraestructura.

Además, resaltó que no está «dispuesto a permitir» que los alcaldes de las localidades gobernadas por ANV por donde pasa el TAV impidan su construcción.

Fuentes del Departamento de Transportes del Gobierno vasco no quisieron valorar ayer la amenaza etarra, a la espera de que esta semana pueda celebrarse una reunión donde sí se aborde la situación. Quienes se manifestaron en mayor medida fueron las fuerzas políticas vascas. El PNV reiteró que ETA siempre se ha opuesto a los proyectos estratégicos que se han desarrollado los últimos años en Euskadi -como el museo Guggenheim o la autovía de Leizarán- y que el Tren de Alta Velocidad cuenta con el «apoyo absoluto» de la formación jeltzale.

Desde el PSE-EE, el portavoz de la ejecutiva, Rodolfo Ares, sostuvo que atentar contra el TAV supondría «atentar contra la sociedad vasca» y el «progreso», y que se trata de un proyecto sobre el que se ha discutido de forma reiterada en el Parlamento vasco. Su compañero de partido, Miguel Buen, afirmó que, a pesar de la «amenaza», el proyecto de la 'Y' vasca va a seguir adelante y es «indiscutible».

«De buena fe»

El secretario general de los socialistas guipuzcoanos destacó que ETA «siempre ha intentado aprovecharse de los movimientos populares» que surgen en contra de determinados proyectos para llevar a cabo «su estrategia de terrorismo». En este sentido, quiso dejar claro que hay grupos ecologistas que «de buena fe» no están de acuerdo con la 'Y' vasca.

En esta misma línea se expresó el parlamentario de Ezker Batua Oskar Matute, cuya formaciónes una de las tres que sustentan el Gobierno vasco a pesar de sus múltiples reticencias al trazado del TAV. Para el representante de EB, la intromisión de ETA «nunca es grata» porque «sobra de cualquier debate». A su juicio, el que la banda intente atentar contra este proyecto «perjudica» a las personas que, «de forma legítima y pacífica, discrepamos» de su puesta en marcha. Portavoces de Aralar -contraria a la 'Y'- también exigieron a ETA que «no se entrometa».

Desde el PP, su secretario general, Carmelo Barrio, aseguró que la «división» que existe entre los socios del Gobierno vasco -en referencia a las discrepancias que muestra EB- «