El Gobierno Vasco se reunirá con municipios afectados por el TAV para reducir su impacto

JUANMA VELASCO. SAN SEBASTIÁN. DV.

El tramo Ordizia-Itsasondo se empezará a construir a comienzos del año que viene Los trazados Beasain Este, Beasain Oeste, Legorreta y Tolosa se licitarán en 2008

La maquinaria del tren de alta velocidad (TAV) en Gipuzkoa sigue adelante. Las obras del primer tramo que se construirá en el territorio, entre Itsasondo y Ordizia, comenzarán a comienzos de 2008, según confirmó ayer Nuria López de Guereñu, consejera de Transportes y Obras Públicas del Gobierno Vasco, administración que se encargará de las obras del trazado en el territorio de Gipuzkoa.

Los trabajos empezarán con varios meses de retraso sobre la fecha -otoño de 2007- anunciada por la propia consejera en abril de este año. Antes, su departamento tendrá que adjudicar las obras y tratar con los representantes municipales de cada una de las localidades guipuzcoanas que se verán afectadas por los trabajos de construcción del TAV.

Para el año que viene, se espera la licitación de otros cuatro tramos en Gipuzkoa. La 'Y' vasca, con estaciones en las tres capitales, Irun, Astigarraga y Ezkio-Itsaso, deberá estar lista en 2013. Entonces, se podrá ir de Donostia a Vitoria en tren en media hora.

En el transcurso de una comparecencia ayer en la sede del Gobierno Vasco en Donostia, la consejera destacó la «relación entre instituciones» que ha mantenido su departamento para informar sobre el proyecto del TAV. En esta labor, anunció que el Gobierno Vasco se reunirá en las próximas semanas con «los alcaldes de las municipios guipuzcoanos por los que transcurre la 'Y' Vasca». Guereñu recordó que en los últimos años ya han mantenido «alrededor de 50 encuentros con ayuntamientos como Aduna, Itsasondo, Ezkio-Itsaso, Zizurkil, Donostia», entre otros. No obstante, teniendo en cuenta los «cambios en la representación» que ha habido en algunos de los ayuntamientos como consecuencia de las últimas elecciones municipales, la consejera mostró «la firme voluntad» de reunirse «también con los nuevos alcaldes».

En esos encuentros, a los primeros ediles se les aportará «información directa y amplia» sobre la afección que el trazado de la 'Y' vasca tiene en su localidad. «Además, le ofreceremos la colaboración para acordar medidas que permitan minimizar el impacto de las obras en ese municipio, en beneficio de los vecinos». En este sentido, señaló que ya están en relación con algunos alcaldes del Goierri y de Tolosaldea, y en las próximas semanas se dará paso a las reuniones.

Algunos de los encuentros no se prevén sencillos, habida cuenta de la postura contraria a las obras de la 'Y' vasca mostrada por las corporaciones de algunos ayuntamiento por donde pasará el TAV. En varios de ellos, como por ejemplo Itsasondo, incluso se ha convocado una consulta popular entre los vecinos.

Al respecto, López de Guereñu consideró que «sería difícil de entender que un responsable institucional -en alusión a los alcaldes contrarios al trazado del TAV-, al que se le ofrece tener información directa de un proyecto que va a afectar a su municipio y a sus vecinos, y al que se le ofrece acordar medidas que permitan minimizar la afección, lo rechace o no quiera colaborar». Además, advirtió que las consultas llevadas a cabo en determinados municipios no tendrán validez alguna «ni impedirán la construcción» de la 'Y' vasca, porque se trata de una «infraestructura catalogada de interés general». En sus palabras, el TAV es «una parte importante de la solución al problema del tráfico en Gipuzkoa» y una apuesta por «la sostenibilidad»

Conexión con Navarra

En el capítulo de relaciones institucionales, la consejera quiso destacar también la relación con el Gobierno de Navarra. En este caso, Guereñu anunció que en las próximas semanas mantendrá una reunión con la nueva consejera foral de Obras Públicas, Laura Alba, para abordar la conexión de la 'Y' vasca con Navarra. «Será la primera reunión. Anteriormente hubo encuentros con Álvaro Miranda -el consejero saliente-, con quien teníamos buena relación. En cualquier caso, la solución corresponde a tres administraciones: Fomento y ejecutivos vasco y navarro», afirmó Guereñu.

La propuesta del Gobierno Vasco pasa por la conexión con Navarra entre la estación de Ezkio-Itxaso y Alsasua, respetando el corredor que queda entre los dos espacios protegidos, Aizkorri-Aratz y Aralar.

En lo que respecta al resto del recorrido del TAV en Gipuzkoa, cuya ejecución es responsabilidad del Gobierno Vasco, se prevé que a los largo de 2008 salgan a licitación cuatro tramos: Beasain Este, Beasain Oeste, Legorreta III y Tolosa. En el resto del trazado vasco, en la actualidad ya está en obras el tramo alavés entre Arrazua-Ubarrundia y Legutiano II.

Oficina de Lurranek

Uno de los trabajos importantes previo al inicio de las obras se refiere a la gestión de las expropiaciones y permuta de terrenos con los propietarios afectados. Todas estas acciones se están canalizando en Gipuzkoa a través de Lurranek, la oficina de atención a los afectados, que «próximamente» abrirá una delegación fija en el Goierri, gracias a la «estrecha» colaboración de la Diputación de Gipuzkoa.

Hasta la fecha, ha habido ya alrededor de 300 reuniones con los propietarios. «El Gobierno Vasco apuesta porque la construcción del trazado del TAV tenga el menor impacto posible, sobre todo en las explotaciones agrarias», señaló Guereñu. En los encuentros entre Lurranek y los propietarios se ofrece a los titulares diferentes alternativas para que mantengan la explotación agraria o tengan la menor afección.

En el caso del tramo de Ordizia-Itsasondo, los 27 afectados «han recibido ya una carta certificada y conocen cuál será su afección. Con cada uno de ellos, se realizará una reunión con un técnico para analizar las alternativas. Caso por caso». Eso sí, la consejera matizó que, aunque Lurranek gestione las expropiaciones, «el trámite último corresponde al Ministerio de Fomento».

Etiketa(k):