Fomento resucita la idea del AVE transcantábrico, pero comenzará con la conexión entre Bilbao y Santander

La Voz de Galicia. Pablo González

El Ministerio de Fomento adjudicará antes de que termine este año la línea de alta velocidad entre Santander y Bilbao, según confirmó ayer la ministra Magdalena Álvarez al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. En realidad, el compromiso del Gobierno supone resucitar la idea del AVE del Cantábrico, surgida tras la catástrofe del Prestige para compensar a las cuatro comunidades afectadas por el vertido del petrolero, solo que los proyectos comenzarán a gestarse desde el País Vasco.

En el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para el 2008, esta línea de altas prestaciones para tráfico mixto desaparece en las partidas presupuestarias de Galicia, Asturias y el País Vasco. Sin embargo, en el caso de Cantabria aparece consignado un millón de euros para la confección del estudio informativo del que sería el primer tramo del AVE transcantábrico.

En realidad, la infraestructura era una de las escasas novedades previstas en el Plan Galicia y el Ministerio de Fomento la incluyó en su programación hasta el 2020 cuando aprobó el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT).

Sin embargo, el proyecto que transformaría la actual comunicación de vía estrecha en un trazado de ancho internacional con velocidades superiores a los 200 kilómetros por hora no es visto como algo prioritario por comunidades como el Principado de Asturias, que alerta del alto coste medioambiental que tendría para la franja costera cantábrica. En Galicia, de igual forma, se considera más urgente el enlace con la Meseta, y el AVE transcantábrico es todavía un proyecto a largo plazo.

En el 2020

Hay que recordar que, según los plazos del Plan Galicia, esta infraestructura debería estar terminada en el horizonte del 2015. Sin embargo, este compromiso estaba sujeto a que el acceso ferroviario a Galicia a través de Lubián estuviera terminado en el 2010. El retraso de dos años en su puesta en marcha decidido por el Gobierno de Rodríguez Zapatero también demorará una línea que, si finalmente se ejecuta, es posible que no esté terminada ni siquiera en el 2020, la fecha en la que deja de estar vigente el PEIT.

Etiketa(k):