La Virgen de Ezkio, de traslado

El paso del TAV obliga a llevar el pequeño refugio a unos diez metros de distancia y mientras duran las obras, se podrá acudir de forma excepcional
Diario Vasco 14.11.12 - 01:19 - MIRYAM GALILEALas obras del TAV llegaron hace tiempo a Ezkio-Itsaso y entre los cambios que se están produciendo en la localidad, encontramos el del emplazamiento del pequeño refugio que sirve como santuario para los fieles a la Virgen de Ezkio. Situado actualmente en la ladera de las campas de Anduaga, detrás del antiguo Ayuntamiento, la estructura y las imágenes van a ser trasladadas unos diez metros por debajo de su ubicación actual, debido al paso del TAV. Tras meses de conversaciones entre el Ayuntamiento y el portavoz de los fieles a la virgen de Ezkio, Sabino Legarda-Ereño, se realizó un proyecto con la nueva ubicación, que también incluye un nuevo acceso y un pequeño aparcamiento; proyecto que será financiado por la empresa del TAV. Actualmente, y con motivo del comienzo de las obras en esta zona, el acceso al pequeño santuario se ha visto limitado, por lo que el pasado día 8 directivos del TAV, miembros del Ayuntamiento y Sabino Legarda-Ereño se reunieron para buscar una solución temporal hasta que se traslade toda la estructura y las imágenes a su nueva ubicación, y con la intención de que todos los segundos domingos de cada mes los fieles puedan seguir reuniéndose para rezar a la Virgen. Así, y a pesar de que el camino está cerrado al público, estos domingos en concreto y los días 16 de cada mes (o el fin de semana más cercano a éste) los fieles podrán acceder al pequeño santuario como excepción a la prohibición; así mismo, han acordado colaborar con la seguridad tanto física como del entorno. El cambio, en febrero Según el alcalde de la localidad, Garikoitz Aiesta, se estima que el proyecto finalice el próximo mes de febrero, cuando responsables del Ayuntamiento bajarán las imágenes al nuevo emplazamiento dando por finalizado el traslado. Primeramente se realizará la obra del circuito, que se mantiene hasta la estación 4 ó 5 del Vía Crucis; se colocarán unas escaleras con descansillos y bancos para los fieles, un paso para un coche; y el pequeño refugio será trasladado completamente, junto a la cruz y la fuente. Han pasado más de ochenta años desde que, dicen, apareció por primera vez la Virgen en las campas del entonces pueblo de Ezquioga, hoy Ezkio-Itsaso. En aquellos años se levantó una pequeña capilla en el lugar y fueron muchos, miles, los que se acercaron en peregrinaje. Esta primera capilla no sobrevivió a la Guerra Civil. Con los años el fervor y las peregrinaciones fueron mermando, pero un pequeño grupo continuó acudiendo mensualmente a este lugar, sagrado para ellos, donde rezan a la Virgen. Su deseo siempre fue el de contar con un lugar habilitado donde poder rezar, y tras numerosos encuentros con miembros del Ayuntamiento en el año 2006 llegaron al acuerdo de levantar un pequeño santuario, junto a un vía crucis para acceder al mismo. Así, a finales de 2006 comenzaron las obras del santuario y en septiembre de 2007 se colocó el altar. En aquel entonces se intuía que el TAV podría pasar por este emplazamiento, pero la alcaldía se comprometió a que, en ese caso, se buscaría una alternativa para el santuario. De aquello han pasado cinco años y finalmente, con las obras del TAV en el lugar, se ha buscado esta nueva ubicación

Etiketa(k):