El humo frena el TAV chino

El recién estrenado tren entre Pekín y Shanghai acumula retrasos por culpa de los fumadores compulsivos en los lavabos
09.07.11 - 01:25 -
Ideal.es. ZIGOR ALDAMA | PEKÍN.

Siete de la tarde. En el complejo de ocio del estadio de Hongkou, en Shanghai, decenas de jóvenes esperan a que se liberen algunas mesas de billar para disfrutar de la noche del sábado. Uno, con aspecto de mafioso, decide hacer tiempo y enciende un pitillo. Cuando da la primera calada, uno de sus amigos le indica el gigantesco letrero situado frente a él, que no deja dudas sobre la prohibición de fumar en el lugar. Todos ríen, y otros deciden seguir sus pasos. Al cabo de pocos minutos, una camarera alertada por el humo remata la faena al traerles unos ceniceros, no vaya a ser que le peguen fuego a la moqueta. Envalentonado, el cabecilla saca un bolígrafo y escribe en el fondo blanco del cartel unos inconfundibles ideogramas chinos cuya traducción no deja lugar a dudas: ¡Ja, ja, ja! El aplauso es general.

Pero seguro que a los viajeros del recién inaugurado tren de alta velocidad entre Pekín y Shanghai no les ha hecho ninguna gracia que algunos fumadores compulsivos hayan preferido seguir este mismo ejemplo a bordo del moderno ferrocarril. Y es que, debido a su comportamiento, en la apenas una semana de vida del TAV chino, varios convoyes han acumulado retrasos en las 4 horas y 48 minutos que, en teoría, dura el trayecto de 1.338 kilómetros que separan la capital política de la económica.

Saltan las alarmas

Es lo que sucedió el lunes, cuando el conductor del tren tuvo que frenar la marcha después de que saltara la alarma en uno de los baños. Sabedor de lo que se traía entre manos, decidió no parar la máquina y acertó: el personal de la compañía descubrió a un hombre de 40 años que había decidido satisfacer su necesidad de nicotina en mitad del viaje. Lo peor del caso es que la broma no le va a salir muy cara, ya que deberá pagar una multa de 50 yuanes (5,5 euros).

Curiosamente, según informa 'Efe', las autoridades chinas han descubierto ahora que varios funcionarios de los ferrocarriles del país también le dieron al pitillo durante uno de los viajes de prueba del nuevo, abierto asimismo a la prensa, y que no sufrió ningún tipo de retraso. Claro que no lo hicieron en el baño, sino entre los vagones, a pesar de que viajaban a más de 300 kilómetros por hora. «No entiendo por qué no se puede fumar cuando siempre se ha hecho», comentaba fastidiado un viajero. «Que se impida en los aviones lo veo lógico, pero esto es ya demasiado. Al final vamos a ser como Estados Unidos o Europa, que van a la caza del fumador».

Etiketa(k):

iruzkin 1 for 'El humo frena el TAV chino'

1. No queremos ir al futuro

En esta noticia un tanto anecdótica hay una frase «No entiendo por qué no se puede fumar cuando siempre se ha hecho» que me recuerda las reflexiones que hacía Luis Bredlow en la charla No queremos ir al futuro que dió en la Conferencia sobre el TAV de 2007 en Hernani.

La charla se puede descargar junto al resto de documentación de la Conferencia. Y también como parte del dossier El TAV y su Modelo Social que se publicó en papel.