Dos columnas humanas para descubrir lo que el TAV podría destruir en Lapurdi

GARA | URRUÑA

Unas 400 personas participaron ayer en la marcha contra la nueva línea del TAV. Una columna partió de Ziburu y otra de Biriatu para confluir en Ibildotx tras recorrer los lugares que el proyecto podría destruir.

A pesar de ser un día festivo, unas 400 personas respondieron ayer a la convocatoria realizada por la asociación Nivelle-Bidassoa para manifestar su rechazo al proyecto de la nueva línea ferroviaria de alta velocidad en Lapurdi. Dos columnas partían hacia las 9.30 de dos puntos diferentes para recorrer unos seis kilómetros cada una y confluir, al mediodía, en el barrio Ibildotx de Urruña.

Tras una hora de marcha, el grupo que había salido de Biriatu hizo etapa en el caserío Xalbat Baita, amenazado por el proyecto del TAV. Los baserritarras acogieron a los marchistas y les mostraron su explotación de ganado ovino y caprino, así como los detalles de la elaboración de queso y cuajadas que realizan en la misma.

El matrimonio Elizondo y su socia Pantxika Etxeto explicaron que el trazado que se baraja afecta directamente a su caserío: «De hacerse, la nueva línea supondría para nosotros un estancamiento económico y una verdadera masacre ecológica». El ruido y el estrés producido por el TAV es incompatible con el pastoreo, por lo que las explotaciones ganaderas se verían seriamente afectadas. Algo a lo que no están dispuestos los cada vez más escasos baserritarras presentes en la costa labortana.

Varios electos abertzales y del Front de Gauche de Urruña, entre ellos la propia alcaldesa, Odile de Coral, asistieron a estas explicaciones.

La columna, en la que participaban familias enteras, retomó el camino a Ibildotx. Allí esperaron a la que, tras salir de Ziburu se detuvo en la casa Ezpeletenia, otra de las posibles afectadas por el proyecto. Los marchistas vieron la explotación maderera y el espléndido bosque de robles, para tomar conciencia de los daños potenciales del TAV.

Al mediodía, disfrutaron de un zikiro organizado en el punto de encuentro e intercambiaron comentarios sobre lo que acababan de visitar en el transcurso de la marcha. Muchos de ellos reafirmaron su intención de «seguir actuando en el terreno» para frenar un proyecto que consideran «inútil».

Etiketa(k):