Asimetrías de la fé


Lectura crítica en torno a la pretensión de construir otro museo Guggenheim en Urdaibai, emitida originalmente en Hala Bedi irratia:

Finalmente se nos ha representado la firma entre la Fundación Guggenheim y la Diputación bizkaina con motivo de su adquisición de una nueva franquicia de este MacMuseo para el Urdaibai. El acto, en detalle, lo encarnaban el diputado nacionalista por Bizkaia de apellido Bilbao y por la nave nodriza el miembro de la familia Bidarte, el que protagonizó el proceso de seducción y consiguió adquirir este Eurodisney para mayorcitos para su desconocida ciudad de provincias. Firmaron en concreto para construir un cofre de colores entre verdes praderas, en el cual poder colocar los trastos que ya no les caben en el otro.

La apuesta por el museo confirma así la huida hacia delante de un partido nacionalista que pretende reafirmarse en los peores tiempos para su credo, comulgando de nuevo en la fe del capitalismo asistido. Si en su liliputiense y patético Manhattan, (abando-ibarra) siguen apuntalando su torre de babel (aquella que regalarán a Iberdrola para que la trasnacional mantenga su sede tributaria en el paraíso fiscal vasco, un proyecto con menos estabilidad que la torre de Pisa), ahora pagarán un desván de diseño a la firma que cambió el concepto de museo de continente a contenido; un envoltorio para las colecciones permanentes del retorcido museo, con la que los del Buru Batzar aspiran a doblar (de una a dos) las pernoctas de turistas y de este modo equilibrar la balanza de pagos del país con tan numerosas divisas.

Bizkaia, el país de los dos estuarios, contempla la esquizofrenia del programa de sus mandamases. En el hemisferio izquierdo bizkaino, la aglomeración bilbaína y la concentración industrial; en el derecho, la bahía intacta del Urdaibai. En uno se amontonan gentes y apiñan instalaciones, en otro el encinar cantábrico se aferra aun a las montañas y el mar fluye paciente hacia las entrañas de las casa de Juntas de Gernika, guardián de las esencias vascas.

En la extema izquierda bilbaina, en Mehatzaldea, cuyas entrañas fueron saqueadas para costear con su mineral la primera industrialización y también fuera sede de la segunda albergando la industria química, toca desarrollo extremo. Restos kitsch, como la pervivencia de su nube de smog así lo atestiguan. Ahora y allí, este mismo Partido, quiere fabricar las pastillitas de coke, para contribuir al calentamiento global, y de paso ampliar la planta de refino de crudo, de la petrolera vasca Petronor. Un justo fin que bien vale que Josu Jon mude la presidencia del partido por la de la empresa. Otra forma de hacer país, como dice el insigne político. Ahora toca esponsorizar a los leones y fabricar argumentos que se traguen a los gaseados y levantiscos vecinos.

Por la otra banda, en Urdaibai, reserva de la biosfera y museo de cera del alma vasca, la apuesta jeltzale supone ahora colocar un artefacto cultural que potencie el consumo visual no sólo ya de eso que afirman que es arte, sino de su paisaje natural y del paisanaje de la reserva, criogenizado para deleite de la sociedad de servicios. Los indígenas se muestran aturdidos por la llegada de Mr.Marshall, que no saben si traerá entre el carbón algún regalillo, como la ansiada depuradora con la que dejar de bañarse en heces o si la modernización de sus infraestructuras viarias aportará además de apresurados turistas, el poder desplazarse con mayor rapidez hacia una metrópoli de la que hace décadas que ya dependen.

La política del capitalismo se manifiesta hoy como una mera cuestión de fé, en la que los contrastes inherentes a su lógica asimétrica (para unos turismo y subdesarrollo para otros industria y urbe) muestran en la minúscula escala bizkaina la obscenidad de su impostura. La política de lo posible se muestra así esquizofrénica y obscena, insostenible y a todas luces demenciada. Si en el año 97, el año de la inauguración del museo de hojalata, los fastos representaban la comunión con el paradigma del terciario, doce años después, el nuevo Guggy del 2009, confirma en la fe a un nacionalismo desesperadamente creyente, siempre fededun, que renueva sus votos con la plena consciencia de la vacuidad de su propuesta, como mero ejercicio de nihilismo.

Juantxo Estebaranz

Etiketa(k):

iruzkin 1 for 'Asimetrías de la fé'

1. La BBK contra Urdaibai

Abiñako Auzokideen Elkartetik ere Urdaibain Guggenheima eraikitzeko asmoaren aurrean kritika zehatza kaleratu dute:
La BBK contra Urdaibai.