El impacto en Atxondo será de tal magnitud que un estudio augura que perderá población

GARA. ATXONDO El Ayuntamiento de Atxondo dispone desde el año 2003 de un estudio sobre el impacto del trazado del Tren de Alta Velocidad en esta localidad, entre cuyas conclusiones los expertos destacan que el proyecto tendrá efectos «de enorme importancia e irreparables consecuencias», en particular sobre Apatamonasterio, el núcleo más poblado del municipio, porque sólo 200 metros lo separa-rían de la infraestructura ferroviaria. Es tal la magnitud del impacto sobre la calidad de vida en esa localidad, que el informe encargado por el propio equipo de gobierno ya augura receso demográfico. El informe parte de un análisis sobre la situación actual del municipio y de la comarca, en el que subraya el valor paisajístico y medioambiental de una zona montañosa «de singular belleza». En ese contexto, apunta que los impactos paisajísticos y sonoros acabarán con el dicho que hoy describe el entorno de Atxondo como aquel «donde el silencio se oye». De los innumerables efectos que describe el estudio realizado por expertos, se destacan las consecuencias del proyecto sobre Apatamonasterio. A este respecto se llama la atención porque «quedará situado en medio de dos focos emisores de ruido: la nueva variante Durango-Elorrio-Kanpazar y el trazado del Tren de Alta Velocidad», y especifica que los niveles de ruido, valorando sólo la construcción del viaducto y durante el paso del ferrocarril, «pueden provocar desde sordera hasta diferentes grados de molestia». Las alteraciones del paisaje vienen marcadas asimismo por la construcción del citado viaducto sobre el que transcurrirá el tren, cuya longitud ronda el kilómetro y que se levantaría a una altura de 65 metros.

Muchos se irán
Con esas premisas, el informe concluye que desde el punto de vista urbanístico el crecimiento de Apatamonasterio está hipotecado, pero hay una cuestión aún más preocupante para los residentes, porque el estudio reitera la idea de que «si las condiciones que hacen que Atxondo sea apetecible se alteran de forma sustancial con la implantación del Tren de Alta Velocidad», cabe esperar que «el grupo importante de jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y 29 años con que cuenta el municipio, puedan buscar alternativas en otros entornos que reúnan condiciones más adecuadas y abandonar Atxondo». De hecho, el informe relaciona una serie de consecuencias de la "Y vasca" sobre la población, apuntando que la calidad de vida «se verá seriamente afectada», hasta el punto de que «repercutirá» a la hora de construir nuevos hogares y acentuará el receso demográfico que ya acusa la localidad. Los expertos precisan que se puede esperar la pérdida de población, de residentes que salgan de este municipio en busca de lugares más acogedores, sobre todo en Apatamonasterio, y precisa asimismo que será más difícil también retener el apuntado colectivo de jóvenes. Creen además que «no favorecerá la recuperación de la tasa de natalidad, viéndose afectada por el estancamiento, posible marcha y la no llegada de personas jóvenes en edad de procrear». El proyecto afectaría asimismo a las previsiones de vivienda en las Normas Subsidiarias, «ya que el retraimiento de la demanda impedirá el crecimiento municipal», según augura el informe. De igual manera se prevé que será «poco atractiva la adquisición de viviendas unifamiliares en una zona degradada por el fuerte impacto del Tren de Alta Velocidad».

Mal futuro para el turismo
La actividad económica también acusará la llegada de esta infraestructura y no precisamente para bien. De hecho, la consultoría contratada por el Ayuntamiento indica que la afección a la industria «será prácticamente inapreciable, aunque tampoco aportaría nada positivo». Los más afectados son el sector ganadero y el sector terciario, que, según el estudio, «se verá seriamente mediatizado». En ese punto, se advierte especialmente delicado el futuro imprevisible para la actividad hostelera y de turismo y ocio, dado que la infraestructura acabará con los principales atractivos de la zona: tranquilidad y paisaje. El alcalde, Antonio Igarza, del PNV, señaló ayer a GARA que tras conocerse el informe en 2003 las gestiones del equipo de gobierno al respecto se han limitado a remitirlo al Ejecutivo de Gasteiz, desde donde se hizo llegar al Ministerio español de Fomento, sin respuesta hasta la fecha. Precisó asimismo que los alcaldes de Abadiño, Elorrio yAtxondo fueron citados en Madrid, y apuntó sobre el trazado que «estamos a la expectativa de por dónde va a ir exactamente».