UPN y PSN escenifican una firma para pedir a Zapatero el TAV para Nafarroa

DEIA. EFE. Bilbao.

Sanz ofrece adelantar la financiación de las obras dos o tres años para luego descontarlo vía convenio.

Con luz y taquígrafos. Así decidieron comparecer ayer los máximos responsables de Unión del Pueblo Navarro (UPN) y el Partido Socialista de Navarra (PSN) para hacer llegar su petición unitaria al gobierno de Rodríguez Zapatero de que "agilice" la tramitación para que el Tren de Alta Velocidad sea una realidad en Nafarroa. Todo ello dos días después de que el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, hiciera un feo a UPN al decirle que no había condiciones económicas y técnicas para firmar un convenio que posibilite empezar con la tramitación de la Alta Velocidad en el territorio foral.

Fue un feo para el Gobierno de Miguel Sanz (UPN) y para los propios socialistas navarros, que como un sólo hombre reclaman la construcción de la infraestructura. La demora de la misma afectará de forma importante a la conexión de la Y vasca de Alta Velocidad con Cataluña y el eje mediterráneo, que está previsto que se haga a través del tramo navarro.

De manera que ayer, queriendo mostrar una postura fuerte frente a Madrid, el presidente navarro, Miguel Sanz, y el secretario general del PSN, Roberto Jiménez, suscribieron un acuerdo en el que piden al Gobierno español que "proceda de inmediato" a aprobar en Consejo de Ministros y firmar el convenio que permita la ejecución del tren de alta velocidad en su territorio.

El acuerdo rubricado por ambos ante los medios de comunicación "demanda" así al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero que "agilice los trámites, supere los obstáculos" y "analice las propuestas trasladadas desde Navarra" para acometer esta obra.

Al respecto, el presidente Sanz indicó que este acuerdo ya ha sido remitido a Madrid junto a una carta en la que le ofrece a Zapatero la posibilidad de que Nafarroa asuma la financiación de las obras del TAV durante dos o tres años "para aliviar las cargas" del Estado, y a partir de ese plazo que la Comunidad Foral se descuente el coste vía Convenio Económico.

Nafarroa "correría con los costes de dicho aplazamiento de pago", aseguró Sanz, y precisó que éstos serían "sólo la financiación de los intereses por el crédito" que se solicite para hacer frente a las obras, un interés que será "más barato" que para otras administraciones, dada "la solvencia" económica de la Comunidad Foral.

En este sentido, Roberto Jiménez indicó que en su opinión descontar del Convenio Económico el coste de las obras "es una fórmula válida" a pesar de que el ministro Pedro Solbes ha opinado distinto, pero si Madrid plantea otra fórmula no pondrán inconvenientes "porque el objetivo es que el TAV esté aquí lo antes posible". Para ello, tanto el Ejecutivo navarro como el PSN "intensificarán los contactos" institucionales y de partido, respectivamente, y en relación con estos últimos Jiménez aseguró que en el PSOE "la receptividad es máxima".

Esta unión de intereses demostrada ayer no ha sido para el portavoz de NaBai, Maiorga Ramírez, sino "una pura escenificación improvisada para salir del paso y tapar su inoperancia" y además con él, dice, "el PSN reconoce que la negativa de Solbes es un chantaje a efectos de negociación para que los navarros y las navarras paguemos lo que no nos corresponde". Tras destacar que no aceptar la vía del Convenio indica además "la consideración" que el PSOE tiene al autogobierno navarro, asegura que "pone en evidencia tanto la ineficacia y la debilidad del Gobierno de la derecha, como el cinismo e irresponsabilidad del Partido Socialista, que está utilizando este tema como arma arrojadiza contra el bien de Navarra".

la frase

"Es una escenificación improvisada para salir del paso y tapar su inoperancia"

Maiorga Ramírez Portavoz de NaBai

Etiketa(k):