Las ocupaciones en Zornotza y Lemoa fijan el arranque de las obras de la 'Y' en Bizkaia

Deia. Concha Lago. Bilbao.

Estos actos dan el pistoletazo de salida a los trabajos, que podrían comenzar a ejecutarse este mismo mes. En medio del mutismo más absoluto, se firmarán hoy en Amorebieta-Etxano las actas de expropiación de los terrenos que permitirán dar inicio a las obras de la Y en Bizkaia. El secretismo también rodea al acto burocrático de firma de la ocupación forzosa mañana, jueves, en Lemoa. Con esta ocupación de suelos, los trabajos de la nueva red ferroviaria de la Y vasca, que de momento sólo se ejecutan en dos kilómetros del tramo Arrazua-Legutiano en Araba, pueden ser una realidad en Bizkaia este mismo mes.

Sin embargo, la amenaza de boicot de los opositores del TAV enturbia el que será el pistoletazo de salida de estas obras. El Ayuntamiento de Amorebieta-Etxano no ha querido dar detalles de la firma, ni siquiera quiso precisar el lugar donde se citarán los afectados, representantes de Adif, el gestor de infraestructuras ferroviarias, del Consistorio y el personal expropiado. Mientras tanto en Lemoa, su alcalde, Javier Beobide, aseguró que la firma se realizará mañana día seis a lo largo de la tarde y que en el municipio "hemos tenido mucha suerte con las expropiaciones ya que sólo han afectado a dos o tres personas".

Como se recordará, el pasado año, las protestas de detractores del TAV fueron el detonante para que el alcalde de Legutiano (Pedro Julián Berriozabal de Eusko Alkartasuna) se negara a la firma por estar "en desacuerdo con la Y vasca". Un día más tarde, las protestas -que hicieron necesaria la intervención de la Ertzaintza- se reproducían en Arrazua, en otro acto de firma de las actas de expropiación y obligaban al primer edil, el jeltzale Rufino Sáenz de Ibarra, a retrasar este acto burocrático.

Todo ello a pesar de que estas trabas administrativas sólo logran dilatar los trámites. De hecho, tanto fuentes del Ministerio de Fomento como del Departamento de Transportes del Gobierno vasco ya han dejado muy claro que este tipo de oposición "no logrará paralizar las obras". De hecho, la firma de un alcalde no es imprescindible para aprobar las expropiaciones, sino que es un mero formalismo.

interés general Además, la calificación de la Y como infraestructura de interés general faculta al Adif, propietario de los terrenos del trazado, a consumar todas las expropiaciones aunque no haya acuerdo con el propietario. En estos casos, se tramitarán los expedientes por la vía de urgencia utilizando el justiprecio, es decir, se paga el precio de mercado.

La plataforma opositora AHT Gelditu! ya anunció la semana pasada que el Ministerio de Fomento y el Gobierno vasco están intentando "llegar a acuerdos previos individualizados" con los propietarios e los terrenos a expropiar para la ejecución del TAV "impidiendo así cualquier posible posicionamiento social o municipal al respecto". Ante esta situación, invitaron a los propietarios damnificados a "mostrar firmeza y rechazar los acuerdos previos, y exigir el cumplimiento del proceso legalmente establecido en su totalidad y para todos los procesos expropiatorios".

Aunque los opositores no dispongan de resquicios legales para paralizar las obras que en territorio vizcaino tendrán ya luz verde en el tramo que atraviesa Amorebieta y Lemoa con una longitud de 3,45 kilómetros, sí tienen capacidad para retrasar unos trabajos que fueron adjudicados en setiembre del pasado año.

las obras, este mes
"Una vez que se produce la ocupación, no hay una norma generalizada para meter las máquinas. Nadie dará una fecha porque nadie se quiere pillar los dedos", afirman fuentes consultadas en Adif. "Este organismo se ciñe a los hechos consumados y sólo hablamos cuando las obras se han iniciado. Pero aunque no haya plazos fijados para el inicio, todo debería ser bastante rápido y las excavadoras podrían empezar a trabajar a lo largo de este mismo mes".

De cualquier forma, el temor pasa ahora por que la oposición a la Y ferroviaria vasca -que sale periódicamente a la calle y ha pasado ya por algún salón de plenos-, pueda reventar los actos previstos para hoy y mañana en los dos municipios vizcainos.

Desde que se vislumbró la llegada de los simpatizantes de la izquierda abertzale a los ayuntamientos vascos, la consejera de Transportes, Nuria López de Guereñu, ha reiterado que el proyecto "seguirá ejecutándose como hasta la fecha" y que primará el diálogo con los cargos locales, "sean del color que sea". Diálogo que ha sido también la tónica dominante con los propietarios afectados por las expropiaciones.

Todo con el fin de poner en marcha una infraestructura que deberá estar plenamente operativa en el año 2013.

Los trabajos en Gipuzkoa, en breve

Este año debe marcar también el inicio de las obras en Gipuzkoa. El Gobierno vasco, responsable de ejecutar las obras de la 'Y' vasca en ese territorio, pretende paliar en 2008 el retraso que acumula el proyecto en este territorio guipuzcoano. El Ejecutivo autónomo tiene previsto iniciar en breve de forma material la construcción de la línea en el entorno de Ordizia y ha iniciado los trámites administrativos para licitar los trabajos de otros cuatro tramos. Corresponden a los trazados de Tolosa, Legorreta, Beasain Este y Beasain Oeste, que suman 11,3 kilómetros de vías y una inversión de 216,5 millones de euros. La ejecución del tramo guipuzcoano corresponde al Gobierno de Gasteiz en virtud del acuerdo de colaboración suscrito el pasado 24 de abril de 2006 entre los Ejecutivos de Lakua y Madrid. Según la Disposición Adicional IV del Concierto, el Gobierno vasco "descontará" del Cupo a pagar al Gobierno del Estado la parte invertida en la financiación del tramo guipuzcoano del TAV. Se garantiza de esta manera, que una parte muy importante de la aportación de las haciendas vascas a Madrid, vuelva a Euskadi en forma de inversión estratégica.

Etiketa(k):