Zapatero inaugura el AVE a Valladolid como símbolo de cohesión y pujanza económica

Noticias de Navarra. madrid.

El presidente presume de que españa puede permitirse cinco obras de la misma magnitud. La línea más rápida del país, que ha costado 4.500 millones, posibilita hacer el recorrido desde Madrid en menos de una hora. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, valoró ayer el nuevo AVE Madrid-Valladolid como un símbolo para "la España de la cohesión" y una muestra de la buena salud de la economía española, ya que el superávit anual permitiría cinco obras de las mismas características.

Zapatero cerró la inauguración de la llegada del tren de alta velocidad a Valladolid con un discurso en el que expresó su reconocimiento al anterior Ejecutivo por haber ejecutado un tercio de las obras inauguradas ayer. "Ya hemos llegado (a Castilla y León), y puedo anunciar que pronto llegaremos a todas partes", subrayó Zapatero antes de señalar que el AVE identifica la imagen de vanguardia de España, que recordó que en el año 2010 se convertirá en el país del mundo con más kilómetros de vías de alta velocidad. Algo que ve posible porque España cuenta "con una economía de éxito" que invierte en infraestructuras y con unas empresas competitivas.

Zapatero ofreció una serie de datos de esta obra "colosal", como que supone 180 kilómetros de vías (81 de ellos en túneles y 6 de grandes viaductos) y se han invertido en ella 4.500 millones de euros. Una cifra ante la que aprovechó para subrayar la salud de la economía española al señalar que apenas llega a la quinta parte del superávit que tuvo el país el año pasado o al que va a tener en el presente ejercicio. "Un superávit con el que podríamos hacer cinco obras de la magnitud de la que ha llegado a Valladolid", insistió el presidente.

Zapatero señaló que sólo se puede tener un proyecto común como país cuando se distribuyen las oportunidades con equidad y justicia, y dijo dicho que el AVE inaugurado ayer es "una obra de país, para una España de la cohesión, de la convivencia y de todos",

También se refirió al AVE a Barcelona (cuya entrada en servicio se había previsto inicialmente para el viernes), para insistir en que pronto será una realidad. Además, rindió homenaje a los cuatro trabajadores muertos durante la ejecución de las obras.

Previamente, la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, destacó que el AVE "cose a España con hilos de acero" y representa un tiempo de progreso y modernidad. Al igual que Zapatero, la ministra reconocido la tarea del Gobierno anterior y agradeció la colaboración todas las administraciones para hacer posible la nueva línea.

Tras aludir a la complejidad de la obra y a la reducción de tiempo de viaje que implica también para los ciudadanos del norte de España, destacó que cuenta con tarifas atractivas. La titular de Fomento habló de la citada infraestructura, como una obra "que engrandece a España", antes de elogiar a personalidades que ha dado la capital castellano-leonesa, entre las que citó a José Zorrilla, Rosa Chacel y Miguel Delibes, y entre las que, entre risas de los asistentes, incluyó al propio Zapatero.

pitos Pese a que más de un centenar de policías velaron por la seguridad en Valladolid, más de 250 personas de cinco colectivos recibieron con pitos al presidente del Gobierno para reivindicar con fuerte estruendo el soterramiento del AVE y su extensión hasta Ávila.

En el recorrido inaugural, los trenes de Renfe llegaron a circular a la velocidad máxima de 300 kilómetros por hora para la que está diseñada la línea. Los túneles bajo la sierra de Guadarrama de la línea, los quintos más largos del mundo (25 kilómetro de longitud), se recorrieron a 200 kilómetros por hora.

Álvarez subrayó la complejidad técnica de las obras efectuadas en la Sierra de Guadarrama, en las que han trabajado de forma simultánea más de 4.000 operarios, han supuesto un desembolso de 1.600 millones euros y han permitido "salvar una barrera infranqueable" gracias a la construcción de un túnel, con dos tubos de 28 kilómetros de longitud cada uno, que es el más largo de España, el tercero de Europa y el quinto del mundo.

capitales vascas El AVE a Valladolid permitirá reducir a 56 minutos el trayecto en tren desde Madrid a la capital castellanoleonesa, frente a las dos horas y veinticinco minutos que es preciso invertir actualmente. La conexión a Segovia se realizará en 34 minutos. Además, la línea supondrá recortar en más de una hora el viaje en tren a Asturias, Santander, Burgos, León, Palencia y las tres capitales vascas, dado que los trenes realizarán por el AVE parte de su recorrido.

El AVE Madrid-Valladolid generará en 2008 un movimiento de 700.000 usuarios. Por la nueva línea no sólo circulará los trenes S-102 AVE sino también los Alvia (S-130) dotados de cambio de eje automático, lo que en la práctica significa que estas unidades pueden transitar por vías de ancho internacional e ibérico, indistintamente, para comunicar Madrid con el noroeste. >agencias

Etiketa(k):