El Gobierno de Navarra sigue empecinado