El TAV nos deja el plato vacío