Llamamiento a llevar a cabo una quincena anti-desarrollista: del 10 al 23 de diciembre

¡Paremos la destrucción de una vez!

Del 10 al 23 de diciembre, la Asamblea Contra el Tren de Alta Velocidad (TAV) propone llevar a cabo una quincena anti-desarrollista con el fin de impulsar la denuncia de los proyectos destructivos y fomentar la idea de que para alcanzar una solución es necesario cambiar radicalmente el modelo económico y social. Por ello dirigimos hoy el mensaje “¡Paremos la destrucción de una vez!” a todas las personas y grupos que se mueven por transformar la actual sociedad destructiva y explotadora para llevar a cabo del 10 al 23 de diciembre actividades de debate y acciones de protesta frente a las agresiones ambientales y proyectos destructivos que sufrimos en nuestros pueblos, expresando directamente un rechazo crítico y radical del capitalismo.


Las agresiones a la tierra llegan desde muchos frentes. El daño que se le está causando hoy al medio ambiente no lo cuestiona ya nadie (ni siquiera la extrema derecha), aunque pocos quieren reconocer que estos efectos nocivos son consecuencia directa del desarrollo global del modo de producción y consumo capitalista. Al mismo tiempo se está dando la destrucción de las relaciones sociales y los saberes tradicionales, a la cual la mayoría no le damos la importancia que se merece. De ahí que las soluciones que se propongan sean sólo técnicas y parciales, lo que refuerza la creencia de que este modelo social, así como la infinita extensión del intercambio de mercancías a escala mundial y el desarrollismo ilimitado, pueden seguir existiendo con unos pocos cambios; cuando no, lo que es peor, que este modelo tiene que exportarse a todos los países.


Los poderes políticos y económicos que nos han traído a esta situación (los estados y las grandes empresas y transnacionales), en los últimos años han disfrazado sus actividades de “eco”, “bio” y “verde”, extendiendo el engaño a todos los niveles. A los viejos modos de agresión contra la naturaleza y las comunidades humanas (agricultura industrial, canteras, variantes y circunvalaciones, autovías y autopistas, canales, pantanos, centrales térmicas y nucleares, basureros, etc.) se añaden los nuevos proyectos de propaganda ideológica que están haciendo con la etiqueta de “sostenibles”: agrocombustibles, transgénicos, incineradoras, centrales eólicas, autopistas del mar, superpuertos, TAV, “espacios naturales” artificializados… así como esos otros proyectos agresivos a los que no se atreven a calificar de “sostenibles”, como el urbanismo desaforado, los campos de golf, los puertos deportivos… Todo esto sin olvidar los pabellones tecnológicos e industriales y las plataformas intermodales que quieren llevar adelante. Hasta los más ciegos pueden ver que todo este modelo, en lugar de remediar los problemas acarreados por la fiebre urbanística y el crecimiento del transporte, los agrava.


En nuestra opinión, mientras no cuestionemos la meta que se da por indiscutible –el crecimiento económico, que los estados socialistas también erigen como mito--, el propio modelo social y la movilidad de personas y mercancías, el problema seguirá creciendo y seguiremos cayendo por el precipicio. Dejando a un lado la presunta comodidad y el bienestar bobo, queremos recuperar la dignidad y una libertad verdadera. Creemos que podemos encontrar una solución deteniendo la dinámica desarrollista y competitiva de la globalización capitalista y construyendo unas sociedades más autónomas basadas en la cercanía.


Ante la destrucción y el envenenamiento generalizados que supone el capitalismo, tenemos que luchar: defender la tierra y crear unas nuevas relaciones al margen del Estado y de la mercancía.


Con este objetivo, hemos de dar los primeros pasos con humildad. Por eso, proponemos llevar a cabo una quincena de lucha antidesarrollista a fin de impulsar el debate y la acción en torno a estas cuestiones. Animamos pues a actuar durante las quincena anti-desarrollista llevando a cabo cada cual en su entorno aquellas actividades de debate y las acciones de protesta que considere más oportunas para denunciar las agresiones ambientales y coadyuvar a formar conciencia crítica acerca del modelo desarrollista que nos quieren imponer. Las fechas propuestas son del 10 al 23 de diciembre.


Por otra parte, la próxima manifestación contra el TAV convocada a nivel de Euskal Herria por AHT Gelditu! Elkarlana tendrá lugar el 15 de diciembre en Arrasate.

Programa de la Quincena Anti-Desarrollista

Etiqueta(s):