AHT GELDITU! ELKARLANA convoca una manifestación nacional el 15 de diciembre en Arrasate

Prentsaurrekoan kartela AHT Gelditu! Elkarlana llama al conjunto de la ciudadanía a movilizarse para exigir la paralización del proyecto y la apertura de un debate social en profundidad.

La mayoría social y sindical ha manifestado en infinidad de ocasiones su oposición al TAV por tratarse de un proyecto de gravísimas consecuencias ecológicas, económicas y sociales, y por haber sido desarrollado en ausencia total de información y de participación ciudadana. Y viene exigiendo reiteradamente la paralización del proyecto, la difusión de información veraz y objetiva y la apertura de un debate social en profundidad. Clara muestra de ello son el sinfín de movilizaciones, actos de denuncia y pronunciamientos que se han sucedido este último año a lo largo y ancho de Euskal Herria, así como las consultas populares realizadas en diversos pueblos de nuestra geografía.

En este sentido, cabe destacar, la declaración contraria al TAV hecha pública el pasado 6 de octubre en Elorrio por decenas de alcaldes y concejales de otros tantos municipios directamente afectados por el TAV.

No obstante, los y las responsables de este proyecto continúan haciendo oídos sordos a la demanda popular de paralización del TAV y dando nuevos pasos en su imposición.

Así, denunciamos firmemente el anuncio de los Gobiernos de Madrid y Gasteiz de extender las obras de construcción del TAV, iniciadas hace ahora un año en Luku (Araba), a nuevos puntos del eje Gasteiz-Bilbao y a Goierri, a finales de este año y comienzos del próximo respectivamente.

Denunciamos el anuncio de acuerdo entre los gobiernos de Sanz y de Madrid para acelerar el proyecto del Corredor Navarro de Alta Velocidad.

Denunciamos la utilización de la mentira y la manipulación sistemática por parte de los responsables del proyecto al objeto de tratar de justificarlo:

  • La señora Nuria López de Gereñu miente cuando dice que el TAV sacará camiones de las carreteras y contribuirá a la resolución de los problemas de transporte. De hecho, es de sobra conocido que el TAV ni siquiera hará frente al aumento anual del número de camiones en nuestras carreteras, así como que forma parte de un enorme plan de infraestructuras de transporte (súper puerto de Jaizkibel, súper sur, tercer carril de la A-8, plataformas logísticas…) cuyo objetivo no es otro que el aumento del flujo de mercancías por todos los medios.
  • Y miente descaradamente cuando dice que el TAV beneficiará al medio ambiente. ¿En qué cabeza entra que una infraestructura que conllevará en Euskal Herria la perforación de 121 túneles, la construcción de 113 viaductos, el movimiento de más de 68 millones de m3 de tierras, la ocupación directa de más de 2.500 hectáreas de terreno, la creación de más de 64 escombreras, la afección directa a entornos naturales de alto valor naturalístico y el aumento exponencial del consumo de energía vaya a beneficiar al medio ambiente?

Y denunciamos la cruzada que tanto el delegado del gobierno español como la consejera de transporte del Gobierno Vasco están protagonizando contra las consultas populares. Así, mientras el primero amenaza con su prohibición, cosa que ya hizo en el caso de Aramaio, la segunda repite hasta la saciedad que la voluntad contraria al TAV de los municipios afectados no va a paralizar ni impedir su construcción, al mismo tiempo que trata de criminalizar a sus alcaldes, preguntándose, maliciosamente, si cuando estos hablan de unir fuerzas para evitar la imposición e impulsar el necesario debate social, se están refiriendo a la comisión de actos de sabotaje. ¡Qué perversidad! ¡Cuán grave manipulación!

  • Señor Luesma, Señora López de Gereñu: ¿A qué le tienen miedo realmente? ¿A que la población manifieste libremente su opinión? ¿A que ésta sea contraria al proyecto del TAV y sus intereses de negocio? ¿A que ese rechazo desnude sus mentiras y ponga de manifiesto la imposición que ustedes pretenden?
  • Señora López de Gereñu, los habitantes de los pueblos directamente afectados no sólo exigen información sobre el recorrido y las afecciones que el TAV ocasionaría en sus pueblos; ¡exigen poder debatir y decidir sobre el mismo!

Todos estos hechos, que por sí mismos muestran un profundo desprecio hacia la oposición social al TAV y constituyen una auténtica huída hacia delante de los y las responsables del proyecto, nos sitúan frente a una alarmante situación: urge exigir la paralización de las obras, rechazar la imposición y exigir la apertura de un debate social en profundidad en torno al TAV, así como al modelo de transporte, ordenación del territorio y sociedad que están imponiendo desde las instituciones.

Por ello, llamamos al conjunto de la ciudadanía a movilizarse y más concretamente, a participar en las siguientes convocatorias:

  • 22 y 29 de noviembre, jornadas de protesta contra el TAV. Concentraciones frente a los responsables políticos del proyecto y las empresas constructoras respectivamente.

Etiqueta(s):