La Acampada contra el TAV reunió a centenares de personas

El pasado domingo ha finalizado en Aramaiona la XII. Acampada contra el TAV de este año. La acampada de este año ha sido la más interesante por el número de asistentes y su participación en las diferentes actividades, reuniendo diariamente al menos entre 120 y 200 personas.

De hecho, las labores de cocina indican que se han servido alrededor de 3.000 desayunos, comidas y cenas mientras debatíamos cómo acumular fuerzas en la lucha contra el TAV. El maravilloso enclave de Aramaio nos ha ofrecido el espacio y la posibilidad a cientos de personas de reunirnos allí durante diez días.

Junto con los debates y las acciones informativas y de protesta contra el TAV, queremos destacar que la Acampada ha sido un lugar de encuentro y de comunicación crítica con el actual modelo social., a la vez que ha demostrado que la autoorganización no sólo es posible sino que es la mejor forma de promover la participación igualitaria y la acción colectiva. Las más de cien personas que nos juntábamos a diario hemos tomado las decisiones de forma asamblearia, rotandonos también en las labores de mantenimiento, alejándonos así de cualquier delegacionismo.

Hemos conocido los magníficos alrededores de Aramaio por medio de las marchas montañeras. Es inconcebible imaginar el hermoso valle al pie de Orixol, Anboto y Tellamendi desfigurado por el TAV, atravesado por un viaducto de más de 1.400m de largo y casi 80m. de alto, la excavación de los enormes desmontes y trincheras previstos en los entornos rurales afectadas, que verían amplas superficies convertidas en montañas de escombreras, causando graves afecciones en las zonas rurales y entornos naturales de indudable valor. La mayoría de las personas en Aramaio están convencidas de que las consecuencias del TAV serían catastróficas y nos unimos a su denuncia por el nuevo atropello del Ministerio de Fomento, que ha ordenado llevar a cabo el proceso expropiatorio de las tierras afectadas en pleno periodo vacacional de agosto, dando una prueba más de la prepotencia institucional ante la población afectada por las grandes infraestructuras.

En relación a la acción de protesta realizada desde la Acampada el pasado miercoles, cuando varias decenas de personas ocuparon las instalaciones de las epmpresas constructoras del TAV Comsa y Cycasa en Legutiano, queremos manifestar que el objetivo de nuestra acción y la posterior concentración de protesta realizada en la plaza del pueblo fue exigir a dichas empresas la paralización del TAV; si bien los aciertos y fallos del momento pudieron producir confusión, queremos dejar bien claro que el objetivo de nuestra acción en ningún caso era el ayuntamiento. Antes bien, es preciso expresar nuestro apoyo a la postura mantenida por el alcalde de Legutiano en oposición al TAV.

El TAV esté en la cúspide de los proyectos más destructivos y absurdos. Es algo así como la vanguardia de un modelo el modelo productivo y consumista impuesto por grupos de poder económico que acumulan ingentes cuotas de poder y están guiados por la absurda lógica del crecimiento ilimitado de los beneficios. La gente somos desposeídas de nuestra identidad y una vez vaciadas por dentro, nos lanzan hacia la competitividad y el individualismo, para convertirnos en consumidores irracionales que se venden cada vez que compran. El TAV no es pues toda la devastación, pero tiene estrecha relación con otras tantas barbaridades, como ampliación y apertura de las nuevas canteras para conseguir el cemento necesario

Etiqueta(s):