«Al menos, que sepan que el pueblo de Urbina está contra el TAV»

GARA. Gasteiz

En Urbina, Araba, no se habla de otra cosa. El TAV atravesará el pueblo y la vida de los vecinos, que verán alterado su día a día en un maravilloso enclave que ya está sufriendo bastante con la autopista Eibar-Gasteiz. El domingo se celebrará una consulta popular sobre el TAV, la primera y la única, por ahora.

María Jesús Martínez vive en Urbina. «Cree» que el trayecto del TAV pasará junto a su casa, y dice que lo «cree» porque «la desinformación es total». «Cuando vamos a preguntar nos dicen que este tramo no está definido y no nos concretan nada», denuncia. Se enteró de que el Tren de Alta Velocidad iba a truncar el futuro de su familia por medio de los medios de comunicación, y es que María Jesús, su marido, sus dos hijos y su padre viven en el campo y del campo. «Yo vivo del campo y si el TAV pasa por nuestros terrenos, ¿qué vamos a hacer? ¿A dónde vamos a ir? Mis hijos de 15 y 17 años quieren seguir con la tradición familiar. Ellos tienen esa ilusión y yo no les desanimo, pero sé que el futuro es oscuro». Su padre, que tiene 87 años, no se lo cree; «está muy mal, dice que no puede ser y que no puede ser». La familia de Martínez explota vacas de campo, algunas yeguas y algunas ovejas. Asegura con desafortunada certeza que si el TAV pasa por sus campos, deberán quitar todo el ganado. No entiende, además, «a quién» puede beneficiar el Tren de Alta Velocidad, «a nosotros, al menos, no», afirma rotunda. «No hay derecho a que te arruinen la vida de esta manera. ¿Dónde te haces una casa con el dinero que te dan? Es una vergüenza».

En cuanto a la consulta del domingo, asegura con seguridad que el pueblo de Urbina se posicionará en contra del TAV. «No tenemos esperanza de que se tome en cuenta la consulta pero, por lo menos, que sepan que el pueblo de Urbina está en contra del TAV». «Queremos vivir aquí. Es lo único que queremos», concluye.

La mejor casa del pueblo

El TAV pasará justo por encima de la mejor casa de toda Urbina, según se comenta de boca en boca entre los vecinos de la población alavesa. Se trata de la casa conocida como La Granja, en la que viven cinco familias. Antonio Expósito es uno de los propietarios. Según explica, «nos tiran la casa entera por completo». Este afectado critica las «malas formas» con las que las instituciones están tratando a los afectados. «Nos enteramos por los medios, a última hora y de mala manera. Desde el principio las formas han sido malísimos y es lo que criticamos». Esta casa es el sueño de toda una vida. Han invertido todo lo que tenían en levantarla. Situada a unos 300 metros del casco del pueblo, La Granja está ubicada en medio de un valle. «Esto es impagable. En el jardín tenemos dos árboles que son hijos legítimos del Gernika. Tenemos un nogal que se plantó en la República y que pasa por encima de las cuatro alturas de la casa. Mis padres dicen que paguen lo que paguen, nunca volverán a ver un jardín como éste. Toda nuestra vida invertida en una casa para que luego te la tiren y, además, con malas palabras», se lamenta este vecino de Urbina. Considera que lo que ellos piden es legítimo; «sólo queremos que nos den lo que vale nuestra casa, ni más ni menos. Dicen que nos van a pagar el valor del material, pero, hoy en día, una casa no vale el valor del material. Nos van a pagar mal y, además, con malas palabras», apunta. La sensación es de impotencia; «tienes que tragar y no puedes gritar mucho, porque, de lo contrario, no te atienden». En cuanto a la afección que el TAV tendrá sobre el pueblo de Urbina, AntonioExpósito es rotundo: «El desastre ya está hecho con la autopista Eibar-Gasteiz. Luko y Urbina son dos pueblos que se pueden dar por desaparecidos y ahora se los van a terminar de cargar». Cita, como ejemplo, que aunque antes era habitual subir a la Cruz de Urbina paseando para admirar el paisaje, ahora ya no lo pueden hacer, «porque nos han cerrado el paso». El impacto medioambiental provocado por las obras de la citada autopista es ya muy importante. Esto, unido al impacto que tendrá el TAV, «es ya el desastre total», opina Antonio. «Nos dicen que el tren tiene una directiva estética y medioambiental diferente. Habrá que verlo».

Preocupa el impacto sonoro

En Urbina preocupa especialmente el impacto sonoro que tendrá el TAV. «Cuando les preguntamos si van a poner pantallas para el ruido, nos dicen que eso se decidirá a posteriori, que primero se pondrá en marcha el tren y, dependiendo del ruido que provoque, se pondrán o no las pantallas», explica. Existe un estudio de impacto medioambiental de la autopista Eibar-Gasteiz. Existe asimismo un estudio de impacto medioambiental del TAV. No obstante, y según apunta Antonio, «no hay ningún estudio conjunto que analice el desastre que provocarán ambas infraestructuras juntas, aunque pasen paralelamente a una distancia de diez metros». Así las cosas, Expósito tiene claro que, directa o indirectamente, «todos los vecinos de Urbina son afectados». Por ellos, sabe con seguridad que en la consulta del domingo la gran mayoría se posicionará en contra del TAV. «No vamos a lograr nada pero, por lo menos, siempre quedará ahí que el pueblo de Urbina está en contra del TAV».

«Solos no podemos»

Josu Ormaetxea, alcalde del Concejo de Urbina, es optimista con la consulta del domingo. «Sólo en Urbina no podemos parar el TAV, pero es un pasito, es un camino que queremos abrir. Queremos animar a los pueblos afectados a que sigan esta línea para, entre todos, hacer frente a esta imposición». Y es que Ormaetxea subraya «lo antidemocrático» del proceso llevado a cabo por las instituciones responsables del macroproyecto; «la desinformación es total y ni siquiera se dignan a escuchar lo que opina el pueblo de Euskal Herria. Siempre actúan igual, con la autopista Eibar-Gasteiz han hecho lo mismo. Ahora nos informan todo lo que queremos, pero cuando el proyecto ya está hecho, cuando ya no hay manera de pararlo. Hasta ahora no nos han querido explicar nada de nada. Esa es la táctica que utilizan». El resultado de la consulta popular del domingo se enviará a todas las instituciones responsables del proyecto de la «Y vasca». «Seguramente lo archivarán sin más pero, al menos, que sepan lo que opinan los vecinos de Urbina», explica Ormaetxea. Actualmente 150 personas viven en Urbina, aunque sólo tienen derecho a votar los que están empadronados en el pueblo. Así, 125 personas podrán decir lo que opinan del TAV el próximo domingo.

Batasuna anima a los municipios afectados por el trazado del tav a seguir el ejemplo de Urbina

El portavoz de Batasuna, Pernando Barrena, animó ayer a los cerca de 50 municipios afectados por el trazado del Tren de Alta Velocidad a convocar consultas populares para sondear la opinión ciudadana acerca del proyecto. Tras felicitarse por la celebración de una iniciativa de este tipo el domingo en Urbina, Barrena reclamó la paralización de las obras de la Y vasca hasta que la sociedad vasca se pronuncie en torno a este tema. En una rueda de prensa ofrecida en Gasteiz, el portavoz abertzale aseguró que «Batasuna felicita y aplaude el ejercicio de la democracia participativa» que se realizará entre los habitantes de Urbina. Según dijo, la consulta supone un paso «muy significativo» ante «la imposición de los gobiernos central y vasco» en torno a la nueva infraestructura ferroviaria. Recordó asimismo que en el Parlamento de Gasteiz, PNV, EA y PSE se mostraron contrarios a celebrar una consulta popular a nivel de Euskal Herria y que, de esta manera, «negaron la palabra al pueblo». Por este motivo, instó a los alrededor de 50 municipios afectados por el trazado del TAV a seguir el ejemplo de Urbina. «Los ciudadanos de las poblaciones afectadas tienen todo el derecho a manifestar su opinión y a que ésta sea tenida en cuenta», reivindicó. Barrena reclamó a los ejecutivos de Gasteiz y Madrid que paralicen cualquier trabajo relacionado con esta infraestructura «hasta que los ciudadanos no hayan dado su opinión».

De la misma manera, les exigió que terminen «con esta imposición», que convoquen una consulta y que respeten la opinión de la ciudadanía. El sindicato LAB, por su parte, manifestó su deseo de que la consulta popular de Urbina «abra camino al ensanchamiento democrático», y manifestó que ve con «buenos ojos» dicha iniciativa. El sindicato denunció en un comunicado que la nueva infraestructura ferroviaria se ha aprobado «con la más absoluta falta de transparencia» y «pasando por alto el rechazo de gran parte de la sociedad y la mayoría sindical vasca». Añadió que «ante unas obras del tamaño de las que los gobiernos de Vitoria y Madrid pretenden iniciar, impidiendo el debate público y la búsqueda del mínimo consenso social en clave de sostenibilidad», es «loable» la voluntad de la institución local de Urbina de preguntar a la población «si realmente desea el TAV, responsabilidad que debiera ser del Ejecutivo autonómico». LAB realizó además un llamamiento a la población de Urbina a «acudir masivamente a las urnas» y a «posicionarse en contra del TAV», ya que, «en términos medioambientales, será el proyecto más devastador llevado a cabo en la historia de Euskal Herria».

Acampada de la Asamblea contra el tren

La Asamblea contra el TAV realizará del 21 al 30 de julio una acampada en Urbina para oponerse al inicio de las obras de la Y vasca e impulsar la lucha contra este proyecto y la «gravedad de sus impactos ecológicos y sociales». Se llevarán a cabo actividades de debate, talleres, acciones informativas y de protesta, actuaciones de teatro, música y marchas montañeras, «ofreciendo la posibilidad de crear un lugar de encuentro asambleario y de comunicación crítica frente a la actual sociedad explotadora y destructiva que nos quieren imponer desde las instituciones». -

Etiqueta(s):