Crédito del BEI para la Y = Tirar el dinero a la alcantarilla

Goizeko 10:30tan Bilboko "Banco de España"-tik Ana Pastor Fomentoko Ministra, Patxi López eta Mariano Rajoy irten dira 500 euroko billete mordoarekin eta kaleko zulo batetik behera botatzen jardun dira. Adif-eko langile batek ireki duen estolda zulo batera hain zuzen ere. Irudi horrek oso garbi adierazten du Euskal Y egiten jarraitzeko EIBrekin sinatu duten 500 miloi euroko kredituak
 (+iragarritako beste 500) suposatzen duena.

A las 10:30 de esta mañana la Ministra de Fomento Ana Pastor, Patxi López y Mariano Rajoy han salido de la sede del Banco de España en Bilbao cargados de billetes de 500 euros y han procedido a tirarlos por la alcantarilla. Esta había sido previamente abierta por un operario de Adif.  Efectivamente, tirar el dinero es lo que supone la reciente firma de un crédito de 500 millones de euros (y otros 500 previstos) con el BEI para seguir haciendo la Y vasca (para la que aún faltan 4.400 millones).     Bideo

Mientras tanto un grupo de gente con una pancarta con el lema AHTren erreskateari EZ, NO al rescate del TAV, criticabamos, tal como se comenta en el siguiente comunicado, que tirar el dinero en obras inútiles como esta es regalárselo a quienes engordaron con las burbujas del ladrillo, a costa de la deuda que pagaremos durante décadas con sablazos como los que anunció ayer el mismo Rajoy. Esta insensata forma de tirar el dinero contrasta con el caso de Francia que parece responder a la lógica cuando ayer anuncio que paralizará la construcción de varias nuevas lineas de TAV para ahorrar dinero.

COMUNICADO

Ni rescate de los bancos, ni rescate del cemento

En las últimas semanas el rescate del sistema financiero español, y sus consecuencias, ha acaparado las noticias. Quizás por eso haya pasado inadvertido el hecho de que Europa también ha rescatado el lobby vasco del ladrillo y el cemento.

A finales de junio el Ministerio de Fomento y el Banco Europeo de Inversiones llegaban a un acuerdo para que este organismo económico preste a España 1.000 millones de euros destinados a la construcción de la Y Vasca. Una vez más, en ventajosas condiciones que los y las paradas y los y las trabajadoras pagarán.

Abrumados por las cifras del rescate bancario, este nuevo despilfarro parece haber tenido poco eco en la sociedad, pero es indicativo de que nadie de los que manejan los destinos de la economía y la política está interesado en poner fin a la sangría de la deuda, que incrementan a cada paso.

¿Cómo interpretar si no, que sigan alimentando uno de los monstruos que ha generado esta crisis, el sector de la construcción? Con el agravante de que los intereses del dineral prestado al cártel del cemento lo vamos a pagar los y las ciudadanas con recortes sociales, del subsidio del paro y subidas del IVA e impuestos que se combinan con amnistías fiscales a los poderosos.

Resultan, por tanto, ridículas e insultantes las medidas del Gobierno del PP, que insiste en recortes en protección social, sanitaria y educativa y en despilfarrar riadas de euros en hipotecas multimillonarias.

Pero no es menos ofensiva la actitud de los políticos de Hego Euskal Herria, con Patxi López, Yolanda Barcina y Jose Luis Bilbao a la cabeza, que se empeñan en enfangar a todos sus habitantes con infraestructuras gigantes que destruyen el medio ambiente y dilapidan la riqueza social -en la que hay que incluir el patrimonio natural y ecológico-.

Ya sabemos, sin necesidad de que el TAV esté en marcha, que este tren será brutalmente deficitario. Y sabemos también que sus obras se nutren de escamotear dinero a otras cuestiones más urgentes (en 2010 el PSE recortó 270 millones a Osakidetza e inyectó 300 al TAV). Además, este proyecto es solo uno más del rosario de despropósitos que el PNV y los demás truhanes autonómicos han impulsado, como demuestran la Supersur, los túneles de Artxanda o San Mamés Barria. Obras que solo han servido para llenar los bolsillos de empresas como Balzola, FCC o Urazca.
A estas alturas de la ruina inducida por los señores de la banca, el ladrillo y el cemento, repetimos la necesidad urgente de parar el TAV, porque como la oposición viene denunciando, nos conduce a la catástrofe ecológica, económica y social.

No al rescate de los bancos, ni al rescate de los jauntxos del cemento.

No al TAV ni a las grandes infraestructuras

AHT Gelditu! Elkarlana

Etiqueta(s):