Los destructores piden indemnización

Esta mañana ha sido el juicio contra las dos personas que hace tres años se encadenaron con un bidón en las vías del tren en Durango para denunciar la responsabilidad de Euskotren en los perjuicios ecológicos, sociales y económicos que acarreará el TAV. En solidaridad con ellos y en rechazo al TAV y al apoyo que le da Euskotren nos hemos concentrado delante del juzgado, y hemos repartido entre la gente un texto informativo.

Al final la petición de año y medio de carcel por delito ha quedado en una falta. La condena es de 40 días multa y el pago de la indemnización solicitada por Euskal Trenbide Sarea.

Tiene delito que viendo los daños que están provocando las obras del TAV seamos nosotros, quienes intentamos evitar tanta destrucción, quienes tengamos que pagar indemnizaciones por daños.

Texto informativo repartido en la calle:

NO A LA REPRESIÓN AL MOVIMIENTO CONTRA EL TAV

Hoy, jueves 1 de diciembre, juzgan en Bilbao a dos personas por encadenarse con un bidón a las vías del tren en Durango, acción con la cual paralizaron el servicio de trenes durante la Durangoko Euskal Liburu eta Diska Azoka de 2008. Con esa acción se pretendía denunciar las consecuencias del Tren de Alta Velocidad. Un proyecto cuyas obras en ese momento estaban todavía en sus inicios, y que hoy, tres años después y a pesar de no suponer ni una cuarta parte del total de la obra proyectada, han implicado ya para las arcas públicas (estatales y autonómicas) un gasto de más de 700 millones de euros , y para todas quienes viviemos en Euskal Herria la destrucción de nuestro entorno, destrucción no sólo paisajística, sino también, y sobre todo, de modos de vida y de parte de nuestra cultura. Asimismo, con la paralziación del servicio de trenes de Euskotren se pretendía denunciar la participación en este proyecto de Euskotren, que sería operadora del TAV, y de Euskal Trenbide Sarea (que es encargada de las infraestructuras de Euskotren).

Tres años después, las dos personas que se embidonaron, han sido citadas a juicio para hoy. La petición fiscal es de 1 años y medio de cárcel, más el pago de una indemnización que supera los 1000 euros a euskotren, por los daños (pérdidas) ocasionados. Se les había pedido también una fianza mientras estaban a espera de juicio de 2500 euros a cada uno, que decidieron no pagar.

Detrás de esta petición de cárcel por haberse realizado una acción de desobediencia civil vemos la voluntad expresa y reiterada por parte del gobierno e instituciones públicas de criminalizar y reprimir el movimiento contra el TAV, para así continuar en la ejecución de un proyecto que, si bien venimos criticando desde hace mucho, hoy en día en medio de la crisis actual (que dicen que es una crisis económica, pero que es también una crisis ecológica, energética y social), más que nunca cae por su propio peso.

NO A LA REPRESIÓN AL MOVIMIENTO CONTRA EL TAV
AHTrik EZ!


Etiqueta(s):