Miles de pegatinas contra el TAV en las calles

Miles de pegatinas contra el TAV han sido colocadas hoy en las calles de muchas localidades y barrios de Euskal Herria con el objetivo de sacar a la calle de una forma visual y descentralizada la oposición a esta destructiva infraestructura. En esta acción promovida por el movimiento de desobediencia al TAV Mugitu! han participado un número importante de personas, desde Irun a Ezkerraldea y de Tafalla a Tolosaldea. La pegatina representa a un TAV en forma de monstruo mecánico devorando un pueblo, llevando junto con el lema “AHT EZ. No al Tren de Alta Velocidad” el siguiente texto: “Despilfarro – Triskantza Ekologikoa – Empleo basura – Murrizketa sozialak – Mentiras – Ustelkeria – Imposición – Metropolizazioa – Prisas”.
Esta pegatina quiere simbolizar que el TAV lo devora todo, no sólo la naturaleza sino también los bienes, recursos y presupuestos públicos, los pueblos, el entorno rural, la vida social y la necesaria pausa para el debate y la reflexión; es decir, el TAV no solamente agrede a la tierra sino que además provoca más crisis, más recortes sociales, más corrupción, imposición, uniformización cultural y aumento de las desigualdades sociales. No en vano, paralelamente al avance de las obras y de los daños causados por la “Y vasca”, la crisis económica --pero también energética y social-- se agrava, poniendo de manifiesto el carácter anti-social de esta infraestructura. Denunciamos por tanto que, mucho más allá de un tren, el TAV es el exponente de un modelo económico insaciable y de una forma de entender el mundo y las relaciones sociales sometidas a un capitalismo feroz. En este mismo sentido, denunciamos que las últimas decisiones adoptadas por la Comisión Europea para apoyar la construcción de 15.000 kilómetros de Líneas de Alta Velocidad –incluídas las infraestructuras que afectan al conjunto de Euskal Herria—no hacen sino reafirmar los intereses capitalistas y el modelo desarrollista que representa la UE.

Finalmente, recalcamos que esta pegatinada se ha llevado a cabo en un momento en que los promotores del TAV vienen declarando su contrariedad por el hecho de que siga habiendo oposición popular. Efectivamente, la pegatinada es una manera de hacer nuevamente público el amplio rechazo del TAV y también una forma de hacer un llamamiento para que mantengamos y fortalezcamos la lucha contra esta despilfarradora y destructiva infraestructura que es necesario parar.

Abiadura Handia Erokeria

El TAV al servicio del capital

El TAV, callejón sin salidad

GALERÍA DE FOTOS COMPLETA

Etiqueta(s):