Apoyo institucional al TAV


Diario Vasco. Editorial.

La visita institucional efectuada ayer a las obras del tramo guipuzcoano del tren de alta velocidad, con asistencia del lehendakari Ibarretxe; la consejera de Transportes y Obras Públicas, Nuria López de Guereñu; el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; y la directora de Relaciones Institucionales del Ministerio de Fomento, María Teresa Rodríguez Barahona, entre otras personalidades y responsables del proyecto, constituye un gesto inequívoco del respaldo unánime que esta infraestructura estratégica para el desarrollo futuro de Euskadi suscita entre las diferentes instituciones concernidas. No obstante, este apoyo será ineficaz si no se acompaña de un compromiso firme para afrontar la amenaza que ETA representa para el principal proyecto de infraestructuras en el que está embarcado Euskadi. Algo que reclama una nítida percepción por parte del conjunto de la sociedad vasca y que exige de todas las administraciones involucradas que evalúen y dispongan de las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los trabajadores y los equipos técnicos empleados en las obras.

La «Y» ferroviaria vasca es una infraestructura esencial para el impulso económico y social de Euskadi, cuenta con un respaldo ciudadano muy mayoritario y encaja con una apuesta generalizada en Europa por esta alternativa de transporte. ETA se opone a su ejecución, no por razones de sostenibilidad medioambiental, sino para aferrarse a una excusa que supone que le puede proporcionar un apoyo social del que carece. El avance de las obras del tren de alta velocidad tiene que contribuir a consolidar en la percepción ciudadana la importancia de un proyecto esencial para el desarrollo futuro de Euskadi. Una obra de infraestructura de esta naturaleza está en condiciones de aportar al territorio vasco un considerable potencial, a la altura del que ha proporcionado en otros países punteros del continente europeo. La «Y» ferroviaria está llamada no sólo a reforzar la vertebración interna de la comunidad autónoma, sino a mejorar sus conexiones con el resto de España y de Europa, a descongestionar una parte significativa del actual tráfico de vehículos privados y de transporte de mercancías, que mantiene al borde del colapso nuestra red viaria principal a su paso por Gipuzkoa, y a proporcionar a los ciudadanos vascos una alternativa de transporte seguro, rápido, sostenible y cabe esperar que también al alcance de sus posibilidades económicas.

Las administraciones promotoras tienen la responsabilidad de velar por el cumplimiento razonable de los plazos de licitaciones y obras para la culminación de los trabajos, aunque ello no impida una necesaria flexibilidad a la hora de acoger y atender alegaciones presentadas con sólido fundamento. Las instituciones y formaciones políticas que las integran deben afrontar la responsabilidad, cada una desde su ámbito competencial, de respaldar sin fisuras un proyecto valorado en un mínimo de 4.178 millones de euros. El progreso de los trabajos y la comprobación del altísimo grado de utilidad que el TAV aporta allá donde se encuentra ya en pleno funcionamiento, constituyen argumentos determinantes para contrarrestar la oposición y las protestas de quienes, más allá de limitarse a mostrar su rechazo a esta obra de infraestructura, no están en condiciones de proporcionar una alternativa

2 comentarios for 'Apoyo institucional al TAV'

1. ETA verde Es lamentable que

ETA verde

Es lamentable que sectores de la sociedad vasca sean tan ciegos y torpes de seguir dejándose manipular por unas exigencias pretendidamente medioambientales defendidas con la violencia brutal de ETA.

Tras el nuevo asesinato, todas las asociaciones ecologistas deben disociarse inmediatamente de cualquier manifiesto, escrito, sitio Internet, blog o panfleto callejero donde aparezca la firma de aquellos que no son sino tapadera social de la banda.

Hay pueblos y ciudades que han mendigado a los diferentes gobiernos de la nación una parada del AVE cuando este atraviesa su territorio porque es un vector de desarrollo, de riqueza y una garantía de futuro.

El bucolismo cavernícola del falso ideario verde de ETA es un insulto a la inteligencia. El AVE es un objetivo de ETA porque es una excusa para atacar al Estado, soliviantando a la sociedad vasca bajo una bandera de moda a la que es sensible una parte cada vez mas amplia de la sociedad. Pero no hay que dejarse llevar por un discurso viciado y hueco a pesar de vocerío que pueda levantar. Ningún país quiere para sí cabras y paro, aparte de los hermanos corsos. Hay que salvar al País Vasco del subdesarrollo que pregona ETA. Pero ¿tenemos derecho a curar al enfermo contra su propia voluntad? Hay tantas zonas en España que anhelan la llegada del AVE como agua bendita que a lo mejor sería una buena lección, que pudiera abrir los ojos de muchos, dejarlos aislados un año por cada asesinato cometido por ETA. Podría el Estado regar con esos miles de millones de euros campos más fértiles para el país.

Carlos Muñoz

Bruselas

2. Opiniones desde hace un año

Ya a partir de la primera declaración pública de ETA sobre el TAV hace un año comenzaron distintas personas y grupos contra el TAV a expresar su opinión sobre la posible intervención de ETA, en este enlace tienes algunas.