La Red por un Tren Social exige en el Parlamento la parada cautelar del TAV

Noticias de Gipuzkoa. Vitoria. Jaione Sanz

PNV, PSE Y PP rechazan la petición, aunque se muestran abiertos a un debate social.Hace años que la Red por un Tren Social plantea una alternativa al TAV, más allá de su rechazo. Ayer exigió en la Comisión de Ordenación Territorial del Parlamento Vasco "la parada cautelar" de un proyecto que considera "desfasado" para abrir un debate social. Pero PNV, PSE-EE y PP, a pesar de mostrarse "abiertos" a sugerencias que mejoren la futura red ferroviaria, rechazaron la petición.  

Esta negativa cayó como un jarro de agua fría sobre Iñaki Barcena y Helen Groome, portavoces del organismo, que advirtieron de que la Y vasca acarreará "graves conflictos sociales". "No es una amenaza, es una evidencia. Existen voces contrarias a un proyecto sangrante para muchas personas", matizaron. Según apuntaron, la información que el Ejecutivo autonómico ha ofrecido "es contradictoria, con errores y datos mal calculados". El informe que la entidad ha elaborado revela que el TAV, en vez de favorecer a Euskadi, "es perjudicial desde un punto de vista ambiental, social y económico". En primer lugar, "incumple" uno de los principales propósitos de Lakua, ya que la Y "no descongestionará" las redes viarias. Groome acusó a Lakua de "falta de honradez", ya que siempre afirmó "que el TAV eliminaría de las carreteras mil camiones, pero no ha indicado que se prevén mil más al año". Para colmo, los vehículos pesados doblarán "las emisiones de dióxido de carbono", en lugar de "ahorrarse 630 toneladas", según dice Lakua. Groome aseguró que el actual diseño generará "la pérdida de la fuerza económica de los puntos intermedios, como son las tres capitales vascas, frente al fortalecimiento de los extremos, como Madrid y París". Sostuvo que sólo "el 97% de los desplazamientos se dan en el interior de las comarcas", por lo que sólo un 3% de población "emplearía" el tren.

hacia adelante

"El TAV no es el proyecto que ayudará a solventar el problema del transporte en Euskadi", apostillaron Groome y Barcena, que instaron a crear "una mesa interinstitucional sobre este ámbito". La reacción de las formaciones mayoritarias en la Cámara no dejó satisfecho al organismo. El nacionalista Juan Antonio Arieta-Araunabeña sostuvo que aceptar la parada cautelar implicaría "volver quince años atrás. No obstante, seguirá "abierto al diálogo". EA se comprometió a analizar estas propuestas y el PSE-EE apostó por "subsanar los fallos".

Etiqueta(s):