erantzun iruzkin honi

Amor por el AVE

Dispara el turismo y hace llover los millones. A 300 km/h es posible todo. Conocer al amor de tu vida, resucitar de un infarto o ir de polizón en un tubo exterior del tren que une España

Flechazo a bordo. Un solo viaje entre Madrid y Sevilla bastó para unir a Natalia, una de las azafatas más veteranas del AVE, y Antonio, pasajero habitual de esta línea. Unos minutos de charla, un número de teléfono en una servilleta... y un año después ya estaban casados. En la foto, el matrimonio con sus dos hijos, Lorena, de 8 años, e Iván, de 7. JOSÉ RAMÓN LADRA Diario Vasco. ARTURO CHECA

Ciudad Real, la primera parada del AVE en 1992, era una ciudad muerta. Ha pasado de 57.000 a 75.000 habitantes y el turismo ha crecido un 200%

Iván y Lorena no existirían sin el AVE. O al menos no tal y como son ahora. Que se lo pregunten a su madre, Natalia Guiscardo, que 14 años después aún se interrumpe emocionada cuando recuerda aquel 18 de febrero de 1996, aquella mañana en la que un cordobés dicharachero y cargado de maletas apareció por la puerta 3 del AVE, con el 'Pato' casi listo para partir desde Atocha con destino a Sevilla. Ella, azafata. Él, pasajero. Y sólo un mes después de aquel acelerado encuentro, prometidos en matrimonio. «Fue un amor a primera vista», confiesa esta argentina de de 46 años, azafata desde 1994, casi desde que nació el AVE (el tren 'voló' por primera vez el 12 de abril de 1992 entre Madrid y Sevilla). Antonio, cordobés y exportador de joyería, no dudó en pedirle té pese a odiarlo cuando ella pasó por su vagón con la bandeja; no paró de charlar con la chispeante azafata con la excusa de vigilar sus maletas; y no se lo pensó al escribirle su teléfono en una servilleta del tren. «Como buen andaluz y cordobés, hablaba, hablaba y hablaba.», recapitula Natalia. A los seis meses vivían juntos. Al año se casaron en Calviá (Mallorca). Y 14 años después siguen juntos, ellos y «el producto de mi amor, mis niños». Iván y Lorena.

Amor por el AVE.

Natalia no entiende de cifras, de estudios macroeconómicos o de beneficios empresariales. Pero tiene algo en común con todos los valencianos (en realidad, con todos los españoles.): el amor por el AVE. Valencia es la última 'enamorada' en engrosar la lista de las 22 ciudades unidas por el tren de alta velocidad. Para Valencia, el final feliz a una tormentosa relación de amor-odio de años. El 'enlace' llegó a fijarse para 2007. Pero el tira y afloja entre los dispares Gobierno central y autonómico lo ha hecho imposible hasta este 18 de diciembre. Tres años de retraso que suponen 100.000 puestos de trabajo no creados, 3.000 millones de negocio no generados, un 10% más de turistas que nunca llegaron. Demasiado con la que está cayendo. Pero ahora nadie mira atrás. Rencillas enterradas y cada uno buscando su foto. Ahora todos miran desde el 'morro' del S-112, el nuevo tren de 21 millones de euros, capaz de alcanzar los 300 kilómetros hora y que desde el próximo fin de semana unirá Valencia y Madrid en 95 minutos (la mitad de lo que se tarda ahora en tren o coche) con billetes entre 47 y 79 euros. El 15 de diciembre será el turno de Cuenca. Castilla La Mancha será la única autonomía española con todas sus capitales de provincia enganchadas a la alta velocidad. Un regalo para su presidente, el socialista José María Barreda.

Las cifras del estudio de impacto económico de Fomento para la línea Madrid-Valencia quitan el hipo. Tres millones de pasajeros cada año (800.000 nuevos usuarios). 136.000 nuevos puestos de trabajo en la capital del Turia de aquí a 2016. Y 842.000 toneladas de CO2 menos lanzadas a la atmósfera en seis años, lo mismo que contamina una ciudad como Alicante (el AVE se llevará a uno de cada dos viajes del avión y uno de cada cuatro del coche). Sólo el año que viene, los viajeros se gastarán 865 millones de euros en Valencia. Por cada 100 euros que suelte un hombre de negocios, 86 irán a restaurantes y hoteles. Por cada 100 euros de un turista, 30 acabarán en manos de empresas de entretenimiento y culturales. El turismo de congresos, golf y ocio espera repartirse un pellizco de 1.000 millones. Y los valencianos se frotan las manos.

De morir a nacer

A Mama Kin-Ya le trae sin cuidado el 'pastel' que va a devorar Valencia. Con dos añitos no tiene ni idea de lo que pasó aquella fría mañana de septiembre de 2008. A María Medialuna, de 24 años, todavía le tiembla la voz cuando lo cuenta. El tren viajaba a 200 kilómetros por hora por algún punto entre Córdoba y Puertollano. Ella atendía la barra de la cafetería. «Llegó una chica senegalesa muy nerviosa. No entendía el español y se sujetaba la tripa con cara de dolor». Estaba de parto. En mitad del campo y a bordo de un tren de alta velocidad. Dos ATS acudieron a la llamada de socorro. El suelo del convoy cubierto con los mandiles de las azafatas se convirtió en un improvisado paritorio. Con toallas del tren como compresas. Media hora después, Mama Kin-Ya asomaba su cabecita. Una nena de 2,9 kilos. «Pero a la chica aún le dolía la tripa». Había que sacar la placenta. Las azafatas y las ATS siguieron presionando la tripa de la parturienta. María tiraba del cordón. Ella misma lo cortó. «Al llegar a Puertollano todo el mundo lloraba de nervios y emoción».

Nacer por el AVE

Dieciocho años después de venir al mundo en nuestro país, la Alta Velocidad Española sumará este año 2.230 kilómetros de líneas ferroviarias. La segunda red más extensa del mundo. Más que Japón y Francia, pioneros en el sector. Sólo China nos supera. Hasta el secretario de Transportes norteamericano se interesó el año pasado por la infraestructura de España. En algo nos admiran los estadounidenses (con permiso de Wikileaks.). Para 2016, si Fomento mantiene su promesa, la cifra de ciudades conectadas se disparará al medio centenar. Una treintena ya tiene fecha fijada: Jaén, Cádiz, Burgos, León, Gijón, Santiago de Compostela, Castellón, Murcia, Cáceres. La Y vasca será de las que más se haga de rogar. A la finalización de las obras, prevista para 2016, habrá que sumarle al menos otro año. Granada, Pamplona, Logroño, Santander, Salamanca. son algunas de las otras ciudades incluidas en otras 19 lineas aún sólo proyectadas y que miran con anhelo la aún difusa agenda de Fomento. Todas quieren renacer, coger fuerza. Muchas se miran en el espejo de Ciudad Real, el primer punto de España en el que paró un AVE en 1992. Era una ciudad moribunda, estrangulada entre el trazado ferroviario a Andalucía y un plan de autovías que la ignoró. «Por no tener no tenía ni carretera radial», recuerda un portavoz de Renfe. Un fantasma de su esplendoroso pasado medieval, allá por el siglo XIII, cuando fue paso obligado de caminantes entre Toledo y Córdoba. Pero Ciudad Real volvió a nacer con el AVE. A 50 minutos de Madrid, su población ha pasado de 57.800 en 1992 a 75.000 este año. El sector turístico se ha disparado un 200%. Los expertos creen que Ciudad Real avanzadó tres décadas en tan sólo ocho años. Otro 'pollito' renacido al calor de la gallina de los huevos de oro.

Sangría aérea

Natalia, la azafata del flechazo (empleada de Cremonini, empresa encargada de la restauración en los trayectos), también se topó con la vida en un vagón. Un día de octubre de 1996, con el tren detenido en Madrid, se dio de bruces con una señora desvanecida entre una fila de asientos. Paro cardiaco. Todos los empleados del AVE tienen un cursillo de primeros auxilios. Natalia sintió el miedo a la primera vez. Pero no se lo pensó. Cinco minutos de masaje cardiaco, con otro compañero realizando el boca a boca, hasta que la pasajera abrió bruscamente los ojos. Y Natalia Guiscardo suspiró.
«Gracias por salvarme la vida», puede leerse en el reverso del reloj de Javier Lorenzo. Él supervisor madrileño salvó otra vida. La de un hombre que se desplomó en otro tren. La rápida reacción de Javier evitó un funesto desenlace. El pasajero le regaló el reloj en agradecimiento. Y desde entonces no pasa un año sin que se vean para celebrar el renacer.

Vivir por el AVE


O desvivirse a causa de él. Las líneas comerciales tienen un quebradero de cabeza con la nueva línea. El 'robo' de viajeros entre Madrid y Valencia va a ser sonado. En Sevilla, pionera de la alta velocidad, 85 de cada 100 desplazamientos a la capital se hacen en el tren. Iberia y Spanair no ocultan que reducirán el número de vuelos. Air Nostrum y Ryanair aún callan. El nuevo trayecto puede servir también para frenar la sangría de turistas que ha perdido el Mediterráneo en detrimento de otros destinos de sol y playa. Málaga ganó en la carrera de la Alta Velocidad en 2007 y los estudios apuntan que cada año un millón de viajeros prefirió, lógicamente, plantarse en una hora en la Costa del Sol. En Valladolid, el AVE también cayó como el maná. Las plazas hoteleras se duplicaron, el número de eventos de congresos creció un 220% y los puestos de trabajo aumentaron un 15%, según un informe de la Cámara de Comercio tras la llegada del tren. Cifras que marcan.

A Pilar Torrejón le impactó otra cosa. Las caritas acartonadas por el frío y las manos magulladas de aquellos dos niños marroquíes viajarán siempre en la mente de esta azafata sevillana de 31 años. Ocurrió hace cinco años. El AVE acababa de partir de Córdoba hacia Madrid y Pilar se preparaba para dar servicio a los usuarios de preferente. El revisor dio la voz de alarma. Desde la estación habían visto cómo dos personas se enganchaban al convoy en marcha. Inaudito. «No nos lo podíamos creer. No sólo es la velocidad a la que va. Es que fuera apenas hay sitio en el que meterse». El convoy se detuvo. Registro de arriba a abajo. Y en un angosto tubo entre vagón y vagón, rodeados por conducciones eléctricas, aparecieron los dos menores. Jugándose la vida. Ninguno superaba los 13 años. «Daban mucha penita. No paraban de decir 'gracias, gracias'». Pilar y sus compañeras les limpiaron, les abrigaron con mantas y les dieron de desayunar. Un desafío a la muerte a 200 km/h para ver a sus familias en Madrid. «Y dieron a entender que no era la primera vez».

Amor, vida, nacimientos... Todo eso también viaja en el AVE. Mucho más que tres siglas. Mucho más que cifras.

Etiketa(k):

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
  _____           _     _     ___  
| __ \ | | | | |__ \
| |__) | _ __ | |_ | |_ ) |
| _ / | '__| | __| | __| / /
| | \ \ | | | |_ | |_ / /_
|_| \_\ |_| \__| \__| |____|

Enter the code depicted in ASCII art style.