erantzun iruzkin honi

El TAV, bajo mínimos hasta enero

Con el dinero disponible este año prácticamente agotado y el fuerte recorte previsto para 2011, las obras encaran su peor momento
El Correo. AITOR ALONSO

Las obras del TAV afrontan este último trimestre de 2010 el momento más delicado desde que arrancaron hace cuatro años. El dinero disponible para afrontar los pagos a las empresas este año está prácticamente agotado, lo que está provocando que la actividad haya cesado -salvo las tareas de mantenimiento- en la mayoría de los tramos. Hasta enero, cuando volverá a haber dinero contante y sonante en la caja de Adif -el organismo público que ejecuta la línea Vitoria-Bilbao-, la situación va a ser de parón técnico en el tajo, admiten fuentes próximas al proyecto. Pero aún está por ver a qué ritmo se retomarán los trabajos en 2011, a la vista del recorte operado por el Gobierno de Zapatero a las cuentas del TAV vasco. Como se desveló el jueves, los fondos para la 'Y' vasca se han reducido en un 38% respecto a este año. Se han presupuestado 133 millones de euros, frente a los 218 de 2010 que, como se ha visto, tampoco han sido suficientes para mantener el ritmo de las obras.
En los últimos meses, el futuro de la 'Y' vasca se ha lidiado más en los despachos del Ministerio de Fomento y en las sedes de las grandes constructoras nacionales que en el tajo abierto sobre la tierra vasca. Sobre el papel, la situación de la 'Y' a principios de año no era para preocuparse: 54 de los 90 kilómetros encomendados a Adif (el ramal Vitoria-Bilbao, además del nudo central de Bergara-Elorrio-Mondragón) estaban en obras; uno de los tramos se pudo dar por terminado en primavera y había un presupuesto que rondaba los 220 millones de euros para costear los trabajos. Fuentes empresariales advierten, de hecho, de que en el primer semestre el ritmo de obra fue «espectacular». «Íbamos como motos», reflejaron ayer.
Pero se dieron dos circunstancias que han llevado al TAV al actual escenario, en el que se raya el parón técnico en la mayoría de los tramos -con actividad «bajo mínimos-, con la excepción al menos dos: los denominados Lemoa-Galdakao y Amorebieta-Lemoa, que siguen a pleno rendimiento, según las informaciones recabadas por este periódico.
Más rápido de lo esperado
De un lado, el frenazo de la inversión pública en el conjunto de España, sobre todo en carreteras, llevó a las grandes constructoras nacionales a concentrar personal y medios en la 'Y' vasca. El resultado, que se avanzó más de lo esperado. Las empresas presentaban a Adif certificaciones de obra -las facturas que indican que una porción concreta del trabajo está realizada, para que pueda ser cobrada- a mayor velocidad de la pactada. En algunos tramos, los fondos previstos para todo el año se agotaron en unos meses; en la mayoría, se han terminado ya.
De forma paralela, Adif ha operado sucesivos recortes a la 'caja' donde guardaba el dinero que se iba a necesitar el TAV en 2010, lo que también ha provocado que los recursos se hayan consumido antes. La actividad en los despachos ha sido frenética porque Adif ha tratado de convencer a las empresas de que mantengan el ritmo hasta diciembre y afronten por sí mismas los gastos de obra, con la promesa de que en enero, cuando la 'caja' se vuelva a llenar, se les liquidarán las deudas. Algunas compañías disponen de fondos propios suficientes para aceptar la proposición, pero otras no. Fuentes empresariales subrayaron que, en estos casos, tampoco ha sido fácil acceder a créditos bancarios para tratar de solventar la papeleta. La única salida para algunas de las empresas ha sido la de colgar los bártulos hasta enero, cuando vuelva a haber fondos disponibles. Entre tanto, los trabajadores han ido «al paro o al extranjero», en el caso de las constructoras nacionales que tienen obra viva en países como Marruecos o continentes como Sudamérica. La maquinaria también ha desaparecido de algunos de los tramos que estaban hasta hace pocos meses en plena producción.
133 millones en 2011
En este escenario, el avance de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2011 tampoco permite intuir que las perspectivas vayan a mejorar. El recorte ha sido notable, con una disminución del 38% en los fondos reservados para el ramal vizcaíno y alavés de la 'Y' vasca, un 'tijeretazo' mayor que el dado a las otras dos líneas de alta velocidad troncales en ejecución, las de Galicia y Extremadura-Lisboa. El proyecto de cuentas públicas, que aún debe afrontar su trámite parlamentario y la negociación del Gobierno con otros partidos, en particular con el PNV, reserva de inicio 133 millones de euros, que se antojan insuficientes para cubrir las necesidades de la obra si se pretende mantener un buen ritmo -con certificaciones anuales por valor de entre 20 y 30 millones por tramo, como ha ocurrido este año-.
Adif y Fomento, por lo que ha podido conocer este periódico, están tratando de engordar la partida presupuestaria del TAV vasco a costa incluso de otras líneas de alta velocidad españolas donde podrían ensayarse fórmulas de financiación público-privadas, aunque todavía al parecer no ha sido posible encontrar cuadratura para este círculo.

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
        ____                ___          
|___ \ /\ / _ \
___ __) | / \ | (_) | __ _
/ __| |__ < / /\ \ \__, | / _` |
\__ \ ___) | / ____ \ / / | (_| |
|___/ |____/ /_/ \_\ /_/ \__,_|

Enter the code depicted in ASCII art style.