erantzun iruzkin honi

Etxabakoitz: derribos por la futura estación del TAV

Los vecinos de Etxabakoitz saben que en cualquier momento algunas de sus viviendas serán derribadas por la construcción de la futura estación del TAV. Sin embargo, desconocen cuándo ocurrirá, cómo serán realojados y qué pasará con ellos después.

Noticias de Navarra. Sonia Macías

VIven en Etxabakoitz, concretamente en la zona del Grupo Urdánoz, y lo único que saben es que antes o después sus casas desaparecerán por la construcción de la futura estación del TAV. Se les comentó que se construirían nuevos edificios de viviendas en los alrededores para albergar a todos los vecinos afectados. Pero aun así no saben todavía cuándo se llevará a cabo el derribo, ni cómo serán realojados o en qué condiciones. "Nos falta demasiada información sobre lo que va a pasar con nosotros", explica Pili Barrientos, una de las vecinas de la avenida Aróstegui, que verá desaparecer su casa.

En total el Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS): Parque residencial Camino de Santiago contempla el derribo de 160 viviendas en la zona de Etxabakoitz, que principalmente se localizan en la avenida Aróstegui y la calle Cooperativa. Además, se incluye la demolición de diversos edificios significativos, entre ellos el colegio público Nicasio Landa, que actualmente cuenta con apenas 76 alumnos, o la Venta de Andrés.

"El proyecto, que en 2006 preveía la construcción de 7.000 viviendas en el barrio y 1.125 en la zona de la actual estación de tren entre San Jorge y Buztintxuri, ahora, y tras la aplicación de la ley de medidas urgentes, ha pasado a contemplar la edificación de 9.000: 2.250 de VPO, 2.685 de VPT y 4.056 libres", explica Joseba Ginés, director de la Asociación Bizirik Etxabakoitz. A la construcción de estas viviendas y de la estación del TAV, se sumarán, también, 115.217 m2 dedicados a equipamiento biotecnológico de sector terciario comercial, 56.682 m2 de oficinas y 54.805 m2 de sector residencial-hostelero. Y por si esto fuera poco, se espera la construcción de viales de gran capacidad que atravesarán Etxabakoitz. "El problema es que no se dan cuenta que, con estas obras, las zonas de viviendas y dotaciones que no sean derribadas se quedarán encajonadas entre grandes viales y edificaciones, que no harán sino aislar esta zona aún más de lo que ya lo está", señala Iñigo Fernández, coordinador cultural del barrio.

Preocupación. Plataforma vecinal


Así, todo ello ha supuesto que los vecinos se encuentren en estos momentos llenos de dudas. Saben que la mitad de su barrio dejará de existir, pero no saben nada en cuanto a formas ni plazos. Por ello, para canalizar las preocupaciones vecinales, la Asociación de Vecinos, la Asociación Bizirik y los coordinadores culturales crearon la Plataforma Vecinal (para cualquier duda o pregunta su correo es: etxplataforma@gmail.com).

"Tuvimos una reunión con el Ayuntamiento a principios del año pasado y lo único que se nos dijo fueron las bondades del proyecto, y que, en teoría, las reparcelaciones empezarían aproximadamente un año después. Entonces no lo tenían nada claro y simplemente lo dejaron caer. Ahora saben aún menos debido a la situación de crisis", comenta Ginés. "También decían al comienzo que las nuevas viviendas iban a ser todas libres y después tuvieron que cambiar de parecer y plantearlas como viviendas protegidas. Claro, el plan fue proyectado en 2006, cuando aún no había explotado la burbuja inmobiliaria. Por eso, ahora no les queda más remedio que ir adaptándose a las nuevas circunstancias, y, sobre todo, a sus intereses personales", explica el director de Bizirik.

En general, los vecinos saben de sobra que en el barrio hacen falta muchas mejoras, pero también están convencidos de que ésta no es la forma de hacerlas. "Una cosa es que poco a poco vayan reformando viviendas y dotaciones deterioradas, y otra muy distinta es que nos tiren la mitad del barrio sin siquiera dignarse a bajar a darnos explicaciones sobre lo que pretenden hacer. Todo lo que hemos sabido hasta ahora ha sido a través de la prensa", señala Fernández. "Hay edificios que están que se caen porque durante muchos años el Ayuntamiento los ha ido abandonando. Ahora vienen con el megaproyecto e intentan hacernos creer que el TAV es la solución a todos nuestros problemas", apunta Ginés.

Los propios vecinos están desconcertados porque al no saber plazos, no tienen margen de maniobra. "Nuestras casas necesitan reformas urgentes, pero no podemos hacerlas porque sería un gasto absurdo. No sabemos en qué momento las tirarán", explica Barrientos. "En mi edificio estuvimos pidiendo un ascensor durante diez años, y justo nos lo concedieron hace dos. Días después nos enteramos de que las casas serán derribadas. Al final gastamos un dineral para nada", asegura Elena Palma, vecina afectada.

Etiketa(k):

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
  __   _  __   __               
/_ | | |/ / / _|
| | | ' / | |_ __ _ ___
| | | < | _| / _` | / __|
| | | . \ | | | (_| | \__ \
|_| |_|\_\ |_| \__,_| |___/

Enter the code depicted in ASCII art style.