erantzun iruzkin honi

"Tenemos un retraso en la 'Y' vasca pero no quiero ni tengo tiempo para entrar en quién tiene la culpa"

Iñaki Arriola Consejero de vivienda y transportes del Gobierno Vasco

DEIA. Txus Díez. Gasteiz.

Tras desarrollar su carrera política en el ámbito local como alcalde de Eibar, Iñaki Arriola se ha hecho cargo de una doble cartera de especial relevancia y exposición pública. El consejero confía en no perder su "visión municipalista" y afirma que buscará el consenso interinstitucional

Al entrar en el Departamento habló de recuperar el tiempo perdido en la construcción de la 'Y' vasca, una afirmación que no sentó muy bien al equipo saliente. ¿Cabe alguna matización a esas palabras?

Las previsiones que tenía el Departamento no se han cumplido. Tenemos un retraso en la Y vasca, pero yo no quiero entrar en quién tiene la culpa, no tengo tiempo. A mí me toca recoger lo que hay e intentar buscar acuerdos con Adif y Fomento, que es con quien tenemos que tratar.

Por lo pronto, lo primero que hizo José Blanco al tomar posesión de Fomento fue venir a Euskadi a respaldar a los constructores del TAV y anunciar un impulso a la obra.

Fomento tiene claro que es una obra trascendente para el país, y también para el conjunto de España. Tienen mucha más experiencia que nosotros, han hecho el AVE a Sevilla y Barcelona, y por eso tenemos que coordinarnos con ellos.

ETA ha tomado la lucha contra el TAV como uno de sus caballos de batalla, y eso ha apretado las filas de quienes respaldan el proyecto. ¿Se distorsiona así el debate técnico y práctico sobre esta infraestructura?

El que ETA incluya en su diana una infraestructura de estas características siempre distorsiona el debate, pero ETA no va a marcar ni ese debate ni el calendario. Es un inconveniente, pero el Gobierno vasco y la amplia mayoría de la sociedad está por la labor de hacer esta obra que nos mete en la modernidad. Hace tres semanas estuvimos en el Senado y todas las comunidades a las que no ha llegado la alta velocidad estaban reclamándola. Hay un respaldo absoluto en la sociedad y en el Parlamento, y en la medida que nos corresponde, en la construcción del tramo guipuzcoano, lo llevaremos a la práctica con todas las garantías.

¿La amenaza ha llegado a influir en la predisposición de las empresas a entrar en el proyecto?

Yo creo que no. La oportunidad de acometer la alta velocidad es un reto técnico y una carta de presentación para las empresas de cara al futuro. La experiencia acreditada y el trabajo bien hecho en la alta velocidad abren muchas puertas a las empresas, en la medida que han demostrado su capacidad técnica. Se supone que son empresas de primera.

¿Cómo han recibido las reticencias de la ex ministra de Interior francesa, Alliot-Marie, a construir una nueva línea de alta velocidad en Iparralde, necesaria para poder trasladar mercancías a partir de la frontera?

Con mucha tranquilidad. Es como si Rodolfo Ares dijera si se va a hacer o no el TAV. Michelle Alliot-Marie era ministra de Interior, ahora es de Justicia. No sé si esto ha tenido algo que ver, pero el Gobierno de Francia ha ratificado su apuesta por el Tren de Alta Velocidad en el Eje Atlántico, y ha dado garantías al Gobierno de España de que va a seguir adelante. Nosotros ya dijimos que esto se enmarcaba en un contexto electoral, me habría preocupado más si lo hubiera dicho el presidente de la República.

Los opositores al TAV argumentan que Euskadi precisa de una buena red de cercanías. ¿Podremos acercarnos a ese objetivo en cuatro años?

En infraestructuras nadie tiene una varita mágica. Cuesta mucho hacer las cosas, y hay que tener claro qué se quiere hacer, orientar la gestión a la consecución de esos objetivos e ir quemando etapas. Lo demás es dispersarse, puedes satisfacer demandas inmediatas de la gente y ser más populista, pero estarás dando tumbos y no llegarás a puerto. Estamos definiendo inversiones muy importantes en esas materias que los detractores del TAV dicen que no se tratan. Las nuevas líneas del metro de Bilbao, el metro de Donostialdea, las conexiones en las zonas intermedias del territorio a través de Eusko Tren son obras cuantiosas y de presupuesto propio; en cambio el TAV no lo pagamos nosotros.

¿Cuál será el futuro de la carretera? La N-I, por ejemplo, está al borde del colapso.

Tenemos un territorio que se empeña en ser complicado. Se está haciendo un esfuerzo en hacer tres carriles en la A-8 y se ha hecho la AP-1, pero creo que ha llegado el momento de plantearse cuántas infraestructuras más se pueden hacer, y apostar por sacar los coches de la carretera mediante el ferrocarril.

El TAV avanza rápido en Bizkaia y Araba, y se le va a imprimir un impulso en Gipuzkoa. ¿Podrían ser los accesos a las capitales un lastre para rematar la obra?

Hay unas comisiones que se encargan del seguimiento de ese tema y nosotros vamos a pedir a Adif que vaya convocándolas para ver cómo están los desarrollos técnicos de los proyectos. Parece que en Donostia está más avanzado, a medias en Gasteiz, y la entrada a Bilbao es muy compleja. En Gasteiz hemos desatascado un contencioso casi histórico, garantizar la llegada soterrada supone un impulso a la comunicación y a la integración urbanística del tren en la ciudad. Yo tenía un encargo muy claro del lehendakari de desatascar el soterramiento del tren en Gasteiz y no he tenido dificultades para lograrlo.

En un área de influencia de tres o cuatro millones de personas hay ocho aeropuertos. ¿Cómo podrán sobrevivir Foronda y Hondarribia a ese exceso de oferta?

Foronda tiene un potencial muy importante como aeropuerto de carga aunque el tránsito de pasajeros sea muy pequeño. Hondarribia es más regional que Loiu, pero presta un servicio a Gipuzkoa, especialmente en la zona más al este. Lo que no sabemos es cómo le va afectar la competencia con el TAV, es un impacto que no podremos medir hasta que no ocurra, aunque ya hay otras experiencias para comparar.

La recuperación del proyecto para dotar de un metro a Donostia ha sido sorprendente. ¿Podría sustituir a los tranvías que ya disfrutan Bilbao y Gasteiz?

El planteamiento del metro va mucho más allá del soterramiento en el casco urbano de Donostia. Hablamos de una inversión de 700 millones que nos permitiría pasar de siete millones de viajeros a 22 o 25 millones, llegar hasta Hondarribia y conectar con el aeropuerto. La parte que afecta al casco de Donostia dará servicio a la Universidad, al Antiguo, al centro, a la Concha y a la zona de Amara. Eso unido al resto de actuaciones que queremos acometer hacia Pasajes, Irun y Hondarribia, da una potencialidad de viajeros que no tiene nada que ver con cambiar los autobuses por el tranvía.

Se acaba de inaugurar la línea de Abetxuko del tranvía en Gasteiz y los convoyes van llenos. ¿Mantienen su intención de llevarlo hasta el centro del barrio? Por otro lado, ¿la apuesta por ir a la Universidad a través de Mendizorroza es definitiva?

Vamos analizar la posibilidad de integrar el tranvía dentro del propio barrio, ya veremos por dónde, porque hay varias alternativas. En cuanto a la Universidad, Eusko Tren tenía varias alternativas, el alcalde nos ha pedido que analicemos la que él planteaba y que ETS descartaba, por Mendizorroza, y lo vamos a hacer. Seguramente será más cara, tenemos que valorar si el incremento se compensa con el número de viajeros que podemos conseguir.

Etiketa(k):

Erantzun

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Baimendutako HTML markak: <p> <sup> <blockquote> <img> <h1> <h2> <h3> <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <br /> <object> <param> <embed> <i> <span>
  • Lineak eta paragrafoak automatikoki egiten dira.

Formatu aukerei buruz informazio gehiago

CAPTCHA
Galdera hau pertsona bat zarela egiaztatzeko da, eta automatikoki sartzen duten Spam-a gelditzeko
  _   _    _____          _   _   ____  
| \ | | / ____| | \ | | |___ \
| \| | | (___ __ __ | \| | __) |
| . ` | \___ \ \ \/ / | . ` | |__ <
| |\ | ____) | > < | |\ | ___) |
|_| \_| |_____/ /_/\_\ |_| \_| |____/

Enter the code depicted in ASCII art style.